Inicio / Bonos / Dos años de “política no convencional” ¿Cómo han evolucionado los rendimientos del bono español?

Dos años de “política no convencional” ¿Cómo han evolucionado los rendimientos del bono español?

Nos encontramos en la actualidad en un escenario en el que la curva de rendimientos del bono español hasta dos años cotiza en negativo, es más, el bono español a dos años cotiza con una rentabilidad del -0,143% y por su parte, el bono español a 10 años cotiza a niveles muy bajos… en el 1,88%.

Como veremos a continuación, si lo comparamos con marzo de 2015, se ha producido un incremento de rentabilidades en la parte larga de la curva de bonos, y eso ha sucedido a pesar de que marzo de 2015 fue la fecha señalada para que el BCE iniciara su intervención en el mercado de deuda pública.

Si nos remontamos a marzo de 2015, los bonos a corto plazo y hasta cuatro años cotizaban con una rentabilidad superior a la de los bonos actuales. Sin embargo, a partir de los bonos a cinco años, la TIR de los bonos era inferior a las actuales. Por ejemplo, el bono a 10 años cotizaba con una rentabilidad del 1,15%, lo que supone un diferencial negativo de 73 puntos básicos frente al bono actual.

Por aquel entonces, el Banco Central Europeo dictaminó los tipos de interés en el 0,5%, mientras que en la actualidad se encuentran en el 0%. A la postre, recordemos que la autoridad monetaria introdujo por primera vez, en junio de 2014 los tipos de interés negativos de la facilidad de depósitos y en la actualidad ya se encuentran en el -0,40%. Por esa razón, en la comparativa, vemos como los instrumentos de deuda con un vencimiento menor, cotizan por debajo de los niveles de hace dos años.

No obstante, hay que destacar  lo que ha sucedido en la parte larga de la curva de rendimientos del bono español. Y es que desde marzo de 2015 hasta la actualidad,  el balance del BCE se ha incrementado en 1,51 billones de euros y a pesar de todo, las rentabilidades a mayor plazo no son inferiores a las del inicio del programa sino todo lo contrario.

La razón que subyace  a este comportamiento, es que ya en marzo de 2015 en el mercado de deuda había descontado, en gran medida, la intervención extraordinaria de la autoridad monetaria.  En consecuencia, los títulos de deuda pública se habían incrementado su precio, relajando las rentabilidades hasta niveles mínimos. No fue hasta septiembre de 2016 que el bono español marcó los mínimos históricos con una rentabilidad del 0,879% y desde esos niveles, el bono español a diez años se ha apreciado cerca de 100 puntos básicos.

En el escenario actual, estamos viendo cómo la inflación está repuntando hasta el objetivo del BCE en el 2% y el riesgo político, en especial por el ascenso de Le Pen en Francia, está siendo descontado el mercado de deuda a nivel europeo. Al otro lado del Atlántico, la Fed ha ido incrementando tipos de interés hasta el 1% actual, marcando el punto de inflexión en las políticas ZIRP desarrolladas por los Bancos Centrales.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *