1

Cómo ser una bruja en el trabajo y conseguir lo que se quiere

hallLlega esa fiesta tan criticada y tan deseada: Halloween. Yo oigo de todo: “es una americanada, esto yo no lo celebro”, o “voy a comprar a mi hijo/hija un disfraz para que vaya a pedir caramelos”.Como en casi todo en esta vida hay defensores y detractores.

¿Sabes cuál es origen de Halloween?

Tiene su origen en una festividad céltica conocida como Samhain, que deriva de irlandés antiguo y significa fin del verano. En el Samhain se celebraba el final de la temporada de cosechas en la cultura celta y era considerada como el «Año nuevo celta», que comenzaba con la estación oscura.

Los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el Otro Mundo se estrechaba con la llegada del Samhain, permitiendo a los espíritus (tanto benévolos como malévolos) pasar a través. Los ancestros familiares eran invitados y homenajeados mientras que los espíritus dañinos eran alejados. Se cree que el uso de trajes y máscaras se debe a la necesidad de ahuyentar a los espíritus malignos. Su propósito era adoptar la apariencia de un espíritu maligno para evitar ser dañado. En Escocia los espíritus fueron suplantados por hombres jóvenes vestidos de blanco con máscaras o la cara pintada de negro.

El Samhain también era un momento para hacer balance de los suministros de alimentos y el ganado para prepararse para el invierno. Las hogueras también desempeñaron un papel importante en las festividades. Todos los otros fuegos se apagaban y en cada hogar se encendía una hoguera en la chimenea. Los huesos de los animales sacrificados se lanzaban a la hoguera.

Hoy en día, Halloween es una de las fechas más importantes del calendario festivo estadounidense y canadiense. Algunos países latinoamericanos, conociendo aún esta festividad, tienen sus propias tradiciones y celebraciones ese mismo día, aunque coinciden en cuanto a su significado: la unión o extrema cercanía del mundo de los vivos y el reino de los muertos. En Europa son muchas las ciudades en las que los jóvenes han decidido importar el modo con el que Estados Unidos concibe Halloween celebrándolo con fiestas y disfraces. Aunque en algunos lugares, como Inglaterra, la fiesta original ha arraigado de nuevo.

Muchas veces no hace falta llevar el traje de bruja para serlo. Susannah Breslin, colaboradora de Forbes, nos dice cómo ser una “bruja” en el trabajo y aún así conseguir los objetivos marcados:

  • Olvidarse de la disponibilidad completa. No respondas a los emails rápidamente, ni contestes todas las llamadas, ni trabajes los fines de semana ni hagas horas extra. No debes permitir que tus relaciones profesionales se conviertan en personales ni confesar todos tus secretos a tus compañeros de oficina. Demostrar demasiada disposición y compromiso en el trabajo te hace parecer un gran profesional, sí, pero también te hace ser más vulnerable.
  • No soy mano de obra barata. Estemos hablando de sueldo, proyectos, etc. no puedes dejar que los demás no te valoren. Si estás de acuerdo con recibir poco, pensaran que tienes poco valor; pero si exiges más, te convertirás en alguien de mayor valor.
  • No seas complaciente. En la vida personal, queremos hacer felices a familiares, amigos, parejas, pero esto en el entorno laboral no sirve. Dar prioridad a la felicidad de quienes trabajan contigo, te conducirá al declive. Las batallas más importantes en el terreno empresarial se ganan cuando te niegas a decir que sí.

También puedes llevar traje y celebrar Halloween en tu oficina. Tal vez sea una manera divertida de involucrar a tus compañeros y hacer algo diferente. Pero, ojo! tampoco es un carnaval con los amigos y hay ciertas pautas que también habría que seguir:

  • La vestimenta. Está muy bien llevar unos colmillos o unas gafas, pero de ahí a llevar un traje sexy va un abismo. Tienes que saber en todo momento dónde estás. Si habéis decidido disfrazaros todos, es casi mejor quedarse corto que pasarse.
  • Participa. Si todos tus compañeros han decidido hacer algo ese día en la oficina, por mucho que Halloween no sea lo tuyo, no te va a costar nada poner una calabaza en algún sitio (excepto que vaya contra todos tus principios), así no serás el “rarito” de la oficina.
  • Respeta a los demás. Tienes que reconocer que no a todo el mundo le tiene por qué gustar o apetecer participar en esta fiesta. Si a pesar de todo hay personas que no quieren participar, tienes que respetarles del mismo modo que ellos deben respetarte a ti.

¿Eres una bruja/o en la oficina?

Escrito por mariarp el 31 de Octubre de 2016 con 0 comentarios.

No hay comentarios

Aún no hay comentarios en este artículo.

Deja tu comentario...