Foros de Economía, hipotecas y bolsa > > > Filosofando
Respuesta
 
Herramientas Desplegado
  #561  
Antiguo 22-nov-2016, 15:03
Avatar de droblo
droblo droblo esta en línea ahora
Super Moderator
 
Fecha de Ingreso: noviembre-2008
Mensajes: 37.843
Gracias: 937
Agradecido 2.652 veces en 2.427 mensajes
Así como el siglo XX no comenzó hasta la guerra del 14, así también parece que esta vez va en serio y ha comenzado el siglo XXI. En sus orígenes debemos situar a Berlusconi, a los neonacionalistas y a la extrema derecha francesa. Luego su desarrollo ha ido mejorando los sistemas de captación de masas. Se fueron añadiendo el partido del payaso Grillo, los racistas holandeses y daneses, la xenofobia centroeuropea, los chovinistas ingleses del Brexit, los chavistas españoles, los separatistas vasco-catalanes y, finalmente, Trump.

En este crescendo con final wagneriano hay un elemento desolador. No lo hemos tomado en serio hasta que llegó la apoteosis. Cuando los judíos alemanes empezaron a inquietarse, ya era demasiado tarde. Muy pocos profesionales de la política han hablado con seriedad del nuevo totalitarismo rampante que aprovecha las leyes de la democracia para tomar el poder y destruirla. No es una payasada. Los medios para combatir lo que ya se encuentra bastante estructurado requieren estudio, resolución y fortaleza ejecutiva. Sobre todo, no negociar ni un solo privilegio más para los populistas y, a poder ser, negarles hasta el último céntimo mientras sea posible.

Esta situación no es sino el resultado de la destrucción final de los restos de Ilustración que aún quedaban en Occidente. Es ingenuo creer que el bombardeo de estupidez televisiva, irracionalidad social, estafa educativa, publicidad mendaz, corrupción y pornografía informativa no iban a tener como consecuencia esta enorme bolsa de ciudadanos sin capacidad crítica. Ahora hay que pensar cómo se vuelven a llenar con valores civilizados las conciencias barbarizadas, las cabezas huecas. Tarea que requerirá, seguramente, otro siglo de trabajo.

Félix de Azúa
__________________

www.droblo.es


Responder Citando
  #562  
Antiguo 24-nov-2016, 07:06
Avatar de droblo
droblo droblo esta en línea ahora
Super Moderator
 
Fecha de Ingreso: noviembre-2008
Mensajes: 37.843
Gracias: 937
Agradecido 2.652 veces en 2.427 mensajes
Donald Trump y la sensación de tener poder by Robert J. Shiller - Project Syndicate
__________________

www.droblo.es


Responder Citando
  #563  
Antiguo 27-nov-2016, 07:45
Avatar de droblo
droblo droblo esta en línea ahora
Super Moderator
 
Fecha de Ingreso: noviembre-2008
Mensajes: 37.843
Gracias: 937
Agradecido 2.652 veces en 2.427 mensajes
El Berlusconi de Estados Unidos by Bill Emmott - Project Syndicate
__________________

www.droblo.es


Responder Citando
  #564  
Antiguo 28-nov-2016, 09:39
Johngo Johngo está desconectado
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: junio-2009
Ubicación: Buenos Aires - Capital Federal - Recoleta
Mensajes: 27.344
Gracias: 826
Agradecido 792 veces en 703 mensajes
EL MERCADO NUNCA TIENE RAZON

En muchísimas ocasiones, cuando planteamos una operación en los mercados financieros y ésta nos hace saltar el stop, si lo tenemos, tendemos a culpar al mercado e intentar decirle internamente que está equivocado y que tú como trader sabes que estás en el lado bueno y que tienes razón y aciertas.

Saltamos como gatos cuando perdemos esa operación e insistimos en que estábamos en lo cierto y tenemos cierta ansia de revancha y emocionalmente volvemos a entrar con otra trade. Seguimos anclados en la primera decisión del trade anterior y que estamos en el lado correcto del mercado. Pero nos vuelve a saltar el stop. Luego que si es el broker, que si Internet, que si no sé que ha pasado... O cualquier otra excusa que nos haga sentir liberados de que nosotros estamos en lo cierto.

Después de esa segunda operación fallida ya empezamos a dudar, o como mínimo estamos mosqueados. Aunque hay traders que insisten e insisten que ese es el lado correcto y que seguiré ahí hasta que me salga con la mía. Piensan: “yo soy el que tengo la razón, y ahora te vas a enterar”. Hablando como si ésto fuera una “lucha” entre dos. Cuando esto no va en absoluto ni de lucha ni de dos.

De hecho, me atrevería a decir que ni tan sólo va de tener razón o no. El camino del trader es largo, doloroso, abrupto, difícil… Pero también es apasionante, motivador y muchas otras cosas. Hasta que no se tenga claro que esta actividad no va de tener razón, no se puede avanzar en el progreso de tal habilidad.

Como en otras ocasiones, hemos descrito que existen 9 tipos de personalidad. Mediante el eneagrama nos ayudan a conocer cuál es nuestra estructura mental para tomar decisiones o qué afecta a nuestra manera de razonar, de sentir, de pensar, del diálogo interno y cualquier otra circunstancia de la vida. No existen ni buenos ni malos, ni mejores ni peores, simplemente están ahí y nada más. Eso también es más que evidente trasladado al trading y mediante el enneatrading.

Uno de esos patrones de personalidad es el del enneatrader 8. Se define como el más robusto de todos y es el enneatipo que demuestra su fuerza y valentía. Le cuesta asumir que el mercado hará lo que quiera y que ni tan sólo perderá un momento en saber de él. Aunque el trader insiste una y otra vez en tener siempre la razón y que está en el lado correcto del mercado.

Es curioso observar que, en muchísimas ocasiones, los traders cuando ganamos sabemos o pensamos que lo hemos hecho bien, y si perdemos, que todos perdemos, más o menos pero perdemos, entonces ya es más fácil justificar y que no hemos sido nosotros y buscamos un sinfín de excusas y historias para no asumir que hemos perdido esa trade y que hemos palmado pasta.

Vamos un pelín más allá en esa línea. Veamos. Cuando perdemos en una operación a todos nos cuesta entender que eso es una operación más de nuestro sistema, sea cuál sea, y que es ahí donde deber recogerse, en la estadística, y no en el subconsciente y que quede grabada. Es una más y punto.

Cuando nos sale bien y nos da dinero, lo festejamos y estamos eufóricos y si es mucha pasta aún mejor. Pero me sabe mal decir que eso no debe ser así. Tan sólo hay que aprender que es una simple operación más y tampoco hay que grabarla en el subconsciente.

Pero aún viene lo mejor, ¿por qué aguantamos las operaciones perdedores y esperamos que ya se girará y nos devolverá lo que estamos perdiendo? ¿Por qué cuando ganamos poquísimo o una miseria, cerramos rápidamente y estamos semi-orgullosos que hemos ganado?

Que nooooo. Que eso no debe ser así. Ya sabemos que dejar correr las ganancias y cortar las pérdidas es lo que hay que hacer, en principio. Pero, ¿por qué nos pasa lo contrario? Pues nos pasa porque nuestro ego nos sabotea y quiere tener él el control de lo que pasa.

Hay que seguir y aprender que da igual quien tenga o no razón. Hay que seguir el sistema, hacer backtesting y pasar a la acción. Pero al hacerlo debemos de aislarnos de pensar si el mercado nos va a decir que somos buenos o que somos malos, porqué no nos lo va a decir. Dejemos ya de esperar eso: al mercado le da absolutamente igual.

El trader se hace a sí mismo y debe saber sus virtudes y sus defectos, pero no sólo para conocerlos, sino para aceptarlos. Luego, y sólo entonces, se liberará emocionalmente de querer saber si es buena o es mala esa operación o cualquiera y entenderá que es simplemente una más.
A partir de ahí, quizás las cosas puedan empezar a cambiar, si tu ego lo permite, claro. Por Enneatrading (Jordi Grau)


Responder Citando
  #565  
Antiguo 01-dic-2016, 07:56
Avatar de droblo
droblo droblo esta en línea ahora
Super Moderator
 
Fecha de Ingreso: noviembre-2008
Mensajes: 37.843
Gracias: 937
Agradecido 2.652 veces en 2.427 mensajes
Qué hace grande a Estados Unidos by Ricardo Hausmann - Project Syndicate
__________________

www.droblo.es


Responder Citando
  #566  
Antiguo 09-dic-2016, 01:30
Johngo Johngo está desconectado
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: junio-2009
Ubicación: Buenos Aires - Capital Federal - Recoleta
Mensajes: 27.344
Gracias: 826
Agradecido 792 veces en 703 mensajes
Diferencias entre Padre, Papá y Papi...

Hasta hace cosa de un siglo, los hijos acataban el cuarto mandamiento como un verdadero dictamen de Dios. Imperaban normas estrictas de educación: Nadie se sentaba a la mesa antes que el Padre, nadie hablaba sin permiso del Padre, nadie se levantaba de la mesa si el Padre no se había levantado antes; por algo era el Padre.

La madre fue siempre el eje sentimental de la casa, el Padre siempre la autoridad suprema.

Todo empezó a cambiar hace unas siete décadas, cuando el Padre dejó de ser el Padre y se convirtió en papá. El mero sustantivo era ya una derrota. Padre es una palabra sólida, rocosa, imponente; papá es un apelativo para oso de felpa o para perro faldero; da demasiada confianza. Además, con el uso de papá el hijo se sintió autorizado para protestar, cosa que nunca había ocurrido cuando el papá era el padre.

A diferencia del padre, el papá era tolerante. Permitía al hijo que fumara en su presencia, en vez de arrancarle los dientes con una trompada, como hacía el padre en circunstancias parecidas. Los hijos empezaron a llevar amigos a la casa y a organizar bailes y bebidas, mientras papá y mamá se desvelaban y comentaban en voz baja: Bueno, por lo menos tranquiliza saber que están tomándose unos tragos en casa y no en quién sabe dónde.

El papá marcó un acercamiento generacional muy importante, algo que el padre desaconsejaba por completo. Los hijos empezaron a comer en la sala mirando la tele, mientras papá y mamá lo hacían solos en la mesa.
Papá seguía siendo la autoridad de la casa, pero una autoridad bastante maltrecha. Era, en fin, un tipo querido; lavaba, planchaba, cocinaba y, además, se le podía pedir un consejo o también dinero prestado.

Y entonces vino papi.
Papi es un invento reciente de los últimos 40 o 50 años. Descendiente menguado y raquítico de Padre y de papá, ya ni siquiera se le consulta ni se le pregunta nada. Simplemente se le notifica. Papi, me llevo el coche, dame para gasolina. Le ordenan que se vaya al cine con mami mientras los hijos están de fiesta. Lo tutean y hasta le indican cómo dirigirse a ellos: ¡Papi, no me vuelvas a llamar "chiquita" delante de Jonathan!

No sé qué seguirá después de papi. Supongo que la esclavitud o el destierro definitivo.
Yo estoy aterrado, . . . después de haber sido nieto de padre, hijo de papá y papi de mis hijos, mis nietos han empezado a llamarme "pa". . . !

CREO QUE DEBEN QUERER DECIR:
"PA . . . QUÉ SERVÍS?. . ."


Responder Citando
  #567  
Antiguo 11-dic-2016, 14:02
Avatar de droblo
droblo droblo esta en línea ahora
Super Moderator
 
Fecha de Ingreso: noviembre-2008
Mensajes: 37.843
Gracias: 937
Agradecido 2.652 veces en 2.427 mensajes
El abuso de la figura de Churchill by Ian Buruma - Project Syndicate

La nueva xenofobia by Ngaire Woods - Project Syndicate
__________________

www.droblo.es


Responder Citando
  #568  
Antiguo 07-ene-2017, 23:54
Johngo Johngo está desconectado
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: junio-2009
Ubicación: Buenos Aires - Capital Federal - Recoleta
Mensajes: 27.344
Gracias: 826
Agradecido 792 veces en 703 mensajes
Sobrecarga de información

"En el pasado estábamos faltos de calorías y ahora el problema es la obesidad. Antes había escasez de datos y ahora el problema es el exceso de datos".

Por Hal Varian, economista jefe de Google

Vivimos en una "era de la información" como nunca antes se ha visto. Internet ha generalizado el acceso a un sinfín de tipos de información que hace años habría sido laborioso, caro o imposible conseguir.
Los avances tecnológicos han provocado que la información tenga una presencia ubicua en nuestra vida diaria, ya sea en casa, en la oficina o durante nuestros desplazamientos. Las noticias y las cifras nos hacen señales para que las atendamos desde una creciente gama de dispositivos que reciben y transmiten "en tiempo real". La "autopista de la información" está siempre a un clic de distancia. Sin embargo, la cantidad de información a nuestra disposición es difícil de comprender. Cada día se genera la increíble cantidad de 2,5 trillones de bytes de datos. De hecho, ahora creamos tantos datos que se calcula que alrededor del 90% de los datos totales del mundo se crearon sólo en los últimos dos años.

Para los inversores en particular, el mayor acceso a información económica y empresarial se ha considerado como un gran avance. Hace 20 años, si querías saber más sobre una empresa, comprabas el Financial Times para saber el precio de cierre de la cotización del día anterior y después mandabas una carta a la sede central para pedir la memoria anual. Actualmente, con apenas unos clics, puedes ver cotizaciones en tiempo real, consultar un archivo de memorias anuales, leer la entrada de la Wikipedia, echar una ojeada a la página web de la empresa y ver las páginas web de sus competidores. Y todo eso, en el tiempo que habría llevado echar esa carta al correo.

Para los inversores eso es algo bueno pero también malo. Tradicionalmente, se ha pensado que tener más información es preferible a tener menos. El problema es que la información no siempre es algo bueno. La información no es conocimiento, ni tampoco perspectivas de inversión. Mientras que el desarrollo del conocimiento o las perspectivas pueden mejorar la toma de decisiones, las pruebas sugieren que un simple incremento de la información no lo consigue.

Más bien al contrario: ahora existe un acceso instantáneo a tanta información que la "sobrecarga de información" se ha convertido en un problema más importante que a menudo nos deja indecisos y sumidos en un mar de datos. El problema se ve agravado por la proliferación de dispositivos y nuevas formas de comunicación. Eric Schmidt, presidente ejecutivo de Google, reconoció que los "dispositivos instantáneos" podrían obstruir el pensamiento y la comprensión profundos. Los psicólogos han observado que el volumen de información disponible en el mundo moderno está afectando negativamente la productividad y la toma de decisiones.

El término "sobrecarga de información" es, de hecho, anterior a Internet, aunque parece inventado para ella. Fue popularizado por el futurista estadounidense Alvin Toffler en su libro Future Shock, en el que argumentaba que el rápido ritmo de cambios tecnológicos y sociales terminaría dejando a las personas desorientadas e inhibidas en su toma de decisiones, ya que sentirían cómo su capacidad para predecir iba desapareciendo.

Cuando se trata de fundamentar nuestras decisiones, la información puede ser relevante o irrelevante, muy útil o inútil. El problema de las personas que se dejan seducir por la información en Internet sin verificar su validez está ampliamente contrastado. También ha surgido un fenómeno inquietante relacionado con lo anterior y que está desarrollándose con fuerza: la contaminación de la información, que es la contaminación del flujo de información con datos irrelevantes, redundantes, indeseados o de escaso valor.

La única forma que tenemos de deshacernos de la información inútil y quedarnos con lo bueno es procesarla. Esto significa introducirla en nuestra memoria de trabajo, asimilar los mejores datos y ponerlos en relación con tendencias a largo plazo y principios de inversión para enriquecer nuestros conocimientos y nuestra comprensión. El problema es que nuestro cerebro no es un superordenador. Nuestra memoria de trabajo a corto plazo —el centro crítico de procesamiento inmediato del cerebro— tiene límites de capacidad.

Este punto (a saber, que tenemos una capacidad cognitiva limitada) enlaza con la idea general de que no siempre nos comportamos racionalmente, propugnada por los padres de la economía conductual Daniel Kahneman y Amos Tversky. Sin embargo, a pesar de las limitaciones de nuestra capacidad de procesamiento, muchos inversores persisten en la creencia de que la información es poder. Resulta interesante que algunos estudios psicológicos han demostrado que la información adicional aumenta los niveles de confianza, pero no la precisión, mientras que otros estudios han demostrado que más información puede, de hecho, traducirse en peores previsiones

Así pues, la respuesta no es necesariamente más información; lo que realmente importa es qué hacemos con ella. La sobrecarga de información puede llevarnos a otros sesgos conductuales, empujándonos a preferir la información reciente o más fresca (actualidad y notoriedad) antes que otros tipos de datos que tal vez son aburridos, pero valiosos. Clay Johnson habla sobre esto en su libro The Information Diet, donde caracteriza nuestra tendencia a consumir la información que encontramos más interesante como "comerse primero el postre". La sobrecarga de información proporciona una rica fuente de sustento a un amplio sesgo psicológico denominado "disonancia cognitiva", que es esa sensación de incomodidad que tenemos cuando nos encontramos con dos o más noticias contradictorias. Para evitar esa sensación de conflicto, muchos de nosotros caemos en la trampa del "sesgo de confirmación", por el que desechamos con el raciocinio la información que contradice nuestras ideas establecidas.

Así pues, ¿qué podemos hacer como inversores para abordar el problema de la sobrecarga de información? En primer lugar, debemos tener claro qué estamos buscando; eso significa tener una filosofía y un proceso de inversión claros. Después, tenemos que desarrollar un marco sólido para gestionar la información y separar la paja informativa del grano. Desde la perspectiva que nos dan nuestros principios de inversión, podemos elaborar una lista con los tipos de información que consideramos más útiles. La salvedad que tenemos que hacer en este punto es que siempre debemos estar alerta ante el hecho de que las señales informativas de las economías y los mercados de inversión pueden calentarse o enfriarse. Algunas fuentes de información y datos pueden ser útiles en algunos puntos del ciclo, pero no tanto en otros.

En Fidelity, se anima con determinación a los gestores de carteras a que adopten una perspectiva a largo plazo y sean conscientes de los impulsos ocasionalmente fuertes de operar basándose en información a corto plazo. Con el tiempo, operar impulsivamente u operar demasiado tiene muchas papeletas para terminar generando una rentabilidad inferior a la del mercado. Es mucho mejor tomar distancia frente a los movimientos diarios de la Bolsa, filtrar las noticias a corto plazo y repasar los acontecimientos a la luz de un proceso de inversión consolidado. De hecho, algunos gestores —a menudo, los que se centran mucho en las valoraciones— llevan esto un paso más allá y limitan su exposición a los intermediarios, que pueden tender a adoptar una visión sesgada y excesivamente alcista de los valores que cubren, sin atender a consideraciones de valor absoluto.

Por lo tanto, la creencia simplista de que más información es mejor en lo que respecta al análisis bursátil es errónea. La clave reside en tener una filosofía de inversión bien articulada y la capacidad de filtrar la información, escoger lo valioso, corroborar ideas y formarse juicios informados que sean diferentes de los del rebaño.

"Hay gran cantidad de datos disponibles. Lo que escasea es la capacidad de extraer conocimiento de ellos".

Hal Varian, economista jefe de Google

NOTA: Yo tengo "Senior Memory" o sea tengo tanta informacion que no me acuerdo de nada -


Responder Citando
  #569  
Antiguo 11-ene-2017, 17:05
Avatar de droblo
droblo droblo esta en línea ahora
Super Moderator
 
Fecha de Ingreso: noviembre-2008
Mensajes: 37.843
Gracias: 937
Agradecido 2.652 veces en 2.427 mensajes
La libertad de expresión y las noticias falsas by Peter Singer - Project Syndicate
__________________

www.droblo.es


Responder Citando
  #570  
Antiguo 12-ene-2017, 13:27
Avatar de droblo
droblo droblo esta en línea ahora
Super Moderator
 
Fecha de Ingreso: noviembre-2008
Mensajes: 37.843
Gracias: 937
Agradecido 2.652 veces en 2.427 mensajes
Un poco de historia: Pedro I de Castilla...¿el Cruel o el Justiciero? http://www.bancamarch.es/recursos/do...7-historia.pdf
__________________

www.droblo.es


Responder Citando
Respuesta
Publicidad
Ir al Foro

Herramientas
Desplegado



La franja horaria es GMT +1. Ahora son las 16:50.