Euribor hoy: -0,107%
 Media mes: -0,110%

Prima de riesgo: 128,5
IBEX35: 10.309,40 (-0,15%


¿Y si la solución estuviese en los fines de semana de 3 días?

Productividad, parece que esa es la clave  y propongo un trato. Seamos más productivos. ¿Y si lo hacemos a la par que reducimos nuestra jornada laboral? ¿Podrías condensar tu jornada laboral el 4 días?. Esto permitiría reducir los gastos energéticos de las empresas, beneficiar al medio ambiente, tener unos empleados más motivados y probablemente fomentar el consumo. Haríamos lo mismo pero consumiendo menos recursos y por tanto, más productivos.

Esta pregunta se la realizaron en el estado de Utah y en 2007 decidieron que sus empelados públicos condesasen la semana en 4 días, de Lunes a Jueves. En los primeros diez meses, el estado ahorró casi 2 millones de dólares en electricidad a los contribuyentes. Además al ser necesarios menos desplazamientos se estimó una reducción de gases efecto invernadero en más de 12.000 toneladas de CO2 al año.

El problema es que el fin de semana no lo era para todo el mundo, lo era solo para los funcionarios con lo que recibieron muchas quejas de los ciudadanos que sí debían trabajar los Viernes y no podían hacer sus gestiones públicas ese día, con lo que esta medida tuvo que ser abandonada.

Así que de Utah aprendemos una lección, la medida merece la pena y pero ha de aplicarse globalmente y quizás gradualmente y con ciertos matices.

En 1930, el economista John Maynard Keynes escribió en un artículo en el que pronosticaba que al cabo de 100 años –es decir, en 2030–, el crecimiento en el mundo desarrollado se habría detenido porque la gente tendría “suficiente” para llevar una “buena vida”. Las horas de trabajo remunerado se reducirían a tres al día: una semana de quince horas.

Falta 15 años y no parece que esa predicción se vaya a cumplir, todo lo contrario estaremos trabajando muchas más horas que hace 100 años. ¿Por qué? ¿Cómo puede ser que seamos varias veces más productivos y aún así trabajemos más? ¿No creamos robots precisamente para eso?

En El Economista recogían un artíclo de otro economista británico, Tim Harford, que lo analizaba.

Harford explica en el Financial Times, que por un lado parece razonable creer que la propensión a consumir de las familias nunca queda satisfecha. Es decir, que a pesar de que un empleo a tiempo parcial fuese suficiente para comer, tener una vivienda (en las afueras) y comprar la ropa necesaria; el ser humano siempre tiende a “querer tener un mejor coche, un traje mejor o una cocina más sibarita que la de los vecinos”.

Otra razón que pudiera explicar por qué los empleados siguen trabajando unas 40 horas a la semana o incuso más es la ambición del ser humano por progresar: “En muchas carreras profesionales es complicado dar un salto hacía los niveles más altos de la empresa sin emplear muchas horas en el trabajo. No es fácil llegar a formar parte de la junta directiva trabajando 20 horas a la semana, sin importar el talento demostrado”, explica Harford. Además, los ingresos reales de las familias están casi estancados desde 1970, por lo que acceder a un puesto alto dentro de la empresa pasa a ocupar un lugar preponderante.

Por tanto, seguramente si todo el mundo quisiese sería bastante factible tener fines de semana de 3 días e incluso más largo. Lo que pasa es que los Domingos, tras dos días cuidando de los hijos pensaríamos ¿Y si trabajo hoy? ¿No ganaría un poco más y con lo que gane hago una reforma en la casa?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (37 votos, media: 4,54 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 15 de Marzo de 2017 con 52 comentarios

Es muy perjudicial ser pobre…

Según un estudio del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) y la Fundación BBVA (PDF), el impacto de la crisis sufrida a lo largo de los siete – ocho años de duración de la misma (depende de a quien consultemos nos dirá que ya pasó, que ya se está superando o que aún le queda un trecho), ha acarreado una serie de consecuencias que van más allá de lo meramente económico.

No hay que olvidar que la crisis ha generado una serie de rápidos cambios en la sociedad que, en muchos casos, han resultados traumáticos, poniendo a prueba todos los recursos, no sólo económicos, sino también sociales o familiares de los que el país disponía.

Para empezar, el hecho de que la clase media haya adelgazado de forma ostensible. De hecho, según el estudio, en 2004 el 59% de los hogares españoles se sostenían con un nivel de renta medio. Este porcentaje creció hasta el 60,6% el 2007 y, a partir de ahí, comenzó su caída libre. En el 2013, el porcentaje de hogares con un nivel de renta media era del 52%. En siete años, la clase media perdió tres millones y medio de personas.

Pero no sólo eso, el nivel de renta para ser considerado como clase media también se ha desplomado. Si en 2007 la renta disponible de la clase media era de 28.000 euros, seis años más tarde era sólo de 22.000, lo que supone una caída del 20%.

La consecuencia es el aumento de las clases más desfavorecidas: si en 2007, la población incluida en la clase baja suponía el 26,6% del total, en 2013 (último año del estudio), las personas que se podían considerar como de clase baja habían pasado al 38,5%.

Los cambios sociales que se han desencadenado a raíz de este hecho los vemos cada día. Un aumento de la polarización de la sociedad, que ha visto cómo los extremos, en lo que a nivel de renta disponible se refiere, han aumentado su peso, mientras que el siempre moderado centro perdía peso relativo. La primera consecuencia es un aumento de la desigualdad social, que ha pasado de los 32,2 puntos del 2003 a los 35,4 del 2013, medidos por el índice Gini.

El principal origen de estos resultados ha sido lo sucedido en el mercado de trabajo. A pesar de que las políticas redistributivas han seguido funcionando durante todo este periodo, en forma de pensiones, prestaciones, etc., lo cierto es que no han sido lo suficientemente eficaces para compensar por completo los efectos de la crisis. De hecho, según el estudio, la actuación de las políticas públicas para compensar los efectos de la crisis ha logrado que el impacto de ésta sea un 45,7% menor. Es decir, las políticas de redistribución sólo han logrado compensar una tercera parte de los efectos de la crisis económica.

Los cambios en el mercado de trabajo han sido demasiado radicales y demasiado rápidos. El aumento del desempleo, el mayor peso del trabajo temporal o del trabajo a tiempo parcial, han provocado que los hogares con menos ingresos hayan sido los más castigados.

Pero las consecuencias de la crisis no han sido sólo económicas. La desigualdad generada por la falta de ingresos de buena parte de la población ha incidido seriamente en dos aspectos protegidos como derechos inalienables en nuestra sociedad: la educación y la salud.

En lo que a la educación se refiere, según un informe de la Cruz Roja, la falta de ingresos en el hogar incide en el rendimiento académico de una forma devastadora. Cambios de centro, a veces varios en un mismo año, carencias de material escolar o de un entorno apropiado para el estudio, o el tener que dedicar tiempo, o incluso abandonar los estudios, para atender al cuidado de hermanos pequeños o para buscar ingresos adicionales para la unidad familiar, son sólo alguna de las consecuencias invisibles que la falta de ingresos suficientes originan en los hogares. De hecho, entre los hogares más desfavorecidos, la posibilidad de un abandono de los estudios entre los jóvenes de 16-17 años asciende al 26,3%, independientemente de que se haya terminado la enseñanza obligatoria o no. Mientras que sólo es un 14% en las clases medias y un 1,6% en las altas.

En lo que se refiere a la salud, la evidencia es incontestable: la pobreza y la desigualdad social perjudican seriamente la salud. Un estudio sobre 1,7 millones de personas de la revista médica The Lancet concluye que la pobreza acorta la vida casi tanto como el sedentarismo y mucho más que la obesidad, la hipertensión y el consumo excesivo de alcohol. Siendo además una crítica a la Organización Mundial de la Salud por no querer incluir en su agenda este factor determinante de la salud tan importante.

El bajo nivel socioeconómico reduce la esperanza de vida en más de 2 años (2,1) en adultos entre 40 y 85 años; el alto consumo de alcohol la reduce en medio año; la obesidad la acorta 0,7 años; la diabetes reduce la esperanza de vida en 3,9 años; la hipertensión en 1,6 años; el sedentarismo, 2,4 años; y el peor, reduciendo la media de vida 4,8 años, el consumo de tabaco.

Según un informe del Ministerio de Sanidad, en España la posición socioeconómica, el género, el territorio, y más recientemente la inmigración, son ejes de desigualdad con enorme impacto en la salud de la población. En España, sólo el 55% de las mujeres con ocupaciones no cualificadas declaran un buen estado de salud frente al 85% de los hombres de clase social alta, de hecho, precisamente entre las mujeres, la probabilidad de padecer problemas crónicos de salud aumenta un 80% entre aquellas situadas en la clase social más desaventajada. El hecho de estar en paro o las dificultades en pagar la hipoteca, multiplica las posibilidades de sufrir trastornos mentales tales como ansiedad o depresión.

Así pues, se puede señalar al riesgo social como un agente transmisor de enfermedades crónicas. A medida que descendemos por la escalera social, la salud empeora porque las personas están más expuestas a los riesgos asociados a estas enfermedades crónicas. Sin embargo, lo curioso es que este hecho se halla desvinculado de la pobreza en sí, siendo mucho más determinante la desigualdad: tienen mejor salud y una mayor esperanza de vida en la India, con mayores índices de pobreza, que en barrios marginales de las grandes ciudades europeas o norteamericanas.

Peor alimentación, peor formación, mayor predisposición a malos hábitos (casi la mitad de los europeos con problemas económicos fuma), menores posibilidades de acceder a estilos de vida saludables, etc. En pocas palabras, la desigualdad y la injusticia social privan a las personas del control de sus propias vidas. Tanto si es una mala labor por parte de los padres, como defendería una ideología tendente a la diestra, como si es el resultado de la pobreza y la desventaja social, como defendería una ideología más hacia la izquierda, lo cierto es que la habilidad de los padres para hacer lo que necesitan los hijos está limitada por la pobreza y la desigualdad. Es decir, cuando aparecen los problemas económicos, cambian las prioridades, así como se limita el abanico de posibilidades.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (36 votos, media: 3,83 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 14 de Marzo de 2017 con 58 comentarios

El Euribor y la trasparencia

Si la historia del Universo la extrapolamos a un año terrestre, nuestro Sistema solar apareció el 9 de septiembre, ese mismo mes se forma la Tierra y el 2 de Octubre aparece la vida en ella. Hasta el 21 de diciembre no nace el primer insecto, en Nochebuena los dinosaurios, el 26 los mamíferos y hasta el 29 no surgen los primeros primates. A las 23.46 horas del 31 de diciembre aprendemos a crear fuego, a las 23.59.51 inventamos el alfabeto y 5 segundos después nace Jesús. De entonces a ahora, han pasado 4 segundos. Todo esto calculando, como se acepta en la actualidad, una edad del Universo de 13.800 millones de años (que corrige un poco el famoso cálculo inicial del gran Carl Sagan que hizo en la mítica serie Cosmos).

Viendo estos datos es bastante extraño que los humanos seamos tan vanidosos de creer que la existencia del mundo tiene que ver con la nuestra. Puede que cuando creíamos que todo giraba alrededor de nuestro planeta tuviera algún sentido pero sabiendo lo que sabemos: que el Universo existe desde hace bastante más tiempo que nuestro sistema solar y que nuestro planeta está en el extrarradio y podría existir perfectamente sin nosotros como lo estuvo haciendo la mayor parte de su historia, es complicado seguir sosteniendo que algo podría cambiar si mañana nos extinguiéramos completamente. Sé que la mayoría prefiere creer que somos especiales e incluso hay quien cree que estamos hechos “a imagen y semejanza” del que creó todo esto hace tantísimo tiempo aunque yo veo todo esto más como un pensamiento agradable y conveniente que como algo real.

Con todo, el que los humanos nos creamos más importantes de lo que en realidad somos se ha convertido en un refuerzo para nuestro natural instinto de supervivencia y es conveniente para nuestra evolución y desarrollo. Lo mismo si fuéramos de otra manera nos hubiéramos extinguido ya. Y el que todo lo que nos afecta nos parezca que está creado expresamente para nosotros se nota en la actitud que muchos tienen respecto al Euribor. El 80% de los bancos que aportan precios cada día en diferentes periodos para formar lo que se conoce como Euribor (entre los que está el de 12 meses), no tiene ningún interés hipotecario en España. Es un hecho, como lo es que el Euribor diario es utilizado para las constantes liquidaciones y vencimientos de las decenas de miles de millones de derivados en euros que se negocian diariamente, volumen muchísimo más amplio y en el que las entidades financieras del mundo arriesgan mucho más dinero que en el negocio hipotecario hispano. Como lo es que el Euribor es un índice europeo creado por bancos europeos (actualmente hay 4 españoles lo que no está mal pero no deja de ser sólo un 20% del total).

Y sin embargo, no paro de encontrarme a hipotecados españoles que están convencidos que la media mensual del Euribor a 12 meses está creada para ellos. Y además lo pensaban en 2008 cuando se vieron los máximos (“lo hacen para que los bancos españoles se forren” era el pensamiento más común) y ahora cuando vemos los mínimos (“cambiarán el método de cálculo para encarecer las hipotecas” como si el índice sólo sirviera para eso), para muchos el Euribor sólo sirve para dictaminar la cuota mensual de pago de cada español que tiene una hipoteca a tipo variable. Lo curioso es que desde que el Euribor es cosa de la EMMI en su web cualquiera puede bajarse los excels con las cotizaciones que cada día hace cada banco de los que aportan precios al Euribor e incluso compararlo con datos de años anteriores AQUÍ y podéis comprobar, por ejemplo, cómo a veces bancos que no tienen hipotecas en España cotizan el Euribor a 12 meses más alto que otros que sí tienen, o que dos bancos de un mismo país cotizan de forma muy diferente. Como siempre, mejor los datos que las suposiciones y mejor informarse uno mismo aprovechando este esfuerzo que han hecho de transparencia que imaginarse lo peor. Este es un pantallazo que he hecho eligiendo un día al azar (1 de marzo) pero lo podéis ver a diario vosotros mismos:

Navegar por la web del EMMI aporta datos curiosos como que desde 2012 hasta 24 bancos se han retirado de cotizar en el panel del Euribor. Lo que no he conseguido averiguar es cuáles son los 31 bancos (eso sí, de 12 países distintos) que han participado en las pruebas para el nuevo Euribor pero es de suponer que la proporción de bancos españoles seguirá siendo minoritaria por lo que tampoco hay ningún motivo para pensar en una conspiración contra los hipotecados españoles a tipo variable… En cualquier caso en la misma web han anunciado que para mayo comentarán los resultados del periodo de prueba de 6 meses que finalizó en febrero por lo que por lo menos hasta entonces no podremos saber si realmente habrá algún cambio o el experimento no ha cuajado. Estaremos atentos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (35 votos, media: 4,51 sobre 5)

Escrito por Droblo el 13 de Marzo de 2017 con 39 comentarios

La semana en los mercados

Hace unos días una política metió la  pata en un tuit comparando el PIB con la capitalización del Ibex pero no me llamó la atención porque es muy común para los profanos en economía comparar churras con merinas constantemente. De hecho, pasa incluso en gente que se supone que sabe de economía. El PIB es un mal indicador, tiene muchísimos defectos pero es muy simple de calcular, ahí radica su éxito; lo que es un grave error es pensar que el PIB es la riqueza del país. No es así, es la generación anual de riqueza del país, por eso el PIB no es comparable al valor en bolsa de las empresas del Ibex sino a sus beneficios anuales, si es que esa comparación tuviera algún sentido, claro.

Si asumiéramos (y ojo, que mucha gente lo hace, por eso no me sorprendió el tuit)) que el volumen del PIB (poco más de un billón de €) es el valor monetario de España, al tener una deuda pública por el mismo importe, entonces resulta que ¡España no vale nada! Y por supuesto no es así, es el consumo (de consumidores y empresas) + la Inversión + el gasto del Gobierno + (que sería un signo – si importamos más de lo que exportamos) exportaciones netas… ¡durante un año! Por supuesto España vale muchísimo más de lo que puede producir en un año, y eso también significa que puede tener una deuda pública del 100% del PIB mientras lo que pague anualmente sea menor –y lo es, por fortuna- que el PIB generado.

Es importante tenerlo claro porque el próximo trimestre el PIB de España alcanzará máximos históricos y se volverá a escribir mucho sobre él y es importante saber qué significa realmente esa cifra. Para lo que sí sirve, y para mucho, el PIB es para compararlo porque es un buen indicador de la tendencia de la economía. Si sube es bueno y si baja malo, lógicamente pero también es necesario conocer los por qué de esos movimientos. En 2008 el PIB español supero los 1.100.000 millones con 440 mil millones de deuda pública, cuando este 2017 superemos ese billón cien mil nuestra deuda tendrá una cifra similar a la del PIB. Repito que no podemos comparar la deuda total de España con el PIB pero es evidente que como en la fórmula del PIB suma el gasto público y la inversión y esa ha sido posible en gran parte por los casi 700 mil millones más de deuda, sí podemos deducir que el mayor endeudamiento explica en gran parte que superemos el PIB de 2008. En esta imagen se hace evidente que para mantener el PIB en una zona históricamente tan elevada hizo falta un muy brusco aumento de la deuda pública:

Y el gran problema de tanto endeudamiento es que supone un pago de intereses anuales que irán restando al PIB los próximos años y recortará el crecimiento económico. Por eso sí hay una relación entre PIB y deuda. Lo que valgan o no las empresas del Ibex (en el que además no están El Corte Inglés, Mercadona, Renfe etc.) poco tiene que ver con el PIB, lo que sí tiene relación es si esa capitalización sube o baja porque hay millones de accionistas que serán más o menos ricos, gastarán más o menos, invertirán más o menos etc. Nunca me cansaré de repetirlo: tanto para la economía como para los mercados financieros, es más importante la tendencia, la variación de una fecha a otra, que los números absolutos.

Y la tendencia en las bolsas es muy clara a pesar de que esta semana ha sido más bien gris: alcista. Está apoyada sobre un Wall Street en máximos históricos y una suma de factores de riesgo que en la actualidad son obviados con el indicador del miedo –la volatilidad- en mínimos; y todo apunta a que al menos hasta mayo –la estacionalidad actual es muy favorable- seguirá así. ¡Si hasta hemos visto al Ibex cotizar por encima de los 10 mil! El 15 de marzo subirá tipos la FED y habrá elecciones en Holanda, se supone son las novedades de la próxima semana pero como lo primero ya está digerido y lo segundo no supondrá ningún cambio (incluso si el más votado es Wilders) no preocupa. La única novedad de esta semana, más allá del mensaje de “todo seguirá igual” de Draghi, es que el precio del crudo está en la parte baja del canal 50-60$ en el que lleva meses pero dado el rebote de la inflación, hasta esa rebaja es buena noticia para las bolsas.

Links.-

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (17 votos, media: 4,76 sobre 5)

Escrito por Droblo el 10 de Marzo de 2017 con 32 comentarios

¿Qué tal está funcionando el experimento de la renta básica universal de Finalandia?

A principios de año escribí por aquí un artículo titulado “8 experimentos sobre renta básica universal que se están realizando ahora” y de los 8 quizás el que más expectación levantó fue el de Finlandia ya que quizás era el más serio y para la gente más seria (los Finlandeses). Todavía es pronto para sacar conclusiones pero me interesaba conocer que tal estaba funcionando el experimento, así que me puse a investigar como yo bien sé. Buscando en Google. Y me encontré con un artículo de Bloomberg que lo analizaba.

Primero recordemos en que consistía el experimento. A un grupo de 2.000 desempleados de entre 25 y 58 años se les paga 560€ mensuales independientemente de si encontraban trabajo o no. Con la intención de conocer si realmente merece la pena y si incita a la búsqueda de empleo y  formación o por el contrario, a la pereza..

El economista jefe del SAK (La Organización Central de Sindicatos Finlandeses) lo resume muy bien.

El experimento de ingresos básicos de Finlandia es inviable, antieconómico y en última instancia inútil. Además, sólo alentará a algunas personas a trabajar menos.

Creemos que la política social va en la dirección equivocada

Según ellos, el experimento de dos años fallará en los social, por otro lado el impacto económico que esta medida tendría si se expandiese a toda la población aumentaría el déficit público en un 5%. Por otro lado, generaría tensiones inflacionistas ya que acabaría con los puestos de trabajo que nadie quiere.

Esta misma semana en El Confidencial escribían sobre las diferencias entre la renta básica universal y la renta de inserción, un concepto en apariencia similar pero con unos matices que la hacen muy interesante.

De un lado, la propuesta de renta básica universal conectaría bajo ciertos supuestos con una filosofía de corte compasivo que concibe el Estado como algo ajeno al devenir de los mercados —en particular el del trabajo— y la establece como un modo de moderna institución benéfica que aborda los aspectos más execrables de la indigencia en una sociedad de individuos libres

De otro, el concepto de renta de inserción vincula la percepción de un beneficio estatal, monetario o en especie, a la vinculación del beneficiario con el mercado laboral a través del requisito de búsqueda activa de empleo. La perspectiva cambia aquí de forma radical, instituyéndose una suerte de derecho al trabajo para todos los ciudadanos y, por tanto, ayudando por parte del Estado, garante de los derechos subjetivos de las personas, a los que de modo circunstancial o temporal no encuentran un empleo en el que desarrollar sus capacidades.

La primera anticipa un escenario de indigentes nutridos y resulta muchas veces acompañada de otras medidas como el denominado complemento salarial, que vendría a sustituir el papel del salario mínimo, una institución absolutamente inconveniente para los defensores de estas ideas. La segunda, desde una perspectiva vinculada al trabajo como fuente de ciudadanía, ancla su visión en el derecho a un empleo digno para todos los ciudadanos y en la presunción, bien fundada en la historia económica moderna, de que no hay democracias duraderas sin un profundo compromiso de sus instituciones con el pleno empleo.

No obstante Kela, la institución encargada de llevar a cabo el experimento, dice que no emitirá ningún resultado hasta que termine el experimento dentro de dos años.

Hasta entonces seguiremos especulando con sus resultados, de momento el único país que ha dado un paso serio para implantarlo fue Suiza que en Junio del año pasado realizó un referendum para implantar una renta básica de 2.250€ mensuales y fue rechazado por el 78% de los votantes.

Estos Suizos son gente muy rara.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (33 votos, media: 3,67 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 9 de Marzo de 2017 con 28 comentarios

La economía mundial resumida en una gráfica

Se estima que el PIB mundial es de 74.15 billones (trillones americanos) de dólares, de los cuales casi un cuarto (24.3%) pertenecen a EEUU, seguido del 14.84% de China.

La economía americana es tan grande que equivale a la suma de la de Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, India, Italia, Brasil y Canadá (de la tercera a la décima economía del mundo).

Si en vez de países, miramos continentes la cosa cambia y Asia lidera el ranking con un 33.84%, América un 27.95% y Europa un 21.37%. Las tres mayores economías de África (Sudáfrica, Egipto y Nigeria) no llegan al 1.5% (menos que España).

Las suma de las 100 economías más pequeñas, que incluyen a países como Pakistan (182 millones de habitantes), Bangladesh (157 millones), Chile o la próspera Luxemburgo solo generan el 9.4% del PIB mundial

En una gráfica, el megapastel económico mundial quedaría así (Fuente: Howmuch.net).

O visto de una manera más bonita.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (23 votos, media: 4,09 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 8 de Marzo de 2017 con 27 comentarios

El ocaso del señor de la noche

Hablar de Bartolomé Cursach sin más datos es hablar de un auténtico desconocido para la mayoría de la gente. Sin embargo, si se habla del dueño de Tito’s, BCM o Pachá Mallorca, la cosa cambia, ya que hablamos de uno de los empresarios del ocio nocturno de más éxito de las Baleares, o lo que es lo mismo, del panorama nacional.

El grupo Cursach Ocio nació, según su Web, hace 40 años y aglutina empresas dedicadas al ocio y la restauración: desde hoteles (Hotel BH Mallorca o el BCM Hotel), hasta restaurantes como el Asadito o el Linos, pasando por gimnasios como el Megasport y sin olvidar los buques estrella, como las discotecas Tito’s, Pachá Mallorca, Megarena o Megapark, algunas de ellas de proyección internacional en Gran Bretaña y Alemania. Este grupo da trabajo a 1.700 empleados en temporada alta y gestiona servicios para 1,5 millones de clientes al año.

El imperio nació en 1.970, cuando el avispado empresario comenzó a importar moda joven desde Inglaterra y con los beneficios obtenidos abrió su primera discoteca. A partir de ahí el ascenso fue meteórico. A rebufo del boom turístico balear, y con tácticas que sus adversarios siempre acusaron de ilegales (aunque también tuviesen mucho que callar de las propias), consiguió en pocos años hacerse con un imperio que aglutinaba 30 discotecas y salas de fiesta a comienzos de los noventa.

Ese fue el punto de inflexión: a partir de ahí, fue pasando de ser un empresario casi desconocido, celoso de su vida privada, a dejarse ver cada vez más en eventos de todo tipo, alardeando, cada vez más, de contactos y amistades. Fue a partir de esta época cuando salvó, a base de talonario a los dos principales equipos de fútbol de Mallorca. Primero al Real Mallorca, en la temporada 2001-2002, donde su intervención evitó el descenso administrativo del equipo. Más recientemente (temporada 2011-2012) al Atlético Baleares. Con ambos equipos la estrategia fue la misma: ser la tabla de salvamento, para luego retirarse, mientras gente de su confianza trabajaba para convencer a otros empresarios y fortunas de la conveniencia de invertir en el club.

Fue en esa época cuando a Cursach se le empezó a relacionar con personalidades en círculos financieros y políticos. Así, por ejemplo, tanto Bancaja, como el Banco de Valencia, aparecen sucesivas veces como socios en diversas operaciones del empresario.

Es el caso de Mallorca Mega Ocio, una empresa en la que el Banco de Valencia tuvo el 49 % del capital y el Grupo Cursach Ocio, el 51 %. La firma se constituyó en febrero de 2003 con el propósito de construir y explotar grandes complejos deportivos en las principales ciudades españolas bajo la marca Megasport Centre, que es la que explotaba Cursach en Mallorca. Dos de las ciudades donde se proponían instalarse eran Barcelona y Valencia. Pero el proyecto fue frenado el presidente de la Comunidad Valenciana, Eduardo Zaplana.

Igualmente, en la operación para rescatar al Real Mallorca mediante una ampliación de capital por 17 millones de euros, once de esos 17 millones los financió Bancaja, que entonces controlaba casi el 40 % del Banco de Valencia. El subdirector general de la caja y director general de la unidad de negocio de Baleares y Canarias, Ramón Roselló, se incorporó como secretario al nuevo consejo del club de fútbol.

Curiosamente, Bancaja fue también la entidad que concedió un crédito al expresidente Jaume Matas para abonar la fianza de tres millones que le fue impuesta en el caso Palma Arena. Para redondear la rosquilla, Cursach y Matas han compartido eventos, fotografías, partidos de pádel y buenas palabras el uno con el otro en los tiempos de vino y rosas del expolítico.

Ahora, el empresario mallorquín está en prisión preventiva sin posibilidad de fianza, mientras sus cuentas y andanzas son revisadas con lupa. Su más que posible implicación en la trama de corrupción de la policía local de Palma lo coloca como uno de los principales artífices de la misma. Obtención de licencias de modo irregular, pagos a funcionarios públicos para eludir inspecciones de sus negocios, extorsión, amenazas, coacciones, uso de información privilegiada, delito fiscal, blanqueo de capitales, tráfico de influencias, delito contra el derecho de los trabajadores, falsedad documental, estafa procesal y aportación de documentos falsos en juicio, son algunos de los cargos que se le imputan. A éstos hay que unir otros aún más espectaculares, aunque más difíciles de probar, que van desde el tráfico de drogas, tenencia y distribución de pornografía infantil y homicidio, por lo visto de dos antiguos empleados descontentos. Todo un angelito, aunque sólo una parte fuese probada.

De hecho, la competencia para establecerse y hacerse con un hueco en la noche mallorquina siempre ha sido feroz y muchos los empresarios que tuvieron que acudir a prácticas que hubieran hecho sonreír a más de un capo de la mafia: palizas, extorsiones y sobornos alternaban con otras prácticas menos espectaculares, pero igual de rentables, como podía ser el rellenado de botellas o la permisividad al uso de según qué sustancias o qué prácticas en los locales.

En el caso de Cursach, siempre se le relacionado con sospechas que nunca derivaron en causas penales. Por ejemplo, dos antiguos hombres de confianza fueron apresados por tráfico de drogas y la gran disco de Calviá llegó a ser clausurada. Pero Cursach pleiteó y ganó. O como la tenencia en nómina de matones a sueldo que asegurasen el buen fin de los negocios de la compañía. A finales de los 90, con un Mercedes (a veces con un Ferrari) paraba ante la comisaría de Palma para recoger al jefe de Policía e irse de juerga. Un tiempo después, este cargo de la policía, dejó el cuerpo y se incorporó a tiempo completo bajo las órdenes de la compañía, haciendo, presuntamente, de enlace entre policía local y la empresa.

Los contactos políticos, tanto en Palma, como en Calviá (con Magalluf como punto clave) permitieron, por un lado, automatizar el procedimiento, engrasando la maquinaria con dinero de la noche y, por otro, dar salida a los ingentes ingresos añadiendo líneas de negocio al entramado. Así, nacieron los hoteles, restaurantes, gimnasios y demás empresas del grupo. Dando lugar incluso a negocios fracasados como BCM Airlines: una compañía aérea que traía a la clientela directamente de Europa a la puerta de la discoteca para pasar una noche loca y devolver a los resacosos clientes a su lugar de origen tras un fin de semana salvaje.

El caso es que los investigadores de la Fiscalía Anticorrupción y del Grupo de Blanqueo de Capitales de la Policía Nacional llevan tiempo recabando testimonios de personas que atribuyen al magnate y a sus empresas maniobras presuntamente mafiosas. Tratan de esclarecer si Cursach ha estado durante años liderando una organización criminal que presuntamente corrompía a agentes policiales y políticos para favorecer a sus negocios y hostigar a los de su competencia.

Evidentemente, llegados a este punto, comprobar si tenía a todos sus empleados con contrato laboral, o si les pagaba las horas correspondientes es para echarse a reír.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (41 votos, media: 4,37 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 7 de Marzo de 2017 con 30 comentarios

Limitaciones salariales

De origen modesto (doblemente ya que su padre era el dueño de una papelería y se crio en Modesto, California), George Lucas (1944- ) estudió en la Escuela de Artes Cinematográficas, empezó a dirigir cortometrajes, se hizo amigo de Coppola y con 27 años fundó Lucasfilm Ltd. Con 29 una película que él dirige, American Graffiti (cuya banda sonora recomiendo) gana el Globo de Oro, con 30 años ya tiene preparado el guión de Star Wars y con 31 funda Industrial Light & Magic para producir los efectos especiales que necesitaba para la película. Sin embargo, no encuentra un estudio que se deje convencer por el proyecto. Finalmente, unos directivos de la Twenty Century Fox (que demostraron muy poco olfato comercial) aceptaron la novedosa propuesta de George Lucas: no cobrar nada como director pero a cambio recibir el 40% de las ganancias de taquilla y todos los derechos del merchandising. Tras el éxito de Star Wars en 1977, prescindió del estudio y consiguió créditos bancarios para las dos siguientes (y para las más recientes le bastó con su propia fortuna: en 1980 escribió y produjo En busca del Arca Perdida con la que también ganó mucho dinero). Hoy es lo que denominaríamos un rico de los del “1%”.

Por supuesto hay ricos que lo son por herencia o que lo son porque roban a los demás pero la mayoría son como él: personas que con su trabajo y su talento han conseguido hacer una fortuna, sea en el mundo del espectáculo o en el de los negocios. Y creo que del ejemplo de George Lucas podemos extraer dos conclusiones:

  • No tiene sentido limitar los beneficios que puede obtener alguien por su trabajo o limitar su riqueza. Si hubiéramos prohibido a George Lucas ganar más dinero no hubiera podido financiar ni filmar nuevas películas, igual que si se lo hubiéramos impedido a Amancio Ortega no hubiera seguido abriendo tiendas por el mundo ni Bill Gates hubiera seguido mejorando el Windows. Tampoco parece justo que les pidamos que trabajen gratis y nos guste o no, la perspectiva de un beneficio económico es la motivación principal por la que la mayoría nos esforzamos en mejorar en nuestra profesión. En un mundo ideal esto no sería así, y por ejemplo los científicos que han creado la vacuna contra el ébola, al haber hecho más bien por la humanidad que por ejemplo Messi, deberían ganar mucho más en lugar de menos del 1% que él pero eso tiene mucho que ver con la segunda conclusión.
  • La mayoría de los ricos lo son porque nosotros queremos que lo sean, porque ofrecen un producto que los demás adquirimos, ¿Cuántas películas de ciencia ficción han fracasado o han proporcionado un pingüe beneficio a sus autores? Muchísimas, igual que hay muchos futbolistas que no triunfan, ni cantantes, ni empresarios. Al final los que ganan más dinero –en general, siempre hay excepciones- son los que mejor han sabido conectar con los consumidores que hemos ejercido la libertad de adquirir su producto en lugar de otros. Somos nosotros los que aceptamos que nuestro jugador favorito (o nuestro cantante o nuestro actor) gane mucho más que un científico que arregla una enfermedad, que el talento de Fernando Alonso sea monetariamente más premiado que el de la mejor gimnasta rítmica del mundo o que los gorgoritos de Justin Bieber le proporcionen más beneficio a él que el virtuosismo con su instrumento al mejor acordeonista del planeta. Por eso estoy tan en contra de los monopolios o los cárteles, que todos compitan en igualdad y nosotros decidamos. Sin nosotros no habría ricos, incluso los que lo son porque les ha tocado la Loto, ganan lo que ganan porque los demás hemos jugado también, si no lo hubiéramos hecho no habría dinero destinado para los premios.

Así pues, si en general los que más ganan lo hacen porque su trabajo –o su talento, o su suerte- es mejor que los del resto y sus beneficios proceden de nuestra libertad como consumidores, no sólo sería contraproducente establecer límites salariales o a la riqueza (porque iría en nuestra contra ya que perderíamos esos productos que tanto nos gustan), es que además sería muy injusto. Ya hay un sistema de impuestos en el que el porcentaje mayor lo pagan quienes más ganan y quienes más beneficios obtienen, lo cual también es injusto pero es adecuado socialmente, más allá de eso no tiene sentido pretender que si alguien es capaz de generar millones, no se lleve un porcentaje de ello. Si un productor de Hollywood paga millones a una actriz es porque cree que su presencia le reportará mucho más beneficio en taquilla, si un club de la NBA paga muchísimo a un jugador es para que no se vaya a otro equipo y no perder aficionados y si una gran empresa proporciona un gran salario a un directivo es porque cree que su gestión lo vale.

En cada oficina hay quien cree que debería ganar más que otro, casi en cada profesión también, y además casi todos tenemos una opinión respecto a ello (por ejemplo, a mí me parece vergonzoso lo poco que gana el presidente del gobierno español, especialmente si lo comparamos con lo que gana el seleccionador nacional de fútbol). Por desgracia hay numerosos empleos en los que es muy difícil cuantificar la importancia de una labor pero en general no creo que los empresarios o los inversores o los directivos que deciden los grandes sueldos sean estúpidos, si los pagan es porque creen que merece la pena hacerlo. Soy el primero que no entiende la cantidad de muchos emolumentos pero mientras todo sea legal y el dinero con el que se les paga proceda de la libre voluntad de los consumidores, que al fin y al cabo somos los que proporcionamos el beneficio con el que se les paga, ¿qué problema hay? Que George Lucas tenga unos millones menos o que CR7 vea rebajado su sueldo no me va a proporcionar nada a mí. Que mientras se lo curren y lo generen, ganen lo que puedan y paguen impuestos por ello; como hacemos todos, incluso los que no tenemos tanto favor del público consumidor como para obtener millones por nuestro trabajo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (60 votos, media: 3,63 sobre 5)

Escrito por Droblo el 6 de Marzo de 2017 con 46 comentarios



« Artículos más antiguos

Artículos más nuevos »


Contáctenos - Terminos de uso y cookies