Categories Articulos

Por qué las bolsas de China, Dubai y otras han sido una horrible inversión

Si hay dos zonas del mundo donde a priori podríamos pensar en disfrutar de la inversión del siglo eran las bolsas de China y Dubai o Emiratos, cuando la mayoría de los inversores conocimos el boom en su crecimiento económico a partir del año 2005. Ambas zonas geográficas, China y todos los países del lado izquierdo del golfo pérsico, desde Omán a Kuwait, pasando por los Emiratos, Qatar y Bahrein, han disfrutado de uno de los periodos de crecimiento económico mas efervescente de la histórica económica moderna. En China, crecimientos anuales acumulativos mayores al 10% anual durante más de 20 años y en los Emiratos, un boom inmobiliario y de infraestructuras sin parangón, en medio del desierto.

Ante este panorama, todos los inversores hemos intentado elegir algunas o varias inversiones para obtener rentabilidades acordes a estos espectaculares números. Así pues durante muchos años como gestor de inversiones, intento analizar con la mayor profundidad cualquier inversión, especialmente cuando se trata de una inversión en un país emergente con muchos mas riesgos, legales, políticos, de regulación o contables. En el caso chino siempre que analizaba alguna empresa me encontraba la misma pauta. Crecimientos de ventas estratosféricos, en algunos casos también en los beneficios contables empresariales, pero en todos ellos, en el 100% de los casos me aparecía un dato que me hacia reconsiderar cualquier inversión. Se trataba del capex, o inversiones en bienes de capital. Se trata de las adquisiciones o mejoras en activos ligados a la actividad principal de la empresa. Esta partida es la que mas nos enseña en cualquier empresa en que fase se encuentra. Si el capex es muy inferior al cash flow operativo generado y es similar a las dotaciones de amortizaciones de sus activos, significa que la empresa no crece sino que mantiene su estructura actual y solo aplica un mantenimiento. Si en cambio, las cifras de inversiones en capex son de mas del doble de su amortización anual o incluso mayores que su cash flow generado, significa que la empresa está en un proceso de crecimiento enorme.

El capex (capital expenditures) lo puedes encontrar en el estado contable de cash flows de todas las empresas.

En China en todos los casos que analizaba del 2005 al 2010, sus capex eran brutales, inmensamente mayores que sus amortizaciones contables pero lo que es mas importante, varias veces los cash flows generados. Ante este panorama decidí que China no era un país invertible para el 99,9% de los casos.

Porque es tan peligroso estas cifras de inversiones en bienes de capital tan elevado. Lo es porque denotan una sobre inversión continuada que aumenta enormemente el riesgo de mala rentabilidad futura. Pocas empresas en el mundo pueden pasar de vender 100 a 2000 en pocos años sin que sufran grandes problemas por errores y fraudes. No es nada sencillo gestionar los riesgos tanto de personal como operativos y además sin tener la experiencia para ello.

Peor además la clave es que la rentabilidad marginal de estas grandes inversiones suele ser inferior al coste de capital promedio (WACC) de la empresa con lo que cada vez sus números son peores.

Quien analiza solo el PER de una empresa, los beneficios netos entre su capitalización en bolsa, este indicador le engaña, ya que no mide el endeudamiento ni la los riesgos del capex.

Las empresa chinas y las del golfo pérsico, especialmente en Dubai y los Emiratos, han conseguido el record mundial de excesos de inversión y estos excesos han hundido su rentabilidad y al final sus precios en bolsa.

Finalmente, lo que parecía la inversión mas apasionante de los últimos 50 años se ha convertido en el gran fracaso bursátil global. Los números iniciales de incrementos de ventas y beneficios suelen gustar a los inversores y suponen subidas bursátiles en vertical pero al final el descenso de la rentabilidad marginal de las nuevas inversiones llevan a las caídas en bolsa, ya que efectivamente la empresa ha gestionado muy mal el dinero de sus accionistas.

Claro que en China también podemos encontrar otros motivos que explican lo peligroso de invertir en China.

Por este motivo, el crecimiento económico de sus países no ha tenido nada que ver con el comportamiento bursátil de sus compañías.

Ver comentarios

  • ¿por qué esta corrupción se da en España?. En mi humilde opinión: porque somos un país de corruptos. A los estadounidenses les gustan las armas. Y usarlas. Los asiáticos son tremendamente jerárquicos. Los españoles tendemos a interpretar 'de forma flexible' las normas. Cada país tiene sus cosas.
    Afrontémoslo. España es un país en el que la gente no quiere estar fija porque así cobra el paro. Es un país en el que nadie se echó a la calle ante la tremenda injusticia de que existieran dos mercados laborales, uno blindado (hasta ahora) y otro totalmente liberalizado. Es un país en el que las empresas tienen a los trabajadores temporales haciendo las funciones de los jefes.
    Es el país de las canonjías, de las mamandurrias (entre cuyos beneficiaros ocupa un lugar destacado Esperanza Aguirre, funcionaria en excedencia durante más de dos décadas). Es el país en el que todos sabemos que no hay un 26% de paro real, porque mucha gente trabaja en la economía sumergida. Y en el que a su vez mucha gente trabaja en la economía sumergida porque hay tantas trabas para participar en la economía legal que es más rentable lo segundo.
    En España mucha gente ha dicho que los de derechas no roban en el poder porque ya eran ricos de antes, lo que implica que solo concebimos el enriquecimiento como robo, en el Gobierno o en el sector privado.
    Rajoy fue designado por su predecesor. Rubalcaba fue designado por su predecesor, que ganó el poder en un golpe de mano en un cónclave político (también llamado 'Congreso'). Si un presidente español tuviera que pasar por las incertidumbres, la lucha y el esfuerzo salvaje de unas Primarias de Estados Unidos, aquí no entraba en política nadie.
    España es un país de responsabilidades colectivas que, a fin de cuentas, es un sistema perfecto para que nadie asuma su responsabilidad. Es un país que desconfía del esfuerzo. Un país de mentalidad bastante caciquil, en el que "quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija", en el que "vale más caer en gracia que ser gracioso", donde "el que por necesidad trabaja, poco tiene y poco gana", en "el que trabaja honrado, se vuelve jorobado", "el que trabajando se hizo rico, vivió pobre y murió rico" y, finalmente, "el trabajo mata al asno, pero no al amo".
    Hecha la ley, hecha la trampa
    Según la clasificación del sociólogo holandés Geert Hofstede, España es un país hostil al capitalismo. Somos jerárquicos, lo que implica que las ideas no fluyen y que los jefes no saben lo que hacen los subordinados, y viceversa (en España todavía muchos piensan que dar explicaciones o aceptar preguntas es una humillación). No valoramos el éxito individual. No toleramos la incertidumbre (de ahí que queramos ser funcionarios). Y tratamos de eludir responsabilidades individuales. Es el "oiga, usted no sabe con quién está hablando", que es la frase favorita de los morosos en las comunidades de vecinos.
    Esa actitud tiene, en mi opinión, explicación. España ha sido hasta hace poco un país rural, caciquil y muy pobre. No llevarse bien con el señor era peligroso. Y para llevarse bien con el señor lo importante no era ser eficaz. Por otra parte, fuera del ámbito de patronazgo del señor, la ruina estaba garantizada.
    Max Weber establecía tres formas de legitimidad: tradicional, carismática y burocrática. La tradicional tendía a ser hereditaria, y giraba más en torno a la persona que al cargo. La carismática no era hereditaria, pero en ella la personalidad era la clave. La burocrática, finalmente, se centraba en el cargo y en las normas que lo regulaban. En España, aunque estamos evolucionando, creo que todavía tenemos en gran medida un sistema de legitimidad basado en autoridad tradicional.
    Cuando los sistemas de autoridad tradicional, cuando experimentan un crecimiento económico súbito y democratización, se pueden hacer más corruptos. El año pasado, James C. Schopf publicó un artículo en el 'Asian Journal of Social Science' titulado 'De un solo regalo a costosas redes de corrupción. Democratización y cambios en las redes de corrupción en Corea' (From One Graft To Costly Corruption Webs. Democratisation and Shifting Corruption Webs in Korea).
    Su idea es simple: en una sociedad corrupta, la democracia incrementa la corrupción, porque multiplica los centros de poder que se ven involucrados en la compraventa de favores. En este sentido, España ha vivido una explosión de centros de poder político y empresarial, y la mayor parte denuestras grandes empresas se han criado a las ubres del Estado.
    El resultado es, simplemente, corrupción. A fin de cuentas, "no voy a ser yo el único tonto que no roba".
    Pablo Pardo

  • El factor de la corrupción ,es y sera el factor clave para que estemos en depresión económica mucho tiempo......la podredumbre de una clase gestora publica al servicio de las entidades de la usura y el descrédito, las empresas de autopistas y energética y toda multinacional que ponga un sobre sobre la mesa...............

    Saludos cordiales

  • Mariano Rajoy incumplió la ley si cobró del PP mientras era ministro: http://www.eldiario.es/politica/Rajoy-podria-infringido-partido-ministro_0_96590835.html 

Publicado por
mgarrigasait

Artículos recientes

El Euribor seguirá en negativo durante mucho tiempo más

Hoy se ha reunido el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) en la que han…

21 enero 2021

El gobierno protege a los okupas con la nueva norma antidesahucios

El Gobierno ha introducido un cambio sustancial en la normativa que busca paralizar los desalojos…

21 enero 2021

La gasolina sigue disparándose y alcanza niveles de marzo

El precio de los carburantes sigue disparado y continúa con la tendencia  alcista que comenzó…

21 enero 2021

ING sigue con su plan amigo para que te lleves 50€

En un entorno en el que los bancos te cobran por todo (incluso ING) es…

21 enero 2021

Bonificaciones en la hipoteca ¿Merecen la pena?

A la hora de contratar una hipoteca frecuentemente te encuentras con dos tipos de interés,…

21 enero 2021

La crisis fuerza a muchas familias a hacer lo que nunca se debe hacer

La crisis provocada por el COVID 19 parece que va para largo y sus secuelas…

21 enero 2021