Inicio / Bolsa / La fortaleza de los indicadores líderes acompaña a las subidas bursátiles

La fortaleza de los indicadores líderes acompaña a las subidas bursátiles

Uno de los indicadores cíclicos más interesantes que existen es el Composite Leading Indicators (CLI) que realiza la OCDE desde principios de los años ochenta para 22 países miembros. El objetivo de este indicador es proporcionar señales tempranas de puntos de inflexión en los ciclos económicos que muestran la fluctuación de la actividad económica en torno a su nivel de potencial a largo plazo. Para ello, se incorporan una serie de componentes de indicadores adelantados, que difieren según el país en cuestión.

Lo más interesante de este indicador se encuentra en los puntos de inflexión que tienden a tener un impacto en el futuro de la economía de un país y si lo comparamos con la evolución de la bolsa, también se ve una correlación interesante con la tendencia del CLI y la tendencia de un selectivo bursátil. Pensemos que la bolsa es una máquina de descontar expectativas, por lo que si los indicadores líderes tienen un mal comportamiento, la bolsa repercutirá en su valoración estos cambios.

En Estados Unidos el CLI reúne varios indicadores líderes como pueden ser el diferencial del bonos del Tesoro a 10 años y los tipos de interés, el número de horas de trabajo en la industria manufacturera,  el sentimiento del consumidor o bien el  número de viviendas iniciadas.

Si comparamos el CLI de Estados Unidos frente al selectivo S&P500 Total Return, vemos como claramente los puntos de inflexión han determinado los ciclos alcistas o bajistas del índice. En el momento presente, los indicadores líderes muestran una gran fortaleza que se traduce en subidas en los principales selectivos desde enero -S&P500 (10,63%), Dow Jones (11,79%) y Nasdaq (21,31%).

En Estados Unidos, la actividad económica se está recuperando en el segundo trimestre y los últimos datos son positivos. El crecimiento real del PIB ha mejorado en el segundo trimestre comparado con el trimestre anterior, con el gasto de consumo real y los inventarios recuperándose de los muy bajos resultados en el primer trimestre. Además, el endurecimiento del mercado de trabajo, los sólidos aumentos de los precios de los activos y los índices de confianza de los consumidores respaldan el crecimiento económico.

En el Viejo Continente, el CLI de la Eurozona se encuentra en tendencia alcista y mostrando una gran fortaleza desde el ejercicio 2013. La zona euro ha ido mejorando poco a poco y los indicadores líderes y la bolsa ha ido incorporando esta mejora. Si bien la bolsa europea no está tan fuerte como la americana, en lo que va de año el EuroStoxx50 suma una rentabilidad del 6,59% y se mantiene en un estado de fortaleza.

En la Eurozona los datos económicos siguen mejorando. El PIB real siguió aumentando en el primer trimestre de 2017, debido a las contribuciones positivas de la demanda interna y, en menor medida, a los cambios en los inventarios. Los últimos indicadores económicos, como el Indicador de Sentimiento Económico (ESI) y el Índice de Gerentes de Compras (PMI) siguen siendo dinámicos y apuntan a un sólido crecimiento continuo.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *