Inicio / Bolsa / La inversión ecológica gana adeptos

La inversión ecológica gana adeptos

Image result for investing green europeLas inversiones ecológicas son instrumentos de inversión tradicionales (como acciones, fondos cotizados en bolsa y fondos de inversión colectiva) en los que las empresas subyacentes participan de alguna manera en operaciones destinadas a mejorar el medio ambiente. Esto puede abarcar desde compañías que están desarrollando tecnología de energía alternativa hasta compañías que tienen las mejores prácticas ambientales.

Esta modalidad de inversión puede impactar, ya que  la inversión consiste en hacer dinero y no preocuparse demasiado por el impacto medioambiental que las empresas tienen en hacerlo. Sin embargo, ha habido un cambio tanto en las salas de la junta directiva de las grandes corporaciones como en las carteras de los inversores, hacia una mayor “ecología”.

El concepto de inversión ecológica es una consecuencia del movimiento de inversión socialmente responsable. Los inversionistas socialmente responsables a menudo buscan evitar invertir en compañías que producen productos tales como alcohol, tabaco y armas de fuego; los inversionistas verdes buscan invertir su dinero en apoyar a compañías que protegen el medio ambiente. Mientras que el movimiento ha tardado un tiempo en generar impulso, el panorama parece brillante a medida que la preocupación por la energía y el medio ambiente continúa creciendo.

Existen muchas empresas ecológicas de primera línea que se negocian en las principales bolsas. Entre ellas se incluyen las nuevas empresas que están desarrollando nuevos métodos para la creación de biocombustibles o paneles solares, y los pesos pesados tradicionales de mercado que están ampliando sus líneas de productos para incluir productos respetuosos con el medio ambiente.

En España nos encontramos con que Siemens Wind Power y Gamesa han creando un líder en el sector de las energías renovables, con el objetivo de proporcionar a la sociedad una energía más limpia, fiable y asequible, y crear valor duradero para todas las partes interesadas. Una empresa que sin duda podríamos enmarcar dentro del concepto “inversión ecológica”.

La inversión ecológica también puede lograrse a través de los fondos negociados en bolsa (ETFs), que imitan los índices bursátiles compuestos por empresas verdes. Los fondos de inversión pueden ser otra alternativa, en cuyo caso un gestor de cartera profesional toma las decisiones de asignación de activos verdes basándose en la política de inversión del fondo.

Desafortunadamente, las creencias individuales sobre lo que constituye una “inversión ecológica” suelen  variar. La compra de acciones en una empresa que es un líder de la industria en términos de emplear prácticas de negocios ambientalmente conscientes en una industria tradicionalmente “verde” puede ser considerada una inversión ecológica para algunos, pero no para otros.

Por ejemplo, consideremos una compañía petrolera que tenga el mejor registro de prácticas ambientales. Si bien es ambientalmente racional que la empresa esté tomando las mejores precauciones para prevenir cualquier daño directo al medio ambiente a través de sus operaciones diarias de perforación de petróleo, algunas personas pueden objetar a comprar sus acciones como una inversión ecológica, porque la quema de combustibles fósiles es el principal contribuyente al calentamiento global.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *