Inicio Bolsa ahorro Cómo ahorrar haciendo la compra

Cómo ahorrar haciendo la compra

0

La cesta de la compra puede pasar de ser un simple trámite  a convertirse en un verdadero quebradero de cabeza si no se sabe hacer bien. Y es que, la mayoría de nosotros nos hemos acostumbrado a hacer la compra, muchas veces, sin planificar. Si acaso, nos escribimos una lista y con eso ya creemos que tenemos todo bajo control.

En este blog somos unos fans de ahorro y si bien hay algunas aplicaciones gratuítas que te ayudan a ello, también requiere de un esfuerzo por nuestra parte. Aaber organizarte con la compra es un pilar muy importante para que tu economía se mantenga saludable. Por eso, en este artículo vamos a aprender cómo ahorrar en la cesta de la compra, sin renunciar a productos de calidad y naturales, tan importantes para el desarrollo de la familias.

ahorronet

Qué importa a  los consumidores al comprar

  1. Precio. Según la OCU, la crisis lleva a los consumidores a elegir precio sobre calidad.

También según el periódico ABC, los hábitos de consumo de los españoles han ido cambiando desde el comienzo de la crisis, y se espera que esto constituya un cambio permanente en los hábitos de compra, al que los fabricantes tendrán que adaptarse.

  1. Ofertas. La OCU advierte que es mejor hacer la compra en supermercados que tienen una política general de precios bajos y no aquellos que utilizan promociones puntuales.

  2. Calidad. El consumidor español se caracteriza por buscar productos de calidad en sus compras, lo que no es de extrañar ya que en España hay una gran cultura gastronómica. Así que exigimos ciertos estándares.

En general, una buena opción es conocer cuáles son los supermercados más baratos, sin embargo, también es importante que te pillen cerca, para no gastar de más en transporte y tiempo. Utilizando webs como soysuper.com podemos comparar los precios de diferentes productos entre los principales supermercados españoles, y adquirir las mejores ofertas.

Según la OCU, depende de dónde se compre, se pueden ahorrar unos 1.000 euros al año. Pero ojo, porque también asegura que el ahorro es un 22% menor debido a la crisis, la homogeneidad de precios y la disminución del gasto familiar, mientras que los precios han subido un 2,9%, casi el triple con respecto a 2012.

Un dato importante que señala es que la subida de precios no se explica del todo por el incremento de precios general, porque muchos de estos productos no se vieron afectados por esta subida.

Las cadenas de supermercados más baratas según el ranking de la OCU 2013. Aquí te dejo una lista con los diez primeros. .

  1. Dani
  2. Familia,
  3. Alcampo
  4. Sangüi
  5. Upper
  6. Carrefour
  7. Hiperusera
  8. Mercadona
  9. El Jamón
  10. Hiperdino

Las regiones más caras son País Vasco, Pamplona, Santander, Las Palmas de Gran Canaria, Barcelona y Gerona.

Si eres socio de OCU, también puedes ver cuál es el supermercado más barato en tu ciudad usando esta aplicación.

El estudio se ha hecho sobre una cesta tipo y una cesta económica. La cesta tipo corresponde a la elección de una serie de productos de marcas líder en el mercado, y la económica a productos de marca blanca, excepto para productos frescos, dónde son los mismos para la cesta tipo y la económica.

Entre los alimentos que más han subido este 2013 se encuentran el aceite, huevos, pescado y algunas frutas y verduras.

Las ciudades grandes son en las que más ahorro se puede conseguir debido al mayor número de supermercados. Según la OCU, dónde más se puede ahorrar es en Madrid.

Familias

Hacer la compra cuando vives en familia es diferente a hacerla cuando vives solo o compartes piso. A veces, si la pereza te puede, se te puede perdonar pedir una pizza. Sin embargo, si vives en familia esto no es así. La nevera y los menús tienen que tener una cierta planificación, sobre todo si hay niños en casa. Ellos tienen que comer bien porque están creciendo.

Todo los padres de familia saben, o deberían saber, que hay ciertos productos que tienen que estar sí o sí en su cesta de la compra si tienen niños. Fruta, verdura, pescado, frutos secos, yogures, así como otros alimentos ricos en fibra como cereales, pan o arroz integral.

Siempre intenta decantarte por productos naturales que, además de ser mucho más sanos y útiles para tu organismo, también suelen ser más baratos. Por ejemplo, estoy pensando en naranjas en lugar de zumos de fruta concentrados.

Una buena idea es hacer partícipes de la compra a los más pequeños, así podrán colaborar en la elaboración de los menús y aprender a manejar la economía doméstica, y a decidir sobre su propia alimentación. Esto les ayudará a aprender temprano cuál es el valor del dinero y de los alimentos.

Ten preparada una lista de alimentos que siempre siempre vas a tener en tu nevera. No puede faltar fruta y verdura. Tampoco algo de carne o pescado. Los alimentos en conserva o congelados también son una buena idea porque duran mucho tiempo y conservan bien sus nutrientes.

Estudiantes

Los estudiantes, por lo general, disponen de menos recursos económicos para hacer la compra y, salvo excepciones, no hace falta que señalemos que sus hábitos son más desordenados que los de una familia.

Pero, me estoy preguntando, ¿cuáles son los hábitos alimentarios de los estudiantes universitarios? Los que viven fuera de casa, claro. Aquí tenemos la respuesta según este estudio de la cadena de supermercados “Eroski”, que señala que la mayor parte de los universitarios descuidan su dieta en cuanto salen del “nido“.

4 factores que influyen en estos cambios son:

  • El cambio de estilo de vida que se produce cuando se marchan de casa a compartir piso en una ciudad nueva. Los hábitos alimentarios de los compañeros de piso también acaban influyendo, y los hábitos de limpieza.

Sí, puede que seas uno de esos intrépidos estudiantes completamente independizados a los que encima se les da bien cocinar. ¡Felicidades! Pero también es verdad que si la cocina está hecha un desastre, con los platos sin fregar y la encimera sucia… y no hay sitio para cocinar, probablemente hasta el más valiente acabe comiendo algo por ahí. Esto se traducirá en menos salud y menos dinero.¡Cuidado con eso!

  • La salud de la cuenta corriente del estudiante en cuestión.

  • El menor consumo semanal de frutas y verduras frescas, que se sustituyen por comidas bastante más grasas, más azúcares y más sal.

  • Desayuno, recuerda que es una de las comidas más importantes del día, y que está se tiene que basar en alimentos ricos en vitaminas como frutas frescas, fibra como cereales y, en general, alimentos naturales que proporcionen suficiente energía para todo el día.

Me estoy acordando de los que están de Erasmus… Esto se debe a varias razones como el horario de las comidas (no siempre se ajusta adecuadamente a las necesidades orgánicas), ya sabemos, exámenes, estrés, falta de tiempo para cocinar y de organización… La verdad es que todos soñamos con independizarnos algún día, pero también es cierto que la independencia parental conlleva algunas desventajas.

Cómo organizarte si eres estudiante

  • Recuerda que todos empezamos con buena voluntad, pero no es suficiente, hazte un planning de menús semanales para ahorrar tiempo y dinero.

  • Fíjate un presupuesto mensual para comida: así evitarás gastar de más en restaurantes o caprichos y tenderás a comprar comida de mejor calidad.

Un dato interesante, cuánto gastamos de media en compras. Si queremos vivir nuestros años estudiantiles de una manera un poco decentetenemos que prepararnos de antemano. Esta muy bien eso de unos tuppers de mamá los fines de semana, pero no es suficiente..

3 consejos que sirven para todos

  • Fija la periodicidad con la que vas a hacer la compra, fija un día a la semana en que tengas tiempo para planificar y hacer tu compra y síguelo puntualmente. Así te evitarás sorpresas de falta de ingredientes en tu cocina.

  • Hay otros productos que nos gustan mucho, como repostería industrial, bebidas gaseosas, pizzas, frituras… Tampoco me parece recomendable no tomar nunca jamás esas cosas que a veces quieres y que te pueden sacar de un apuro en alguna ocasión, pero desde luego no es la base de ninguna dieta.

  • Lo ideal sería poder hacer nuestra propia “comida basura” en casa para que por arte de magia se convierta en comida casera, sana, nutritiva y, además, deliciosa. Hacer una pizza italiana tú mismo con tus hijos, una hamburguesa casera o un bizcocho de chocolate también es una manera de que aprendan a comer sano.

Recordad que las frutas y vegetales son necesarios todos los días del año, que las comidas preparadas no son nada saludables, y menos en épocas dónde hay que estudiar y tu cerebro necesita vitaminas, y que es importante hacer tres comidas al día.

Ya no hay excusa para malgastar dinero y salud comiendo mal, con unos pequeños truquitos y un poco de voluntad podemos hacer frente a la temida cesta de la compra. ¿Cómo habéis aprendido vosotros a hacer bien la compra?

¡Comenta!

Notificame
wpDiscuz