Inicio / Bolsa / ¿Qué son las “Blue Chips” y por qué son tan populares entre los inversores?

¿Qué son las “Blue Chips” y por qué son tan populares entre los inversores?

Una empresa Blue Chip es una empresa multinacional que lleva varios años en funcionamiento. Pensemos en valores como Santander, Volkswagen, Coca Cola, Apple y demás que son líderes dominantes en sus respectivas industrias. Las empresas Blue Chip han construido una marca de confianza a lo largo de los años y el hecho de que han sobrevivido a múltiples recesiones en la economía les hace estables para tener en una cartera de inversión.

El término’ Blue Chip’ se utilizó por primera vez para describir las acciones de alto precio en 1923 cuando Oliver Gingold, un empleado de Dow Jones, observó que ciertas acciones cotizaban a 200 dólares o más por acción. Los jugadores de poker apuestan en fichas azules, blancas y rojas y son las fichas azules las que tienen más valor. Hoy en día, las acciones de primera categoría no se refieren necesariamente a las acciones con un precio alto, más bien a las acciones de empresas de alta calidad que han resistido la prueba del tiempo.

Son acciones de empresas muy grandes y bien reconocidas con una larga historia de buenos resultados financieros. Se sabe que estas acciones tienen la capacidad de soportar condiciones de mercado duras y ofrecer altas rentabilidades en buenas condiciones de mercado.

Estas acciones son excelentes para la preservación del capital y sus pagos de dividendos consistentes no sólo proporcionan ingresos, sino que también protegen la cartera contra la inflación. En el libro The Intelligent Investor (El inversor inteligente), Benjamin Graham señala que los inversores  conservadores deben buscar compañías que hayan pagado dividendos consistentemente durante 20 años o más. 

Las acciones Blue Chip se consideran inversiones menos volátiles que las acciones de las empresas que no tienen el estatus de primera categoría porque las acciones de primer orden tienen un estatus institucional en la economía. Las acciones son altamente líquidas, ya que son frecuentemente son negociadas en el mercado tanto por inversores individuales como institucionales.

También se caracterizan por tener poca o ninguna deuda, una gran capitalización de mercado, un coeficiente deuda-capital estable y una alta rentabilidad sobre el capital  (ROE) y   sobre los activos (ROA). Los sólidos fundamentos del balance general, junto con la alta liquidez, han hecho que todas las acciones de primera línea obtengan la calificación crediticia de grado de inversión.

 

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *