Inicio / Inversión / ¿Constituye la volatilidad un riesgo o una oportunidad?

¿Constituye la volatilidad un riesgo o una oportunidad?

Resultado de imagen de volatility

La volatilidad en el mercado de valores es sin duda uno de los conceptos más incomprendidos en la inversión. Entendemos por volatilidad como aquella medida estadística de la desviación estándar entre los rendimientos que se producen en un valor determinado o bien un selectivo bursátil.

Si los precios de un activo se mantiene relativamente estables, significará una baja volatilidad. Por el contrario, si el activo fuera altamente volátil supondría que experimenta máximos y mínimos, de forma errática, es decir, un rápido incremento de precios e intensas caídas.

Debido a que las personas tienden a experimentar un sesgo emocional en las pérdidas con más intensidad que la alegría de los beneficios, un valor volátil que se asciende con tanta frecuencia como desciende puede parecer una proposición de un riesgo innecesario.

Sin embargo, dado que el mercado cuando sube lo hace por la ‘escalera’ y cuando baja lo hace por el ‘ascensor’, los incrementos de volatilidad se producen en caídas, duras correcciones o grandes pánicos. Bajo este prisma, la volatilidad constituye no un riesgo sino una oportunidad de compra bajo una estrategia de largo plazo ‘buy&hold’.

Para los inversores de largo plazo, las caídas constituyen oportunidades de compra y por ello, los aumentos de volatilidad supone comprar a mejores precios, que mediante el interés compuesto a largo plazo utilizado como un catalizador de rendimientos, permite al inversor incrementar sus beneficios en el largo plazo.

Mientras que la volatilidad puede ser una manera de medir losd mercados a la baja a corto plazo o las crisis económicas, para los inversores a largo plazo son aconsejable ignorar aumento de la volatilidad y mantener sus objetivos de inversión estratégicos. Los niveles de volatilidad tienden a revertir a la media, por lo que incluso se espera que los niveles altos de volatilidad retornen a la normalidad con el tiempo. Los inversores que son víctimas de miedo pueden actuar irracionalmente y bloquear sus pérdidas, o incluso empeorar sus pérdidas.

Para los traders u operadores a corto plazo, la volatilidad es aún más relevante, pues trabajan minuto a minuto, segundo a segundo o tick a tick. Por lo que se deduce que para los traders la volatilidad es crucial, pues si no hay variaciones de precio (al alza o a la baja) no hay beneficio posible durante la sesión.

Respetados inversores profesionales desde Warren Buffet hasta John Bogle de Vanguard han advertido al público a  hacer caso omiso de la volatilidad del mercado y no dejarnos llevar por los vaivenes del mercado. Una cartera bien diversificada basada en sólidos fundamentales debe ser capaz de resistir los ataques a corto plazo de la volatilidad.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *