Inicio / Bolsa / ¿Qué se compra o se vende cuando se utiliza un futuro sobre un índice?

¿Qué se compra o se vende cuando se utiliza un futuro sobre un índice?

Resultado de imagen de futuros ibexComprar o vender un futuro de un índice bursátil puede llevarnos a errores de comprensión ya que el activo subyacente, el selectivo bursátil, no es un activo real como bien pueda ser el petróleo, el cobre y demás que representan un activo físico perfectamente visible y comprensible en una transacción. Al entrar en futuros sobre índices el concepto puede quedar más desvirtuado por su fundamento intangible. Por ello, ¿Qué se compra o se vende cuando se utiliza un futuro sobre un índice?

Un índice de valores rastrea los cambios que se producen en una hipotética cartera de valores. El peso de cada acción en esa cartera dependerá de cómo se estructure la composición del índice. En el caso del Ibex 35, se tiene en cuenta para la formación de ponderaciones la capitalización bursátil de cada valor por lo que a pesar de contar con 35 valores, los movimientos van asociados a las empresas de mayor capitalización como son Telefónica, Inditex, Santander, BBVA, Repsol e Iberdrola.

La cotización del contado y del futuro del índice, en circunstancias normales de liquidez en los mercados, tienden a llevar cotizaciones parecidas que se van igualando a medida que se acerca la fecha de vencimiento. De no ser así, pensemos que las oportunidades de arbitraje serían la normalidad y no la excepción. Normalmente ambas cotizaciones se siguen mutuamente, de manera que si el futuro del Ibex recibe presión bajista y cae, el Ibex va detrás en coherencia. Como excepción a esta norma, tendríamos el crack de 1987 que en el 19 de octubre se vio como el S&P500 cotizaba a 225,06 puntos y su futuro a 201,50 puntos, este diferencial de un 18% se debía a que en el mercado no había liquidez.

Si nos centramos en los meses de vencimiento de los futuros sobre índices, todo queda estipulado en el contrato del futuro sobre el índice. Si hablamos del futuro del Ibex, los meses de vencimiento abiertos a negociación suponen los tres meses correlativos más próximos, y los otros tres del ciclo Marzo-Junio-Septiembre-Diciembre. Para entenderlo, en un día posterior al vencimiento de Enero 2016, los meses abiertos a negociación serían: Febrero 2016, Marzo 2016  y Abril 2016 (tres meses correlativos más próximos), y Junio 2016, Septiembre 2016 y Diciembre 2016 (tres meses del ciclo trimestral). Por su parte la fecha de vencimiento es el tercer viernes del mes de vencimiento.

Cuando llega el ansiado vencimiento y no se ha cerrado la posición, la liquidación del futuro sobre el índice se hace por diferencias, ya que un índice no supone un activo entregable… Nadie pide que le envíen “Ibex” ya que carece de lógica al no ser un activo físico como puedan ser los futuros sobre las materias primas como el Gas Natural que sí son entregables (10.000 millones de unidades energéticas Británicas de Gas Natural para entrega en Henry Hub – Louisiana).

Los multiplicadores son la referencia por la que se multiplica el índice para obtener como resultado el valor monetario del contrato. Por ejemplo, en el contrato del futuro del índice bursátil Ibex 35, que establece el MEFF, el multiplicador es de 10 euros, lo que significa que el nominal del contrato será su precio del futuro sobre el Ibex por el multiplicador. En otras palabras, si el futuro del Ibex 35 cotiza en los 10.000 puntos el valor del contrato será de 100.000 euros como resultado del producto entre su cotización (10.000 puntos) y su respectivo multiplicador (10 euros).

Los contratos sobre índices son una herramienta fantástica para las operaciones de cobertura de una cartera de valores. Si tenemos una cartera de bolsa española, y anticipamos un riesgo de mercado de caída de precios, lo correcto es utilizar los futuros sobre índices, en este caso, vender futuros del Ibex como cobertura.

Supongamos una cartera de 5.000.000 euros, que deseamos cubrir en su totalidad. Para ello, nos dirigimos al MEFF para vender futuros sobre Ibex. A día de hoy el futuro del Ibex cotiza a 9.325 puntos que por un multiplicador de 10 euros por punto supone que cada contrato equivale a 93.250 euros por lo que para cubrir esta cartera necesitaríamos vender 54 contratos (5.000.000/93.250 = 53,61 contratos).

Sin embargo, habrá carteras con mayor o menor sensibilidad frente al indice, que se mide por la Beta. Imaginemos que esta cartera en particular tiene baja sensibilidad baja frente al indice con una Beta del 0,60. Eso significa que por cada punto que se mueva el Ibex esta cartera se moverá en un 0,60 en la misma dirección, lo que significará vender un numero de contratos inferior al establecido. Por ello, el numero de contratos a vender sería finalmente de 32 contratos (53,61 x 0,6).

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *