1

Pelotas profesionales

Adulador, zalamero o incluso lameculos son algunos sinónimos para denominar a estas personas que se pasan el día elogiando a los jefes. Parece fácil, pero no lo es, sobre todo si no estás acostumbrado. Hay personas que yo creo que nacen con esa aptitud, pero conseguirla, no es fácil y si no, haz la prueba.

Los pelotas profesionales no surgen en el siglo XXI, ni en el XX, es una “profesión” que viene de muy atrás. Hace unos cuantos siglos, los reyes sólo se rodeaban de personas que les dijeran a todo que sí, más te valía, porque si no, corrías el riesgo de que te cortaran la cabeza.

Actualmente, esta “profesión” sigue vigente. Un trabajador “pelota” es ese que jamás llevará la contraria al jefe aunque crea lo contrario. Su objetivo principal es quedar siempre bien con su superior, criticando incluso a sus compañeros si fuera necesario. Tratan de ganar puntos con el jefe sea como sea.

¿Cómo conseguir ser un buen “pelota profesional”? En Expansión.com, nos dan algunas claves:

  • Jamás debes dar su opinión sincera y nunca debes discrepar con tu jefe. Paco Muro presidente ejecutivo de Otto Walter explica que el pelota es “un parásito emocional que ha encontrado una forma de vivir tranquilo, sin dar ni golpe o, mejor dicho, trabajando en agradar a su jefe. Es una persona detallista y hábil, sabe perfectamente cuándo y cómo halagar, cómo aparentar movimiento, cómo estar en el lugar adecuado en el momento preciso y a su vez es un as para esquivar tareas y funciones delicadas y expuestas”.
  • Para ser un pelota debes estar hecho de una pasta especial. Si no es así, ni lo intentes, porque para esto no vale cualquiera. Muro asegura que “hay que tener talento para eso, aunque suele ocurrir que el adulador profesional sólo tiene ese talento. Eso sí, lo explota a la perfección y siempre encuentra a un jefe falto de afecto que le tomará como su mascota, permitirá sus arrullos y a cambio le dará de comer y le compensará con alguna caricia de vez en cuando”. Jorge Cagigas cree que “el problema de la adulación excesiva es que el adulado lo permita. Hay jefes que necesitan a gente alrededor que actúe de esta manera. Es propio de modelos de liderazgo narcisistas”. Muro afirma que “los pelotas se creen necesarios para la empresa e ignoran absolutamente su falta de compromiso con el equipo. Son profunda e inocentemente egoístas y prefieren resignarse a vivir de la sombra del poder, pensando –ilusos– que forman parte de él”.
  • Debes ser un experto en plantear soluciones que tu jefe desea, y no las que realmente necesita la compañía.
  • Tienes que buscar un modelo de organización que tolere desde arriba el hecho de que lo principal sea ser fiel a la organización, aunque vaya en contra de los resultados. Debes prosperar en modelos muy previsibles en los que chirría cualquier elemento distorsionante que aporte valor y genere debate; en los que esté clara la tendencia a confundir el compromiso con la identificación con la compañía. Así podrás quedar abducido por la organización y mantener un comportamiento muy previsible.

A pesar de todo, hay aún algunos jefes a los que les gusta rodearse de este tipo de personas, porque les alimentan su ego, pero por suerte, las organizaciones van abriendo los ojos y se dan cuenta que no necesitan a un pelota, si no que lo que necesitan son personas realmente competentes, que aporten diferentes puntos vista, creativas y trabajadoras.

¿Tienes algún compañero “pelota”? Cuéntanos lo que hace!

 

Escrito por mariarp el 30 de Julio de 2012 con 5 comentarios.

5 comentarios

Lee los comentarios dejados por otros usuarios, o bien deja tu comentario

# 1, Anónimo
30 de Julio de 2012, a las 13:10

Eso de conocerse los horarios del jefe y estar cerca de la puerta para cuando llegue dar los buenos días o las buenas tardes, ¿es de pelotas? entre otras muchas cosas, es lo que hace mi compi…

Thumb up 3 Thumb down 0

# 2, wuanillo
21 de Junio de 2013, a las 13:54

como dijo el cura:

….Bienaventurados los pelotas, que de rebote irán a parar al cielo……

Thumb up 1 Thumb down 0

# 3, jose
29 de Agosto de 2014, a las 20:16

ami me repela mucho ese tipo de personas que tratan de engañar asus jefes pero por desgracia ese tipo de persona triunfan, e estado trabajando en una empresa el cual el encargado una persona total incompetente en sus lavores por aberle dado la contra en una mentira y teniendo miedo de mi por si peligrara su puesto,invento una mentira , y en el paro me encuentro, decir la verda aveces
no es bueno pero yo no soy un ipocrita ,aunque de ello dependa una perdida ,para mi es mas inportante, onradez la onestidad,no tengo miedo puedo defenderme como trabajador posiblemente esa personas deben acudir a esas artimañas porque sino estan perdidas.

Thumb up 0 Thumb down 1

# 4, scheibe
28 de Enero de 2015, a las 17:27

Si no son los pelotas es el nepotismo, el amiguismo la corrupción etc…. Asqueroso el trabajar en empresas en España

Thumb up 1 Thumb down 0

# 5, Fran
22 de Marzo de 2015, a las 13:09

Cómo ex-alumno del IES La Pineda de Badalona (Provincia de Barcelona) decir que en el ámbito académico el peloteo está a la orden del día.

Una profesora (Núria Franquesa sí alguien quiere investigar) ponía en peligro la salud de sus alumnos apagando las luces de clase en clara actitud de provocación. Esto hacía que las condiciones lumínicas de la clase/aula fueran muy malas, y peligrosas para los alumnos.

Algunos de los alumnos le daban la razón, mientras que otros le pedían reiteradamente el encendido de la luz. Yo estaba en el 2º colectivo.

Resultado al final de curso: Yo asistiendo cada día a clase y esforzándome para sacar la mejor nota posible desde el punto de vista estrictamente académico sólo saqué un 6 en la avaluación. El grupo pelota que veía una o dos veces por semana y allí se estaba con Facebook y otras cosas en clase, pero dándole la razón a la profesora en todo sacaron un 9.

Por cierto, al principio de curso ya nos dijo que el 10 % de la nota era asistencia a clase.

Thumb up 0 Thumb down 0

Deja tu comentario...