1

Conflictos en la empresa

confliEs el día a día. Trabajar en equipo inevitablemente trae roces. Son muchas horas con las mismas personas y con la diversidad de opiniones, surgen los conflictos.

Pero no sólo el trabajo en equipo puede dar lugar a conflictos. Si en la empresa hay mucha burocracia, los procedimientos pueden también dar lugar a conflictos; o las jerarquías, en empresas muy jerárquicas, si te saltas a un jefe, posiblemente la hayas liado, porque se sentirá molesto

Esto hay que asumirlo, pero lo importante es saber solucionarlo. Desde Inc.com proponen estrategias que pueden ayudar durante el proceso de solución del conflicto.

Elegir las batallas con cuidado. Hay que ser precavido a la hora de intervenir en una batalla ya que ésta no sólo puede debilitar al equipo o personas implicadas, si no que también a uno mismo. De hecho, Inc recomienda no hacerlo en aquellas batallas en las que “simplemente no vale la pena luchar”, ya que puede tener consecuencias externas hasta alcanzar a los clientes de la empresa.

Admitir los errores. Algunos altos mandos creen erróneamente que tienen que ganar cada discusión porque, de lo contrario, podrían llegar a perder su posición de respeto o, incluso, su puesto como líder.

Nada más lejos de la realidad. La percepción laboral de las personas testarudas y orgullosas están vinculadas a aspectos como la debilidad, mientras que estar dispuesto a escuchar, reflexionar y admitir un error supone un signo de fortaleza en el ámbito profesional.

Perder una batalla para ganar la guerra. En toda estrategia para superar un conflicto puede seguir diversos caminos y que estos no lleven a una solución definitiva en un primer momento. Lo importante es que esos caminos, opciones y decisiones avancen hacia el logro de ese objetivo aunque sea a largo plazo.

En ocasiones las personas son más fáciles de redirigir cuando creen que han ganado la batalla y, esa sensación de victoria, puede favorecer el llegar a una solución futura mayor.

Facilitar la reconciliación. La presunción de ‘buenas intenciones’ por parte de las personas que están generando el conflicto permite al líder estar abierto a la reconciliación ya que, de otro modo, agrega a la situación aspectos negativos como la desconfianza o el resentimiento que, al final, obstaculizan el alcanzar una solución final y podrían generar nuevos conflictos.

Pasar página y perdonar. El resentimiento destruye la energía positiva y la salud mental. Asumir, por tanto, que las personas no son perfectas y cometen errores supone dar un paso adelante en la mejora del ambiente laboral.

Esta actitud de perdón y compresión puede ser aplicable del líder hacia el equipo y viceversa, No obstante, no implica tolerar el abuso o los errores continuados que afecten directamente al trabajo.

¿Cómo solucionas los conflictos en tu empresa?

Escrito por mariarp el 19 de Mayo de 2016 con 0 comentarios.

No hay comentarios

Aún no hay comentarios en este artículo.

Deja tu comentario...