Bolsa - hace 2 semanas

Ante la fuerte incertidumbre, los títulos deuda de baja duración entran en el radar del inversor

Los inversores de todo el mundo se encuentran hoy en día en la cuerda floja, equilibrando la asunción de riesgos y la gestión de riesgos. Dado que el crecimiento parece estar a punto de ralentizarse, las perspectivas para los mercados financieros siguen siendo inciertas, situación que se ve agravada por el aumento del coste del capital, el endurecimiento de las condiciones financieras y el aumento de la volatilidad de los mercados.

Para algunos inversores, es probable que el equilibrio adecuado se encuentre en la parte delantera de la curva de rendimientos. Una estrategia de bonos a corto plazo gestionada activamente.

Equilibrar las expectativas de crecimiento y de tipos de interés. Mientras que el crecimiento de los Estados Unidos se mantiene estable hasta ahora en más del 2%, la Reserva Federal ha comunicado que la tasa de política monetaria es ahora casi neutra, y los funcionarios de la Reserva Federal parecen estar cambiando su enfoque hacia el aumento de la inflación. En este entorno de tipos algo incierto, los inversores deben ser flexibles.

Los bonos a corto plazo pueden ofrecer una duración baja, o una exposición limitada al riesgo de tipo de interés, y la posibilidad de obtener rendimientos totales superiores a los de las inversiones en efectivo tradicionales, con sólo un modesto aumento del riesgo, lo que puede ayudar a proteger el poder adquisitivo de los activos de los inversores.

La clase de activos a corto plazo (representada por el Bloomberg Barclays 1-3 años U.S. Government/Credit Index) está ofreciendo actualmente un 2,66%, lo que está por encima de la rentabilidad por dividendos del S&P 500 del 1,93% y cerca de la rentabilidad del Tesoro de estadounidense  a 10 años. Por el lado europeo, las rentabilidades en el mercado de bonos son inferiores en todos los plazos y el efecto inflacionista, lleva a que el inversor asuma rentabilidades reales negativas.

La volatilidad ha aumentado recientemente, en parte debido al endurecimiento de las condiciones financieras. La venta de acciones y otros activos de riesgo en noviembre y diciembre puso de manifiesto que los inversores tienen una tolerancia al riesgo muy inferior a la que se percibía anteriormente. Los bonos a corto plazo pueden ofrecer una opción de menor volatilidad y minimizar los retiros durante los períodos de tensión del mercado en relación con los activos de mayor riesgo.

Durante los mercados turbulentos, las estrategias a corto plazo gestionadas activamente tienen como objetivo gestionar el crédito y otros riesgos, diversificando las exposiciones en otros segmentos de alta calidad del mercado, como las hipotecas titulizadas o los valores respaldados por activos.

En este entorno de ciclo tardío, mantener la liquidez puede ser una defensa crucial para los inversores. En tiempos de tensión en los mercados, como en noviembre y diciembre de 2018, los inversores también pueden convertirse en proveedores de liquidez, buscando comprar activos a precios atractivos y obtener oportunamente los retornos de sus carteras. Una estrategia a corto plazo gestionada de forma activa puede gestionar la liquidez y, de forma oportunista, tratar de identificar un potencial de rentabilidad atractivo.

Para los inversores que buscan un equilibrio en sus carteras en medio de la volatilidad y la incertidumbre, una estrategia de bonos a corto plazo imponibles o municipales puede ofrecer una forma relativamente sencilla de ayudar a reducir el riesgo general de la cartera, tratar de generar ingresos y mantener una mejor liquidez sobre los activos de mayor riesgo.

Share

 

¡Comenta!

Notificame
avatar
wpDiscuz