Euribor hoy: -0,153%
 Media mes: -0,155%

Prima de riesgo: 97,5
IBEX35: 10.523,40 (0,74%)


El final del creador de las tarjetas black

Existía en la antigua Roma y Grecia un método de ejecución en donde se le ofrecía al penado la posibilidad de ahorrarse la publicidad, tanto del juicio como de la ejecución, al tiempo que se garantizaba la integridad de sus bienes y el respeto a su familia. Este era el suicidio forzado y se reservaba normalmente para aristócratas sentenciados a muerte.

Ejemplos de tales prácticas fueron los suicidios de Sócrates, o de Séneca, a instancias de Nerón, que fue posteriormente también obligado a seguir este camino. A cambio de quitarse de en medio, los afectados recibían la promesa del respeto a su honor y a que ni su familia ni sus bienes fueran arrastrados en la desgracia.

Esta táctica ha sido llevada a la práctica posteriormente por la “cosa nostra” siciliana, siguiendo las directrices de la “omertá” o ley del silencio, que se establecieron, precisamente, intentando remedar la organización, la obediencia y la disciplina de las legiones romanas.

Y dicho esto, y sin que tenga nada que ver, resulta que las investigaciones han demostrado que Miguel Blesa se suicidó el otro día de un disparo en el pecho. El que posiblemente haya sido uno de los hombres más investigados y con un enorme equipaje de causas pendientes, el que ha sido íntimo del expresidente Aznar, aupado al poder por el mismo, y el uno de los que seguramente más información ha acumulado acerca de las cloacas del Gobierno de los últimos años, decide, quizás abrumado por la presión, poner fin a su decadencia y al juicio moral al que se estaba viendo sometido, al tiempo que a su vida.

Y es que Blesa ha formado parte estos años atrás de la élite de empresarios allegados a la política que han acuñado el término de “capitalismo clientelar”, o capitalismo de amiguetes nacido en torno al poder político. De hecho, fue compañero de pupitre y amigo de juventud de Juan Villalonga (que llegó presidente de Telefónica tras varios empleos en consultoría y banca internacional) y, por supuesto, colega de cuerpo, de oposición y de primer destino del que, años más tarde, sería el Presidente del Gobierno, Jose Mª Aznar. A la sombra de éste tuvo lugar su crecimiento profesional y económico, y merced al clientelismo, llegaron los cargos. Así alcanzó un puesto en el consejo de administración de Caja Madrid en 1.996, que le abriría las puertas a su presidencia. Eso sí, siempre siguiendo las directrices del partido que le había aupado, hasta que una presunta guerra de poder entre Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón propició su sustitución al frente de la entidad financiera por otro paladín del capitalismo de amiguetes como fue Rodrigo Rato.

Durante su gestión al frente de Caja Madrid tuvo lugar la creación de la operativa de las “tarjetas black”, que significó un aumento encubierto de la remuneración de los consejeros y que le supuso, 21 años más tarde una condena de seis años de prisión.

Igualmente, fue su gestión la que permitió a Caja Madrid conceder sin apenas control miles de millones en hipotecas y créditos para promociones, así como saltarse los propios estatutos de la entidad para propiciar subidas injustificadas de sueldos de los directivos de la misma. Igualmente fue en esos años en los que se ideo y se puso en marcha el sistema de colocación de las acciones preferentes, es decir, la colocación de 3.000 millones de euros a clientes de Caja Madrid, la mitad de ellos a personas de avanzada edad.

Pero ya su estrella había caído. Su declive comenzó cuando, con su negativa a que Caja Madrid comprase Bancaja y saliera a bolsa, acabó en el bando de Ruiz-Gallardón, enfrentándose a Esperanza Aguirre y Rodrigo Rato. Se produjo entonces su salida forzada de la entidad financiera dando comienzo, poco después, su carrera como imputado (o investigado) en varias causas.

Pero no se habla de un señor cualquiera. Blesa, o más bien sus abogados, supieron pelear sus causas pendientes tan bien que lograron incluso hacer caer al juez Elpidio José Silva por diversas irregularidades, el mismo que le estaba juzgando y que le hizo pisar dos veces la cárcel.

El cerco se estrechó a partir del 2.012, cuando Bankia tuvo que ser rescatada. Los informes y documentos del sumario de Bankia que se filtraron señalaron que la mala gestión de Caja Madrid y su política de concesión de hipotecas durante los tiempos de Blesa influyeron mucho más en el desastre de Bankia que la salida a bolsa de 2.011 y las decisiones de Rato.

Desde entonces, decadencia, acoso por parte de medios de comunicación, claramente a favor de los preferentistas, y el peso de las medidas judiciales, que fueron cercando y acorralando al que fue una vez uno de los hombres del Presidente.

El caso es que las fianzas y la condena de las “tarjetas black” y las remuneraciones irregulares habían debilitado las finanzas de Blesa, que argumentó en el último juicio que apenas podía hacer frente a sus facturas. De hecho, sus principales propiedades inmobiliarias, en La Florida (Madrid) y Jaén estaban embargadas por la Audiencia. Además, también quedaban pendientes la causa por las preferentes de Caja Madrid, que lleva años paralizada en la Audiencia Nacional.

Con su muerte, todas las responsabilidades penales quedan extinguidas, queda ver la responsabilidad patrimonial para sus herederos, que puede ser nula si renuncian a la herencia. Sobre todo, teniendo en cuenta el proceso de “adelgazamiento” al que se ha sometido en los últimos años el patrimonio del exfuncionario y exbanquero.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (18 votos, media: 4,39 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 25 de Julio de 2017 con 29 comentarios

Adam Smith

Smith era básicamente un maestro y no voy a tratar de sus teorías económicas más complejas sino de lo poco que se parece la moralidad de su obra al capitalismo actual, aunque él sea considerado su padre.

Fue profesor ayudante de literatura y retórica en Edimburgo y catedrático de lógica y de filosofía moral en la Universidad de Glasgow, donde había estudiado. Mantuvo su cargo más de una década hasta que se dedicó al oficio de tutor personal, un arreglo que le ofreció seguridad financiera y capacidad de viajar por Europa, lo que le proporcionó un aura de experto independiente. Finalmente trabajó, como su padre, de comisario de aduanas, algo contradictorio con sus ideas de comercio internacional libre y sin trabas en las que defendía comprar los productos allí donde se fabricaban más baratos.

Escribió 2 grandes libros:

1)  La “Teoría de los sentimientos morales”, aparecido en 1759 pero revisado tantas veces (6) que no existió versión definitiva hasta 1790.

Dicen que a lo largo de la obra –he de confesar que no la he leído- el autor dibuja una concepción dinámica e histórica de los sistemas morales, y si bien su conclusión económica más importante es que la naturaleza humana estaría diseñada para avanzar guiada por las causas eficientes (prolegómeno de la ley de la oferta y la demanda), lo que es evidente es que es todo su trabajo está permeado de filosofía moral, algo que ha llevado a algunos autores a considerar que si él es “el padre del capitalismo”, sería hoy en día un padre decepcionado.

Smith trata la filosofía moral no como la enumeración de unas recetas racionales o divinas sino como la forma de capturar la interacción de los sentimientos, emociones u opiniones humanas en los escenarios reales de la vida. Eso significa que debemos entender que las sociedades y los individuos funcionan no como compartimentos separados sino como parte de un todo complejo. Él se opone a la visión de que toda la moralidad o virtud se puede reducir al interés personal, como si los individuos operaran aislados preocupados solamente de su propio bienestar.

Este compromiso de Smith con la visión moral se mantuvo en la publicación de su segundo gran libro –que sí me he leído-, donde deja claro que la riqueza depende del bienestar de la población y no del individuo y que la prosperidad material debe estar relacionada con el bienestar moral donde la libertad dentro de una sociedad llevaría a la máxima riqueza posible:

2)  “Una investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones” (o simplemente “La riqueza de las naciones”), publicado en 1776.

Él pensaba que vivir en la pobreza era tanto estar en una condición miserable como vivir condenado a hacer tareas repetitivas y limitadas (como afilar clavos varios miles de veces al día), algo que perjudicaba nuestras “virtudes mentales” y “morales”. Es decir, nunca separó lo que llamamos la conducta económica del contexto moral en el que ocurre. Su frase «dame lo que necesito y tendrás lo que deseas» aplicada a la economía intenta demostrar que el egoísmo de los particulares puede llevar al bienestar general: “Al buscar su propio interés, el hombre a menudo favorece el de la sociedad mejor que cuando realmente desea hacerlo.”

Es decir, la búsqueda para satisfacer el propio interés beneficia a toda la sociedad ya que los productores intentan obtener el máximo beneficio pero, para lograrlo, deben producir los bienes que desea la comunidad. Además, deben producirlos en las cantidades adecuadas, de lo contrario, un exceso daría lugar a un beneficio y precio bajo mientras que una oferta demasiado pequeña originaría un aumento del precio, y ambas situaciones se autoregularían. Mucho antes que Marx sostuvo que la riqueza procedía del trabajo, enfrentándose a las teorías predominantes entonces: los mercantilistas que creían que la riqueza derivaba de una balanza comercial favorable (el caso actual de China por ejemplo) y los fisiócratas, que creían que procedía de la posesión de tierras.

Defendía que la armonía se aseguraba siempre que todos buscaran las rentas máximas posibles: Se producirían los bienes adecuados a los precios adecuados y el conjunto de la comunidad obtendría la máxima riqueza posible mientras rigiera la libre competencia; sin embargo, si se restringiese la libre competencia, el sistema dejaría de funcionar y la sociedad cargaría con las consecuencias. Pero su vigilancia del marco moral general significa que está lejos de excluir al gobierno de interferir, y en el ejemplo de los afiladores de clavos reconoce que merecen intervención pública (vía la educación) para compensar el daño causado por su empleo. Es decir, defendía la limitación de la intervención estatal en economía pero no por eso estaba en contra del estado.

Y habló mucho sobre los bancos, cuya conducta evaluó no en particular sino en general. Con asombroso acierto escribió en “La riqueza de las naciones” que, aunque las regulaciones podían limitar la libertad de los banqueros para hacer lo que quisieran, estaban totalmente justificadas, de la misma manera en que la obligación de instalar paredes para evitar que se extienda un incendio, limita la libertad de los arquitectos.

Tras la publicación de “La riqueza de las Naciones” su fama y fortuna en vida creció y se le consideró el fundador de la “economía política”. Se pudo retirar a una vida dedicada casi en exclusiva a revisar una y otra vez sus dos obras.

Independientemente de lo de acuerdo o no que se esté con su pensamiento, la teoría del beneficio económico global del egoísmo particular fue de algún modo malinterpretada pues sirvió en su momento a muchos para justificar una actitud moral castigada por la religión y la sociedad de la época. No es de extrañar pues su gran éxito entonces, más allá de la teoría económica que sustentaba.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (22 votos, media: 4,09 sobre 5)

Escrito por Droblo el 24 de Julio de 2017 con 22 comentarios

La semana en los mercados

Desde que empezó a notarse crisis hace ya más de 9 años ha habido una tendencia a la exageración que ha variado con el tiempo. Y lo hemos visto en este foro: al principio las exageraciones eran sobre lo mucho que iba a subir el Euribor, los millones de casas vacías que había en España, lo baratísimas que se iban a vender las viviendas… luego sobre los bancos que iban a quebrar (incluso cuando se vio que tras Lehman Brothers ningún gobierno los iba a dejar caer), sobre los países que iban a impagar su deuda (al final en el mundo desarrollado sólo fueron Islandia y parcialmente Grecia), sobre los numerosos corralitos (hubo dos, en Grecia y Chipre) que iban a ocurrir, sobre lo rápido que se iba a deshacer la Eurozona… Durante un tiempo todo esto tuvo cierto sentido, hasta los mayores inversores del mundo, se supone mejor informados que la mayoría, llegaron a temer un descalabro del sistema financiero internacional y el fin de la Eurozona (basta con ver los mínimos de Wall Street de marzo de 2009 y los de las bolsas eurozoneras de julio de 2012, así como las tensiones de la deuda).

Y en todas estas exageraciones se colaban las teorías conspirativas. Todavía recuerdo cuando en 2010 se decía que había habido una reunión secreta en Londres para hundir el € o los que decían que las bajadas bursátiles no eran por pánico sino una estrategia para comprar barato. Ambas teorías no tenían ningún sentido y demostraban muy poco conocimiento de cómo funcionan los mercados pero tampoco hacían daño, que la gente creyera lo que quisiera aunque era molesto tanto simplismo (de hecho, lo intenté combatir con argumentos en varias ocasiones, por ejemplo AQUÍ o  AQUÍ). También están los típicos pesimistas irredentos, son fáciles de localizar porque son los que afirman con rotundidad que cualquier dato positivo conocido está hinchado, manipulado o directamente es falso. Sin embargo, cualquier dato negativo es 100% veraz… y ni siquiera se dan cuenta que los que elaboran y suministran esos datos –tanto los que son considerados positivos como negativos- son las misma fuentes, no tiene sentido no creerse un dato, por ejemplo de Eurostat, porque es bueno y creérselo porque es malo.

Y en un determinado momento, hay que reconocer que sospechosamente coincidente con la victoria electoral del PP de finales de 2011, las exageraciones empezaron a tener tintes políticos: se empezó a mentir sobre la enorme temporalidad en el mercado de trabajo (74 de cada 100 son fijos, bastantes más que hace 10 años), sobre los sueldos (contra lo que algunos dicen de que casi todos cobramos 700€, el sueldo más frecuente en España es casi del doble), de los millones de personas que han tenido que irse a trabajar al extranjero (las cifras del INE lo que dicen es que entre 2008 y 2017 han emigrado de España 3.532.082 personas y de ellas sólo 556.918 eran de nacionalidad española -el 15,8%- y España ha recibido a 3.373.502 inmigrantes de los cuales 344.793 eran de nacionalidad española -el 10,2%-) cuando hasta la prensa más podemita certifica que no son tantos y que la mayoría han sido emigrantes que han vuelto a sus hogares o han cambiado de destino, mientras seguimos siendo un país con pocos nacionales viviendo fuera en comparación a nuestros vecinos, que la deuda creció por “salvar a los bancos” (falso, el coste de salvar a la banca pública procedente de nacionalizar las cajas ha supuesto apenas el 8% del ascenso de la deuda pública), que el empleo sólo se crea en verano y se pierde después (mentira, es pública la cifra de aumento de creación de empleo total, más allá de la estacionalidad) etc. etc.

Y yo me pregunto, ¿por qué? Ya sabemos que estamos mal, que en muchas cosas nuestros números son peores que los de nuestros vecinos, especialmente en empleo y temporalidad de éste, que cobramos menos que en otros países, que la educación en España no es lo bastante buena, que tenemos excesiva corrupción, que por desgracia hay españoles que deben emigrar, que tenemos mucha deuda pública (aunque debemos congratularnos por la rebaja de la deuda privada), que la reestructuración financiera ha salido cara (aunque se gastó menos que en otros países, al final el coste ha sido superior) etc. etc. La crisis ha sido muy grave y su coste social también, ya lo sabemos, y sabemos que las cosas no se han hecho lo bastante bien, y está claro que echamos la culpa a los políticos, de hecho la mayoría de los españoles no votamos al PP ni siquiera cuando llevamos años de crecimiento económico… pero ¿Qué sentido tiene poner las cosas peor de lo que están? Es mucho mejor decir la verdad tal como es, ya es lo bastante cruda.

En las bolsas leves cesiones en Europa –que no en Wall Street- y máximo histórico del índice bursátil mundial MSCI World. El peor comportamiento de las bolsas en Europa respecto a Wall Street es quizás porque sigue subiendo el € lo que no es lo más adecuado para nuestra economía, especialmente si el motivo para este movimiento es el convencimiento de una reducción de la política expansiva de BCE (de hecho el último tirón por encima de 1,16 lo provocó ayer Draghi). Curioso lo del Ibex, impertérrito tanto por la ampliación del Santander como por el lío político catalán, cuando ambos son factores claramente bajistas. Se acumulan los síntomas de extrema complacencia. Hubo alzas en el precio del crudo y se han estabilizado los tipos de la deuda. Por último, hoy revisa Fitch el ráting de España, se supone que lo dejará igual pero es muy posible que suba la perspectiva como hizo S&P el 31 de marzo. Y como imagen, un problema real acuciante, sin exageraciones: el desfase en las cuentas de la Seguridad Social

Links.-

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (18 votos, media: 4,44 sobre 5)

Escrito por Droblo el 21 de Julio de 2017 con 45 comentarios

Midiendo la economía a través del PIB

El PIB de un país proporciona una medida cuantitativa en valor monetario que refleja la producción de todos los bienes y servicios durante un determinado periodo de tiempo que generalmente tiende a ser un año. Esto es una estadística importante que indica si no economía se encuentra en fase de crecimiento o bien recesión.

El PIB de un país sirve para medir de alguna manera tanto la salud como el tamaño de la economía. Aquellos países con economías saludables tienden a producir más bienes y servicios y por lo tanto, tienen un PIB superior. Un PIB creciente  representa la expansión dentro de la economía de un país, señalando que está en un proceso de ser cada vez más productivo, durante el mismo periodo de tiempo.

Proporcionar una cifra cuantitativa para el PIB ayuda a un gobierno a tomar decisiones tales como cuál es el flujo de dinero que necesita la economía, mediante la creación de base monetaria u  otros políticas monetarias y también fiscales, según el ciclo económico. En el caso de que una economía se encuentre sobrecalentada, el gobierno tiende a actuar para relajar las eventuales tensiones inflacionistas.

También hay que señalar que hay diferentes maneras de calcular el PIB. Por un lado tenemos el PIB nominal que es el valor total de los bienes y servicios te están evaluados a los precios actuales del mercado en la moneda de un país. Otra de las maneras de calcular el PIB es basándonos en la paridad del poder adquisitivo  que es básicamente el tipo de cambio implícito el que una moneda de un país tendría que ser convertida la de otro país para comprar una cesta idéntica de bienes y servicios.

Este cálculo es especialmente relevante ya que las conclusiones puede ser contradictorios según qué variable analicemos. Por ejemplo, Estados Unidos es la primera economía del mundo pues su PIB nominal es de 19,42 billones de dólares, mientras que China, en segunda posición asume un PIB nominal de 11,9 billones de dólares.

¿Pero qué sucede si comparamos estos PIB según la paridad del poder de compra? Bajo este supuesto China sería la economía líder en el mundo al asumir un PIB 23,19 billones de dólares, mientras que Estados Unidos seguiría con un PIB de 19,42 billones de dólares.

El PIB es una medida contable que trata de valorar todos aquellos bienes y servicios que se producen en una economía. No obstante, existen determinados bienes y servicios que no quedan contabilizados dentro del PIB.  Entre los múltiples ejemplos, uno de ellos, serían los servicios en el hogar pues las labores domésticas  son un servicio valorado por el mercado, que de que no está sujeto a una transacción económica o también  aquellas personas que poseen un huerto propio destinado al autoconsumo.

Marc Fortuño

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (15 votos, media: 3,27 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 20 de Julio de 2017 con 20 comentarios

Una de las mayores estafas de la historia

El pasado Marzo se estrenó una película que se me había escapado en su día y finalmente esta semana la he visto. Se trata de Gold (la gran estafa) protagonizada por Matthew McConaughey en uno de esos papeles en los que hace de feo. Y hasta ahí mi crítica.

Esta es su sinopsis según filmaffinity.

Kenny Wells es un fracasado hombre de negocios reconvertido en un moderno explorador, desesperado por tener un golpe de suerte. En un último esfuerzo, Wells se asocia con un geólogo, con la misma poca fortuna, para ejecutar un plan tan descabellado como grandioso: encontrar oro en las profundidades de la inexplorada jungla de Indonesia.

Está basada en un hecho real, el de la empresa canadiense Bre-X Minerals Limited, todo un culebrón que de alguna manera se repite sistemáticamente con otras empresas, quizás porque somos muy propensos a que nos timen.

Bre-X fue una compañía fundada por David Walsh en 1989 dedicada a la minería y a la que no le iba muy bien. En 1993 su suerte cambió cuando entró en contacto con el geólogo Michael de Guzman que afirmó haber descubierto una mina de oro en Papúa Nueva Guinea y para demostralo les envió unas muestras recogidas en la zona.

El descubrimiento atrajo el interés de los inversores de Wall Street, y en una reunión con JP Morgan se estimó que  podría haber hasta 13 millones de libras bajo las tierras compradas en Borneo con un valor estimado en el mercado 70.000 millones de dólares, es decir, casi el 8% de las reservas mundiales.

La reacción en bolsa fue inmediata y sus acciones pasaron de valer 0.3$ a 250$ en unos días y bancos tan prestigiosos (por entonces) como Lehman Brothers no dudó en calificar en diciembre de 1996 a la mina Indonesia “el descubrimiento de oro del siglo

Los Indonesios, como era de esperar, querían también una parte del negocio y su corrupto presidente paralizó los permisos hasta que llegó a un acuerdo para repartirse el botín entre Bre-X (se quedaba con el 45%), Indonesia (40%) y una tercera compañía, la minera Freeport (15%). Pese a este pequeño susto, todos seguía queriendo invertir en esta empresa, era el orgullo de Canadá y ahí metieron su dinero desde cajas de ahorros hasta fondos de pensiones de profesores. Era literalmente oro y no hay valor más seguro.

Los de Freeport, emocionados con tener parte de este tesoro decidieron ir a Borneo y realizar un análisis exhaustivo para comprobar como de grande era el botín.

Y no encontraron oro.

Como todo esto era muy extraño se contrató a un asesor independiente, cuyo informe, que se hizo público el 6 de Mayo de 1.997, decía: “El yacimiento Busang, que pretendía ser el mayor hallazgo de oro de la historia, es un pedazo de tierra sin valor en medio de la jungla de Indonesia“. Ese mismo día, Bre-X se desplomó un 99% en Bolsa en tan solo diez minutos, y a finales de 1.997, fue declarada en quiebra.

Lo que había ocurrido es que el geólogo había “salado las muestras” metido virutas de oro de su anillo de bodas en las muestras que enviaba a analizar.

¿Y cuántas empresas conocemos que “salan sus muestras”? ¿No os recuerda esta historia a la de muchas burbujas (terra, no te olvidamos) en las que nadie se preocupa en analizar realmente el valor de las cosas? ¿Cuántos grandes proyectos pasaron a convertirse en un pedazo de tierra sin valor en medio de la nada?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (37 votos, media: 4,35 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 19 de Julio de 2017 con 32 comentarios

La explotación laboral y la recuperación económica

Desde la mayor de las multinacionales hasta la panadería de la esquina. En cualquier empresa, sea donde sea que esté ubicada y sea cual sea su tamaño, puede aparecer la figura de la explotación laboral.

En un entorno como el que vivimos, con una alta tasa de paro y una altísima precariedad en el empleo, la tentación para el empresario de exprimir un poco más al trabajador (al fin y al cabo, no es sino un coste más de la actividad empresarial) y la debilidad del trabajador que, ante la necesidad de los ingresos, racionaliza y aguanta el trabajar unas horas más sin cobrarlas, o unas condiciones algo más duras o hasta abusos arbitrarios, con el fin de llenar la nevera.

El último ejemplo de abusos lo ha protagonizado Iberia, tras ser multada con 25.000 euros por parte de Inspección de Trabajo, al considerar ésta que el hecho de obligar a las aspirantes a trabajar en la compañía como tripulantes de cabina a hacerse un test de embarazo constituye una falta muy grave de discriminación.

La propuesta de Inspección de Trabajo se basa en unos hechos detectados el año pasado durante uno de los controles contra la discriminación laboral. Aunque la empresa se ha defendido diciendo que se trata únicamente de una medida cautelar “para el bienestar del bebé y la futura madre”, negando que se haya dejado de contratar a ninguna mujer por el hecho de estar embarazada si cumplía con los requisitos exigidos por el puesto. De hecho, la empresa ha argumentado que el año pasado de las seis embarazadas que optaron a un primer puesto en Iberia, cinco fueron contratadas y la empresa ha detallado que se siguen protocolos “muy rigurosos” para su protección.

Sea como la empresa dice o no, el hecho es que la sanción es firme y la empresa ha anunciado que retirará esta exigencia a futuras aspirantes, recayendo ahora sobre las aspirantes la decisión de comunicar o no a la empresa si están embarazadas.

Sin embargo, esto no es sino la punta del iceberg. La realidad es que la necesidad obliga a los trabajadores a aceptar condiciones abusivas ligadas a los puestos de trabajo. Así nos encontramos con eternos becarios, con trabajadores contratados por media jornada que en realidad trabajan 10-12 horas diarias, con asistentas del hogar sin contrato o con trabajadores que son contratados para una tarea pero que acaban desempeñando otra totalmente distinta. Eso, cuando no se trata de ofertas directamente discriminatorias, vejatorias o ilegales. Para más inri, este tipo de ofertas y de explotaciones son mucho más dados a producirse en el sector servicios, en actividades relacionadas con la hostelería, precisamente uno de los motores de nuestra economía.

Si miramos el sector de los agentes comerciales, la cosa puede ser aún peor: en los contratos mercantiles a comisión en los que, si no se consiguen los objetivos marcados por la empresa, el trabajador no cobra nada, el trabajador gasta dinero en transporte, en visitas. Es decir, paga por trabajar.

Rompiendo una lanza a favor de los empresarios, se puede decir que la mayoría de ellos no tienen la intención de explotar a nadie, sólo tienen la necesidad de cubrir sus necesidades laborales ahorrando el máximo de costes posibles. Por un lado, la legislación ya les es muy favorable, ya que, tanto la contratación como el despido se han abaratado mucho tras las medidas del Gobierno para el fomento del empleo.

Pero, además, ocurre que es muy fácil inducir a los trabajadores a situaciones de abuso, primero porque es una práctica muy habitual, y quizás sería de tontos no hacer uso de esta herramienta para reducir gastos si ves que tu competencia lo está haciendo impunemente, y segundo porque este tipo de abusos rara vez se denuncian. El trabajador sabe que si lo hace seguramente obtendrá una reparación… al tiempo que su finiquito. Por lo que, maximizando su beneficio, prefiere aguantar carros y carretas a la espera, bien de tiempos mejores en los que la empresa tenga a bien mejorar las condiciones, bien otra oferta de empleo mejor.

Las consecuencias de todo esto, aparte de la propia precariedad, son el fraude a la seguridad social, y la propia empresa que, contando con un personal descontento y mal pagado, se muestra muy poco receptivo a sentir la empresa como algo suyo, lo que contribuye a una alta rotación de trabajadores y una baja calidad en el servicio prestado por los mismos, lo que cierra el círculo vicioso, le da la razón al empresario y éste continua con su infame política de personal.

Para acabar con estas situaciones, la Inspección de Trabajo es la encargada de vigilar las situaciones de abuso. Pero lo cierto es que es a través de las denuncias como se acaban solventando la mayoría de los conflictos de este tipo. Los trabajadores tienen dos posibilidades de denuncia:

  • La primera abre la vía de, con suerte, evitar las posibles represalias, ya que permite realizar una queja totalmente anónimaa través del Buzón de lucha contra el fraude laboral, donde todo aquel conocedor de algún incumplimiento de la normativa ya sea laboral, de Seguridad Social o de Prevención de Riesgos, puede ponerlo en conocimiento de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Según fuentes del Ministerio de Empleo y Seguridad Social han aflorado más de 5.000 empleos sumergidos desde su puesta en marcha, de los datos se desprende que en tres años el buzón se ha consolidado como un instrumento eficaz de lucha contra el fraude.
  • La segunda posibilidad es presentar denuncia ante la Inspección Trabajo y Seguridad Social.En este caso, la identificación del denunciante es necesaria para el inicio de las actuaciones. Aunque los Inspectores y Subinspectores tienen el deber de considerar confidencial el origen de las denuncias, estando obligados a no revelar la identidad de los denunciantes a las empresas objeto de inspección.
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (24 votos, media: 4,33 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 18 de Julio de 2017 con 57 comentarios

Dan Getler

Dan Getler nació en 1973 en una familia de comerciantes de diamantes israelí hasta el punto que en su juventud antes de ir a la escuela madrugaba para aprender el arte de pulir gemas. Su abuelo emigrado de Rumania, Moshe Schnitzer, le llevaba a sus reuniones para que aprendiera a negociar acuerdos de diamantes y le enseñó un curioso consejo:” Solicita crédito a los bancos sólo cuando no lo necesites y así lo asegurarás para cuando lo necesites ya que si esperas a pedirlo cuando lo necesites, será demasiado tarde”. Su tío, Shmuel Schnitzer, fue presidente de la Federación Mundial de Bolsas de Diamantes. Con estos antecedentes y una fuerza emprendedora que le llevó a no aceptar su herencia sin más, decidió con 22 años empezar a comprar diamantes en bruto en grandes volúmenes y a bajo precio de naciones devastadas por la guerra como Liberia y Angola para revenderlos con altos beneficios en los centros de diamantes más importantes de los EUA., India e Israel.

Congo en 1997 era uno de los cinco principales productores de diamantes en el mundo. En mayo de ese año, los insurgentes liderados por Laurent Kabila, padre del actual presidente, derrocaron al régimen corrupto de Mobutu Sese Seko, un aliado de los EUA que había gobernado durante 32 años. Después de tomar Kinshasa el 17 de mayo, Laurent Kabila se declaró presidente y cambió el nombre del país por República Democrática del Congo. Unos pocos días más tarde Gertler utilizó a un rabino del país para concertar una entrevista con Joseph Kabila, el nuevo jefe del Ejército, hijo del nuevo presidente. Ambos jóvenes hicieron buenas migas, uno era el comandante de decenas de miles de soldados y el otro ya negociaba un volumen de diamantes al año por valor de 2 mil millones de $. Ese primer contacto derivó en más conversaciones y en una entrevista con el padre. El nuevo gobierno congoleño necesitaba efectivo inmediatamente pues la guerra civil no había acabado y Gertler se lo ofreció a cambio de la concesión del monopolio de la venta de diamantes. Usando una combinación de créditos bancarios, herencia, reservas de efectivo y ventas precipitadas de acciones, Gertler logró reunir 20 millones de $ y los envió a la cuenta en Suiza del Banco Central del Congo. Había apostado toda su fortuna por un presidente novato de uno de los países más pobres del planeta que además estaba en guerra.

En enero de 2001 uno de sus guardaespaldas mató a Laurent Kabila y su hijo tomó el poder. Para sorpresa de Gertler, su amigo canceló su monopolio de diamantes pero ni su amistad ni la venta de diamantes (aunque fuera sin monopolio) se acabó. Y es que el nuevo Kabila seguía gobernando un país en guerra, vastas regiones del país estaban bajo el control de grupos rebeldes apoyados por la vecina Uganda y Ruanda y volvió a pedir ayuda a Gertler. Puesto que Kabila padre había tenido entre sus filas luchando al Che Guevara y había derrocado a un dictador amigo de los EUA, era sospechoso de marxista y necesitaba un mediador para reducir fricciones con Washington y conseguir que se adhiriera a un plan de paz que acabara con la contienda. Gertler hizo esa misión y fue clave en los contactos, entrevistándose varias veces con altos ejecutivos de la Administración Bush que concluyeron en la mediación norteamericana para un acuerdo de paz (por cierto muy curioso porque Kabila nombró como ministros a varios de sus enemigos) entre el gobierno y los rebeldes congoleños en 2002 tras millones de muertos en la contienda. Gertler, ¿a cambio? consiguió que por 15 millones de $ la empresa estatal minera de diamantes del país le cediera por 4 años el contrato para la venta del 88% de su producción.

En cualquier caso no fue una excepción, el país estaba sumido en la corrupción y en la necesidad de fondos por lo que se firmaron decenas de acuerdos para explotar los recursos naturales del país con empresas extranjeras, muchas de ellas a precios subvaluados según ha denunciado el Banco Mundial. Tras el acuerdo de paz era más fácil invertir en el país que cuando empezó a hacerlo Gertler: ese es el principal argumento que él y Kabila usan para justificar su trato preferente. Y es que Congo es el país más grande del África subsahariana, con los depósitos más ricos del mundo en reservas de cobalto y grandes cantidades de cobre, diamantes, oro, estaño y coltán, un mineral que contiene el metal tantalio, que se utiliza en electrónica de consumo y Gertler, de una forma u otra, está en todos esos negocios del país y algunos más como petróleo, banca y agricultura. Sus inversiones son muy diversas e internacionalizadas pero nadie duda que gran parte de su fortuna la ha hecho gracias a este país. País que es la nación más pobre del mundo, de acuerdo con un índice de la ONU que mide la salud, la educación y los ingresos. La mayor parte del territorio carece de electricidad y agua corriente y uno de cada cinco niños muere antes de su quinto cumpleaños. Además, numerosos grupos armados siguen desestabilizando el país y en las últimas elecciones -2011- que volvió a ganar Kabila se detectaron irregularidades denunciadas por observadores internacionales. Hoy en día, TransparencyInternational clasifica a sólo una docena de países por debajo del Congo en su Índice de Percepción de la Corrupción.

Gertler es famoso por sus donaciones a organizaciones benéficas muchas de las cuales ofrecen servicios educacionales y sanitarios en el país. Aunque tiene ciertas similitudes con otro empresario polémico, Mittal, aún es más austero ya que Gertler –casado con 9 hijos- rompió con la tradición de su familia y decidió adoptar un estilo de vida ultra-ortodoxo prohibiendo la televisión y los ordenadores en sus casas. A pesar de esta imagen las numerosas denuncias que ONG´s han hecho a Gertler y al proceso por el cual el gobierno le vende empresas estatales a bajo precio a cambio de sobornos se ha visto corroborada por informes de analistas del Deutsche Bank y varias firmas de consultoría internacionales hasta el punto que el FMI en 2012 frenó un programa de ayudas y créditos de financiación al país porque el gobierno le ocultó unos datos sobre unas ventas de empresas estatales en 2011 que éste le había exigido. Y en los famosos Papeles de Panamá su nombre aparece en más de 200 ocasiones…

No hay espacio en este artículo para citar todos los ejemplos de irregularidades si bien sorprende que siendo tantas, este personaje sea tan desconocido para nuestros medios de comunicación más cuando Gertler tiene hoy participaciones en compañías que controlan el 9,6 por ciento de la producción de cobalto del mundo, un material muy estratégico y además es un aliado fuerte de otras multinacionales que cuentan con él cuando quieren invertir en esa zona geográfica. “El Congo necesita gente como nosotros, que vienen a poner miles de millones en el suelo. Sin esto, los recursos no valen nada ” se defiende él pero a la vez no faltan quienes le acusan de hacerse rico a costa de la pobreza de millones de congoleños si bien hay que decir que es el propio gobierno del país el que le proporciona esas condiciones tan ventajosas. Por lo que parece, nadie es inocente en todo esto… excepto los niños congoleños.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (27 votos, media: 4,74 sobre 5)

Escrito por Droblo el 17 de Julio de 2017 con 25 comentarios

La semana en los mercados

Esta es la evolución de la rentabilidad del bono a 2 años alemán

Es claramente el activo con mayor volumen negociado que puede servirnos para intuir la tendencia del Euribor a 12 meses y casi siempre ha habido un claro paralelismo entre ambos pero como podemos observar en el gráfico de esta misma página hay un desacople desde los mínimos marcados en la imagen mientras el Euribor está plano hace semanas en zona de mínimos históricos.

Cuando vemos el repunte de los últimos meses de uno mientras el otro sigue en mínimos históricos lógicamente se disparan las alarmas: ¿Por qué de repente no van en la misma dirección, recuperará de repente el paralelismo y habrá un fuerte rebote del Euribor a 12 meses? Puede, pero no creo que pase hasta fin de año. El motivo que yo veo es que si miramos el calendario de BCE, aunque cada vez más voces hablan de subida de tipos en 2018 por contagio de las alzas de la FED y del crecimiento económico eurozonero, podemos prácticamente confirmar que hasta diciembre de 2018 el mercado va a seguir inundado de liquidez. Como el periodo de 2 años sí coge una gran parte de 2019 es lógico que ante esa expectativa la rentabilidad repunte pero no así el Euribor a 12 meses que no llega hasta aquellas fechas hasta dentro de algunos meses.

Ya hace algunos viernes dije que, aunque creo que ya hemos visto el suelo, no veía un Euribor en positivo hasta el próximo año por el mismo motivo. Antes de diciembre de 2018, salvo que una subida fulgurante del petróleo dispare el IPC, es muy improbable que BCE cambie de política. E incluso después, Draghi ha de estar muy seguro de la recuperación como para arriesgarse no ya a subir tipos, sobre todo a retirar liquidez y dejar de comprar deuda porque algunos de los miembros de la Eurozona pueden encontrarse de repente con problemas de solvencia. Si el mercado descuenta subida de tipos y menor respaldo de BCE a los países más frágiles, el riesgo de otra crisis de deuda como la de 2010 o 2012 aumentaría. De hecho, mi opinión es que es muy posible un crash en Wall Street en los próximos meses que reduzca las perspectivas de crecimiento mundiales para el próximo año y estropearía estas previsiones “optimistas” sobre lo que hará BCE.

Existen futuros del Euribor a 3 meses por lo que también podemos ver lo que el mercado descuenta (que no significa que tenga razón) y es claro: el Euribor a 3 meses actual va a seguir por debajo del -0,30 hasta diciembre del próximo año y a partir de ahí, empiezan las subidas. En el gráfico se puede ver lo que descuentan:

Es decir, que según avance 2018 el Euribor anual irá subiendo porque la expectativa es que según pase el tiempo también el corto plazo esté más alto. Pero si nos fijamos en el diferencial actual (que puede variar, por supuesto) entre el 3 y el 12 meses, podemos encontrarnos a finales del próximo año con un Euribor a 12 meses al ¿+0,20?. Más allá, a lo que descuentan los futuros no les haría ningún caso porque a tan largo plazo ninguna previsión acierta, en cualquier caso son tipos realmente bajos, ni siquiera simplemente descuentan una vuelta a la normalidad pre-crisis. Aunque es fácil acostumbrarse a lo bueno, y todos los hipotecados a tipo variable desearían que los tipos negativos actuales continuaran varios años más, creo que hasta el más optimista sabía que antes o después esto se acabaría. Y si al final aciertan –algo que no es para nada seguro- y hasta dentro de 4 o 5 años no se ve un Euribor a 12 meses por encima del 1%, sería un escenario aún muy positivo e inimaginable para el mayor experto económico hace apenas unos pocos años.

Es este repunte de los tipos de la deuda motivado por los rumores sobre posible cambios de la política monetaria del BCE el próximo año, el principal acicate para los mercados las últimas semanas. Dado que es algo que no pasará hasta dentro de muchos meses parece más bien una excusa para el ascenso de la volatilidad en el precio de los activos típico de estas fechas: un culebrón veraniego. De hecho, las bolsas mantienen el tono positivo y sí, hay un repunte de los tipos de la deuda pero teniendo en cuenta de que venimos de ver tipos negativos en gran parte de las emisiones mundiales, no deja de ser lógico el rebote. Lo único realmente destacable es la fortaleza del € -la excusa es la misma, la idea de un BCE menos expansivo- que ha llegado a estar cerca de 1,15 aunque se haya relajado al final de la semana.

Links.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (15 votos, media: 4,53 sobre 5)

Escrito por Droblo el 14 de Julio de 2017 con 32 comentarios



« Artículos más antiguos

Artículos más nuevos »


Contáctenos - Terminos de uso y cookies