1

Esos lunes

¿No puedes estar amargada como cualquier persona?

Tal cuál. Esto es lo que oí el otro día en el tren. No lo quiero sacar de contexto: iban 4 compañeros en el tren (supongo que camino del trabajo). Era lunes por la mañana, prontito y una de las chicas, contaba lo bien que se lo había pasado el fin de semana y lo contenta que estaba. Se reía. Y uno de sus compañeros, le soltó esa maravillosa frase.

¿Eres una de esas personas a las que no les gustan los lunes? Desde blogeduca.com, nos dan algunos consejos para afrontar los lunes con optimismo:

  • Deja todo preparado el viernes. Una de las cosas que más fastidia y más pereza da de los lunes es tener que enfrentarse a todo lo que no dejamos preparado o terminado el viernes. Esto hace más dificultosa, si cabe, la vuelta a la rutina y nos obliga a perder tiempo y buen humor en reorganizar nuestras tareas.
  • Trata de desconectar. A veces los fines de semana se hacen demasiado cortos, pero sirven perfectamente para hacer un pequeño “break” y olvidarse del trabajo durante un par de días, si es posible. Es recomendable, siempre que se pueda, hacer actividades que te permitan desconectar del trabajo y disfrutar de tus aficiones o de los pequeños placeres de la vida.
  • Repasa las próximas tareas. Es conveniente que, a última hora del domingo, por ejemplo en un ratito después de cenar, repases, aunque sea mentalmente, las tareas más inmediatas que tengas para el lunes. Es una forma de recordar y tener presentes las obligaciones que afrontarás en la vuelta al trabajo, y ayuda a hacer una transición más suave.
  • Descansa bien. Duerme las horas suficientes para acudir el lunes con las pilas bien cargadas. De lo contrario, es probable que llegues agotado física y mentalmente al final de la semana y, como es evidente, tu rendimiento laboral se va a ver afectado.
  • Activa al botón del optimismo. Muchas veces nos levantamos ya con el típico “bajón” del lunes. Sin embargo, a veces es más fácil erradicarlo de lo que parece. Basta, por ejemplo, con echarnos un poco de agua fría en la cara al levantarnos y poner nuestro grupo favorito para empezar la mañana con energía. Evita la apatía y haz click en los mecanismos de la energía y el optimismo.
  • Ponte metas. Establecer metas u objetivos también ayuda a afrontar los lunes con más energía, y sobre todo ayuda a focalizar definitivamente nuestra atención sobre el ámbito laboral. Trabajar para conseguir metas ayuda además a mejorar la autodeterminación y la confianza en uno mismo a través de la consecución de objetivos. Y también hace que la semana pase más rápido.
  • Haz del lunes algo especial. Puedes hacer que los lunes sean más estimulantes si sabes que durante el día hay algo por lo que merece la pena esperar. Puede ser cualquier cosa, desde una noche de series al llegar a casa hasta una quedada para tomar una cerveza con los amigos después de trabajar.

¿Cómo afrontas tú los lunes?

Escrito por mariarp el 13 de Noviembre de 2017 con 0 comentarios.

No hay comentarios

Aún no hay comentarios en este artículo.

Deja tu comentario...