1

Superar un mal día en la oficina

malSeguro que lo has vivido. Esos días en los que lo ves todo muy oscuro. Odias al mundo y crees que el mundo te odia a ti. En el trabajo discutes con tu jefe y te ponen de mal humor los compañeros. Si entras dentro del bucle, esto sólo puede ir a peor.

Los especialistas en la materia, aconsejan sacar las emociones positivas para ser más fuerte y no dejarse llevar por la dinámica de la queja y la depresión en el entorno laboral, eso solo hará tu día más miserable. Algunos consejos que nos dan para superar los malos días en la oficina:

Piensa que nada es eterno. Imagínate que al día siguiente todo puede cambiar. Puedes tomar un pequeño descanso, ir a tomar un poco de agua y convencerte de que la próxima hora sera mejor, que todo va a mejorar. Si no funciona recuerda que todos los días son diferentes, así como hay días gloriosos hay días calamitosos.

No importa cuál sea el problema o cuan agitado esté el día, mantén tu autoestima intacta. Date cuenta de que los accidentes ocurren y aunque hayas cometido un error o estés en una situación difícil, sigues siendo la misma persona inteligente que se destaca en su trabajo.

Haz lo que puedas para reducir al mínimo cualquier problema o emergencia. A veces las situaciones difíciles y los problemas son inevitables, sin embargo, puedes mitigar el resultado negativo de pensar en términos de soluciones. Por ejemplo, si tu automóvil se avería cuando vas en camino a ver un cliente, trata de llamarlo por teléfono o de comunicarte con él a través de una video llamada.

Llama a alguna persona de confianza que te ayude a olvidar tus problemas, y que te haga reír. O mira alguna foto que te recuerde un viaje
en el que te lo pasaste bien o que tienes pensado realizar.

Date cuenta de que eres capaz de hacer solo algunas cosas. No podrás solucionar todos los problemas cada vez que ocurran, ni debes esperar poder hacerlo. Utilizando el ejemplo del punto 3, los automóviles se descomponen en momentos inesperados y no hay nada que puedas hacer para prevenir que esto ocurra.

Date un pequeño regalo: una comida, un masaje o ir de compras. Cuidado con el importe, eso no es excusa para el despilfarro. Puedes planear una noche de copas o una cena con los amigos o con tu cónyuge para que puedas ventilar y liberar la energía negativa y los sentimientos que se acumularon durante el día. Contarles a tus amigos la historia de tu horrible día te ayudará a sentirte mejor.

No todos los días las cosas van a salir como lo planeamos, lo que si podemos estar seguros es cual sera nuestra reacción ante tal momento y como decidiremos afrontar la situación.

¿Qué haces para afrontar uno de esos malos días?

Escrito por mariarp el 26 de Diciembre de 2016 con 0 comentarios.

No hay comentarios

Aún no hay comentarios en este artículo.

Deja tu comentario...