Burbujas absurdas: La Tulipomanía

por Carlos Lopez

Hecho curioso: según el famoso libro de Charles Mackay «Extraordinary Popular Delusions and the Madness of Crowds» (Delirios extraordinariamente populares y la locura de las masas), lo que se detalla a continuación es lo que se pagó por una sola raíz de tulipán: dos fanegas de trigo, cuatro fanegas de centeno, cuatro bueyes gordos, ocho cerdos gordos, doce ovejas gordas, dos barriles de vino, cuatro barricas de cerveza, dos toneladas de mantequilla, mil libras de queso, una cama completa, una maleta de ropa, una copa de beber de plata.

Hasta dónde llegó: 5.900%

Los orígenes: Aunque hay distintos relatos acerca de la «Tulipomanía» que afectó a los mercados holandeses del s. XVI, la burbuja del tulipán se considera, por regla general, la primera burbuja registrada de la historia. El imperio otomano introdujo los bulbos de tulipán en el mercado a mediados del s. XVI. Se hicieron rabiosamente populares en los Países Bajos durante la edad de oro holandesa, gracias a sus colores brillantes y vibrantes y su capacidad para soportar el duro frío. El periodista británico Mike Dash escribió, «Es imposible comprender la tulipomanía sin entender lo diferentes que eran los tulipanes respecto a cualquier otra flor conocida por los horticultores del s. XVII. Los colores que mostraban eran más intensos y más concentrados que los de las plantas normales. El número de compradores de tulipanes aumentó, pero la oferta se estancó, debido principalmente a la biología de los tulipanes, la flor tarda siete años en crecer de una semilla.

El estallido: los especuladores entraron en el Mercado en 1634, tres años antes de que la burbuja de los tulipanes estallara. A medida que los bulbos se hacían más populares y caros, los comerciantes empezaron a firmar contratos para comprar bulbos al final de la estación, creando una especie de primeros mercados de valores conocidos. Los holandeses se referían a este Mercado como el windhandel, o mercado del viento, porque no se estaba comerciando con bulbos físicamente. La tulipomanía vio su máximo auge hacia finales de 1636 y principios de 1637 en una subasta. Los beneficios se tenían que entregar a siete huérfanos, cuyo único patrimonio eran 40 tulipanes que les había dejado su padre. Las flores se vendieron por casi un total de 53.000 florines. Poco después, alguien rehusó pagar los tulipanes que había comprado en una subasta, y la burbuja estalló.

Deja un comentario