1

Qué hacer con un compañero “trepa”

trepaUn trepa es aquel que no hace su trabajo y además, le gusta dejar en evidencia a los otros delante del jefe para colgarse ellos las medallas.

¿Llevas semanas trabajando en un proyecto para tu jefe y descubres que tu colega, ese que nunca te ha prestado atención, se muestra extrañamente atento? Cuidado, porque te puede pisar la idea, hacerla suya y, antes de que te des cuenta, habrá vendido tu trabajo como propio. «Si además es muy receptivo cuando recibes alabanzas de tu superior, suele significar que, por detrás, te la está jugando».

En Expansion.com, nos dan las pistas para anticiparte a ese trepa:

El trepa seduce, engaña y cautiva con su actitud, tanto a los que quiere utilizar como canal para crecer como a los jefes. Para librarte de este parásito la clave está en detectarlo a tiempo. Estas recomendaciones de expertos en gestión de personas pueden ayudarte a conseguirlo.

  • Dobleces. El trepa es medianamente competente pero no lo suficiente como para destacar por sí mismo. Por ello utiliza rumores, peloteo, dobleces y desprestigios que va desplegando sutilmente. Según Marta Romo, socia directora de Be-Up, «tiene un doble objetivo: evitar que cualquier otro destaque, e intentar a toda costa ganarse a sus superiores. El fin último es más reconocimiento, que se puede traducir en mayor salario, determinados privilegios o promociones».
  • Conflictos. Este personaje es nocivo en el equipo, genera conflictos o es de los que llega al engaño y la trama para ascender. Si tienes la más mínima sospecha, actúa. Romo aconseja «hablar con él directamente. Cotillear no ayuda más que a acrecentar el malestar de todos los afectados». Considera que es importante hablar utilizando una estructura en la que el trepa no se sienta acusado, «tratar primero el comportamiento no deseado, después de cómo te hace sentir y, por último, hacer una petición directa».
  • Defensa. Tortosa señala que «el trepa suele ser inseguro y necesitado de aplauso y también tiene mucha ansiedad. Es una persona que, con toda seguridad, está en peor situación que una persona normal». Por eso, una de sus recomendaciones para ignorar sus intenciones es «enfocarnos en nuestro trabajo y objetivos, los suyos están claramente dispersos. También es aconsejable dejar todo por escrito, y poner en copia tanto a los compañeros como al jefe». Y destaca: «Sobre todo no mostrarnos débiles, serviles o inexpertos. Si nuestra ventaja competitiva se basa en hechos y logros, hará que seamos imbatibles».
  • Evidencia. Dice José Manuel Chapado, socio de Isavia, que «la coherencia consiste en hacer lo que se dice, y en decir lo que se piensa o se siente. Es en este último aspecto donde descubrimos a quien no viene de frente». Y esa evidencia es lo que puede desenmascarar a este personaje: «Es bueno conversar con él sobre inquietudes y valores. En ese terreno se mueve con dificultad, y debe jugar en una simulación permanente. En ese cara a cara, el trepa quiere apropiarse de información, pregunta mucho y cuenta poco. Suele pedir más de lo que da». Chapado ilustra una actitud más, la definitiva, que delata a este impostor: «Cuando actúa ante terceros, especialmente ante quienes desea lucir la medalla robada, sus frases se llenan del ‘yo, ‘mi’, ‘me’ y ‘conmigo’». Asimismo, Romo señala la evidencia: «Cuando habla de ‘nosotros’ para contar una idea o un logro que no le pertenece. Esto también es aplicable a momentos en los que participa de un proyecto de otra persona, y al dar su opinión habla en primera persona del plural».
  • Seducción. Una de las habilidades del trepa es la seducción que, junto con el engaño, maneja a su antojo. Este prestidigitador de emociones es capaz de detectar la idea más brillante y, además de hacerla propia. Una vez que se ha colgado la medalla, tratará de convertirte en su aliado con la promesa de compensarte cuando consiga sus objetivos, que antes eran los tuyos. Para evitar ser tentado por esos encantos, Tortosa recomienda «ser precavido y no mostrar a los demás las ideas creativas antes de haberlas hablado con el jefe y, sobre todo, no criticar a los demás, pues será un arma que muchos podrán utilizar en tu contra en el futuro».
  • Paciencia. Y ante la certeza de que alguien quiere crecer en la empresa a tu costa, paciencia y prudencia. «La mentira y las malas artes dejan rastro, es cuestión de tiempo que salgan a la luz», recuerda Chapado. No caigas en el juego de los rumores y las difamaciones por la espalda, «en esa partida, perder es muy fácil. La mejor receta es no dejarse contagiar», concluye.

¿Qué haces tú ante ese compañero trepa?

Escrito por mariarp el 14 de Noviembre de 2016 con 0 comentarios.

No hay comentarios

Aún no hay comentarios en este artículo.

Deja tu comentario...