1

Personas tóxicas en networking

netEn las reuniones de networking nos podemos encontrar con todo tipo de personas. Si bien es cierto que en general es gente positiva, que por el motivo que sea, quieren hacer contactos, hay personas de las que de verdad, hay que huir.

Habrá personas a las que quieras tener en tu red de contactos, pero hay otras con las que casi directamente no merece ni la pena hablar en este tipo de reuniones.

En Forbes.es catalogan a una serie de personas que te puedes encontrar en este tipo de reuniones:

El escurridizo. Te promete una reunión, no pone inconveniente alguno para ellos, se ajusta a tu calendario, se muestra amable… ¡pero siempre la pospone! Suelen ser personas de buena voluntad pero demasiado ocupadas, trata de encontrarte con ellos en eventos comunes. Será más sencillo.

El apesadumbrado. Son personas que se esfuerzan en conectar con los demás, pero empañan esos esfuerzos con sus quejas y lamentos sobre su propia situación o lo mal que está el sector. Sé empático, trata de ofrecer algún tipo de ayuda y después reconduce la conversación a lo que interesa.

El mudo (voluntario). Es ese tipo de persona a la que mandas un mensaje y jamás contesta, ni siquiera para decirte para excusarse por falta de tiempo. Si conoces a alguien en común trata de contactar así, si no resulta tampoco, sigue tu camino, no le interesa relacionarse contigo.

El reservado (desconfiado). Es evidente que nadie va a compartir sus brillantísimas ideas así como así, pero estamos ante un tipo de persona que no suelta prenda, nula para elnetworking, sólo acumula contactos y ni siquiera te los dará, guarda su agenda con recelo. Cáele bien o estás perdido (más aún).

El poco útil. Se hace el sueco, nunca sabe cómo ayudar pero sin embargo no pierde relación contigo porque sí que sabe perfectamente en qué le puedes ayudar y cómo sacarte esa ayuda o los contactos necesarios. Da la vuelta a la tortilla y no te dejes engañar.

El independiente. No quieren establecer ningún tipo de compromiso, aunque sea meramente verbal. A ellos hay que acercarse sin un propósito mayor que el de hablar con alguien del sector, no te ayudarán con nada específico, por lo general, porque están muy ocupados o porque pasan.

El vendedor de humo. Conoce a todo el mundo, te puede dejar libros, presentarte a nuevos contactos, acompañarte a X evento… Pero a la hora de la verdad no aparece. Prueba a meter un poquito de presión, si era verdad lo que prometía lo hará, sino, deslígate, es pura fachada y no te conviene.

El anónimo. No tiene problema en presentarte a sus contactos, pero prefiere quedar en el anonimato y que su nombre no sea mencionado. Si las cosas salen mal, él nunca estará por medio. Es un contacto empático y útil, dile que sabes lo ocupado que está y garantízale el anonimato.

El correctísimo. Se ofrecerá a dar tu currículum a los encargados de Recursos Humanos, te informará si hay nuevas oportunidades en su empresa, pero no mediará por ti, no te dará el contacto de nadie más de dentro de ella. Tienes buenas intenciones, pero el amiguismo le da alergia.

¿Qué otro tipo de personas te has encontrado tú en estas reuniones?

Escrito por mariarp el 25 de Enero de 2016 con 0 comentarios.

No hay comentarios

Aún no hay comentarios en este artículo.

Deja tu comentario...