Inicio / Bolsa Estados Unidos / Diez años de la curva de rendimientos invertida

Diez años de la curva de rendimientos invertida

Si nos remontamos a diciembre del año 2006, Estados Unidos mostraba una estructura temporal en la curva de rendimientos de sus bonos totalmente invertida desde los plazos cortos hasta los cinco años, y totalmente plana en los plazos superiores a los cinco años, que se encontraban alrededor de una TIR del 5%.

curve-2006

Por aquel entonces, el S&P500 cotizaba por encima de los 1.400 puntos y dio a los inversores una clara señal anticipada de que algo no andaba precisamente bien en las expectativas de los inversores. La capacidad de anticipación fue realmente notoria, pues se anticipó diez meses al techo de mercado  que se efectuó en octubre de 2007 cuando el selectivo estadounidense anotó máximos históricos en los 1.564,72 puntos.

sp500

La curva de rendimientos, probablemente, es uno de los mejores indicadores adelantados, incluso adelantados a la evolución de las bolsas. Pensemos que en teoría, un inversor está dispuesto a comprometer su dinero a mayor plazo si recibe un retorno superior ya que al ampliar el horizonte temporal, también se ampliará la incertidumbre.

Por esa razón, la curva de rendimientos normal tiende a tener una estructura ascendiente, o pendiente positiva, lo que está estrechamente vinculada a los mercados alcistas.

A día de hoy, la curva de rendimientos de los bonos estadounidenses muestra una perfecta pendiente positiva, por lo que podríamos interpretar que los inversores no anticipan nubarrones de incertidumbre. La TIR del bono a un año cotiza en 0,77%, a cinco años a 1,79% y a diez años se encuentra en 2,34%.

curve-2016

No obstante, quizá podríamos hacer una excepción en la interpretación histórica que envuelve la curva de rendimientos. Esto se debe a que la curva de tipos del bono estadounidense se ha visto intervenida por las políticas de la Reserva Federal desde que se inició la crisis subprime. La autoridad monetaria ha hundido los tipos de interés y llevó a cabo la puesta marcha de hasta tres programas de compra, llamados QE, cuyo objetivo era adquirir bonos en el mercado secundario, lo que nos llevaba a una manipulación (a la baja) de la estructura larga de los plazos de la curva.

Resultado de imagen de QE FED

En el entorno actual, el S&P500 se ha movido de manera alcista. Es más, en las últimas cinco sesiones, el índice alcanzó sus máximos históricos cuando anotó los 2.213,13 puntos, incluso con eventos de tanta volatilidad como ha sido la victoria de Donald Trump.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *