Euribor hoy: -0,124%
 Media mes: -0,117%

Prima de riesgo: 139,6
IBEX35: 10.377,00 (0,04%)


La semana en los mercados

La clave de una elección democrática es que se haga en un contexto de libertad de prensa, sin coacciones de ningún tipo y ofreciendo a los votantes la mejor información y la mayor claridad posible entre las diferentes opciones. La perfección es muy difícil de conseguir (lo acabamos de comprobar en Turquía) pero en España llevamos unas décadas en las que podemos presumir de elecciones democráticas. Sin embargo, hay muchos déficits democráticos. Para mi uno de ellos es la existencia de circunscripciones electorales –de modo absurdo porque los candidatos no defienden los intereses del territorio donde se presentan- que provocan que partidos con más votos tengan menos representación parlamentaria que otros, otro podría ser la falta de listas abiertas pero el que más me molesta es que no se hagan más consultas populares.

A mi me encantan los referendos, consultas directas a los ciudadanos con preguntas claras en las que el censo está llamado a elegir entre un sí o un no. Creo que la calidad democrática de España mejoró tras la votación sobre la Constitución en 1978, la permanencia de la OTAN en 1986 e incluso (a pesar de su baja participación) tras la consulta sobre la Constitución Europea en 2005. Entre generales, municipales, autonómicas, europeas… prácticamente acudimos a votar una vez al año de media. Sin embargo, nadie lo aprovecha para añadir papeletas donde preguntar directamente al votante español qué opina sobre temas que están por encima de la dialéctica de partidos e ideologías como por ejemplo el derecho –o no- a la eutanasia, el aborto o, ahora que está de moda, el tema de la gestación subrogada. No supondría un alto coste y mejoraría nuestra democracia con mayor participación ciudadana directa.

No estoy a favor del Bréxit, creo que es una mala noticia para Reino Unido, para Europa y, lo peor, para España pero cuando Cameron, viendo que había demanda pública sobre el tema, convocó el referendo, me alegré. Nunca está de más preguntar y el hecho de que ganara el Sí aunque el Parlamento estaba a favor del No, demuestra la idoneidad de la consulta ya que se demostró que no es bueno dar por hecho que los diputados saben lo que quieren los votantes sólo porque una vez les votaron. Es cierto que el 51,9% es una mayoría escasa pero es la mayoría y lo democrático es hacerle más caso que al 48,1%. Hay quien cree que un 51,9% es poca mayoría para romper un tratado internacional y a la vez no hace demasiado tiempo estaba abogando porque en España –y en sus autonomías y ayuntamientos- gobierne el partido más votado aunque sólo tenga un 30% de los votos…

Además, el referéndum era consultivo, no vinculante y Cameron podría haberlo obviado pero no lo hizo, demostró su talante democrático, apoyó la voluntad de la mayoría y además tuvo la honestidad de dimitir. May fue la elegida para sustituirle, una política que había hecho campaña a favor del No al Bréxit. Pero fue coherente con la voluntad de la mayoría de los británicos y activó el artículo 50. Ahora convoca elecciones generales y hace muy bien porque es el momento adecuado para que el pueblo decida si está de acuerdo con el rumbo político que está tomando. Por supuesto, ella es política, en mi opinión May –con un gran apoyo según los sondeos- espera recibir un respaldo mayoritario para poder negociar con más libertad el Bréxit y poder asumir con un colchón de tiempo (4 años) suficiente las graves consecuencias económicas que este proceso provocará en sus votantes y la desafección de Escocia. Si como parece el partido conservador gana por una mayoría absoluta aún más amplia que la actual, será la confirmación de que el Bréxit es inevitable. Sé que a muchos no nos gusta pero hay que aceptarlo.

No es la única cita electoral que está de moda esta semana, aparte de la novedosa (la británica del 8 de junio), está la esperada: la primera vuelta de las presidenciales francesas de este domingo. La primera no parece haber afectado a las bolsas si bien ha propiciado un repunte de la libra y del €. En cuanto a Francia, puede que explique que este mes esté resultando bastante discreto para las bolsas porque hay una mínima posibilidad de un grave desenlace: que los dos candidatos más votados sean Le Pen y Mélenchon. Éste, según ha avanzado la campaña, ha conseguido más apoyos a la par que su discurso se ha radicalizado cada vez más. Mientras Fillon y Macron dividen a los conservadores, Mélenchon puede tener la ventaja del voto útil puesto que la izquierda sólo tiene posibilidades con él. Repito que la posibilidad es mínima según las encuestas pero una segunda vuelta entre una candidata anti€ y otro no demasiado europeísta y muy de izquierdas, sería devastador para los mercados el lunes. Si ocurre lo esperado, incluso aunque ganara Le Pen en primera vuelta, en teoría la bolsa debería volver a su tendencia alcista tras las elecciones pero en mi opinión lo mejor es estar fuera no sea que el periodo menos rentable del año –de mayo a noviembre- se adelante una semana.

Y como imagen esta tabla de AFI con la tendencia de mejora en nuestras cuentas públicas que debería seguir durante muchos años para poder reducir la deuda pública

 

Links.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (16 votos, media: 4,13 sobre 5)

Escrito por Droblo el 21 de Abril de 2017 con 53 comentarios

España: La locomotora de Europa y de las economías avanzadas

El FMI se ha visto obligado a revisar las previsiones de crecimiento de España al alza en su último informe Perspectivas de Crecimiento Mundial (World Economic Outlook) dado el dinamismo económico del país, pasando de una estimación del 2,3% hasta el 2,6% . En este informe se destaca también una aceleración del crecimiento mundial, pues se prevé que a economía mundial crecerá a un ritmo de 3,5% en 2017, lo cual representa un aumento frente al 3,1% del año pasado.

En la siguiente tabla podemos ver una comparativa entre las economías avanzadas en el mundo.  Mientras que la previsión de crecimiento para las economías avanzadas sería de un 2% para el año 2017, España lideraría el crecimiento tanto entre las grandes economías europeas como entre los principales países desarrollados a escala global.

Existe un amplio grupo de economistas que afirman que el crecimiento español se debe a factores externos, es decir, debido a los bajos tipos de interés, al euro devaluado y a la caída del petróleo (aunque en la actualidad se encuentra en los 50 dólares). Pues bien, sólo falta con hacer una comparativa entre países para ver que esto no es así. Si bien Francia e Italia crecieron un 1,2% y un 0,9% respectivamente en el año 2016, España creció al 3,2%, en un entorno de incertidumbre política por la formación de gobierno. Y para este año, el crecimiento español prácticamente doblará el crecimiento de Francia y triplicará el de Italia.

Por su parte, el departamento de Research del BBVA también han llevado sus previsiones al alza, estimando que el aumento del PIB español sería de un 3% en el año 2017 y de un  2,7% para 2018. Estas continuas revisiones de del crecimiento al alza se debe principalmente a que los analistas han subestimado  tanto los factores estructurales como los factores técnicos que afectan a la economía española.

En primer lugar, hay que destacar en el gran esfuerzo que se ha hecho desde el sector privado en un proceso desapalancamiento financiero de familias y empresas. Asimismo, la economía ha tenido  la capacidad de limpiar que el exceso de sobrecapacidad de la construcción, enfocándose hacia un modelo orientado a las exportaciones, que en la actualidad implican un 32% del PIB.  La inversión en maquinaria y equipo parece haber salido de la atonía observada durante la segunda mitad de 2016, probablemente impulsada por el extraordinario comportamiento de las exportaciones, tanto de bienes como de servicios.

Sin embargo, existen riesgos tanto externos como internos que hay que valorar… La gran amenaza externa para el proyecto del euro se encuentra en la expansión en las economías avanzadas de movimientos políticos internos escépticos con respecto a la integración económica global.  Un repliegue general hacia el proteccionismo generalizado, llevaría a que todos los países salieran perdiendo.

El riesgo interno lo encontramos en la deuda pública actual que se encuentra en el 100% de PIB . Dado el escenario de burbuja en los mercados de renta fija, cuando la sobrevaloración desaparezca, los intereses de los bonos subirán y por lo tanto será más caro refinanciar el stock de deuda que las Administraciones Públicas han acumulado durante los últimos años.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (24 votos, media: 4,13 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 20 de Abril de 2017 con 34 comentarios

La banca a ras del suelo

Cuando se redacta un contrato entre dos entidades con similares características en cuanto a fuerza legal o económica, por ejemplo, un contrato entre dos particulares, las clausulas y condiciones se pactan entre las partes y suelen ser justas y aceptadas sin más problemas.

Sin embargo, cuando una de las partes es extremadamente poderosa frente a la otra y no tiene más cortapisa, a la hora de negociar, que lo que la estricta legalidad determine, pueden darse, en ocasiones, injusticias, vicios en los contratos y cláusulas abusivas. Seguro que esto suena de algo…

Cuando uno de ellos es una gran empresa lo normal es que el cliente no negocie cada punto del contrato, sino que se tenga que atener a las condiciones tipo que la empresa determina. Con lo cual no puede sino asumir las condiciones impuestas o renunciar al objeto del contrato.

Cuando se trata de un contrato de hipoteca el tema es espacialmente peliagudo, ya que hablamos de contratos que conllevan decisiones que afectan a toda una vida, con gran repercusión sobre el futuro económico del contratante.

Desde la crisis financiera de 2008, que sacó a la luz algunas de las irregularidades de las entidades financieras, como la venta de participaciones preferentes, los jueces parecen más sensibilizados ante los problemas de los usuarios de los servicios de la banca. En sentencias recientes se está comprobando que se exige, no sólo que el contenido de la cláusula sea equilibrado, sino también que el contratante disponga de la suficiente información para comparar el efecto de las cláusulas del contrato.

En España existen entre 1,5 y 2 millones de hipotecas afectadas por la cláusula suelo, que han provocado que los afectados hayan llegado a pagar entre 200 y 400 euros de más en las cuotas en las que les era aplicada, lo que, en ocasiones, ha ocasionado la perdida de la vivienda, y la familia en la calle. Según datos del Banco de España, entre el 30% y el 40% de las hipotecas que se determinan con tipos de interés variable (el 97% ligadas al euríbor), incluyen cláusula suelo.

Esta cláusula nació como un seguro que la banca puso a su inversión: si el tipo de interés de referencia (normalmente el Euribor más un diferencial) descendía de un determinado límite (o suelo), se aplicaba este tipo mínimo para determinar la cuota de la hipoteca. Con esto la entidad se protegía frente a circunstancias tales como los tipos de interés negativos.

El Tribunal Supremo anuló en 2013 las cláusulas suelo de aquellas hipotecas cuyo prestatario hubiera sido mal informado. Con la Ley de Segunda Oportunidad, el Gobierno pidió retirarlas a las familias vulnerables, y que se estaban beneficiando del código de buenas prácticas bancarias, y más tarde a todos los hipotecados. En marzo de 2016, el Juzgado de lo Mercantil nº 11 de Madrid declaró la nulidad de las cláusulas y condenó a 40 bancos y cajas a eliminar las citadas cláusulas de los contratos y a cesar en su utilización de forma no transparente. En principio, esta medida se aplicaría sólo a las cuotas posteriores a la fecha de la sentencia.

Sin embargo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea determinó en su sentencia del 21 de diciembre del año pasado que las entidades deben devolver todo el dinero que los clientes han pagado de más desde el principio y no desde mayo de 2013, tal como fijó el Tribunal Supremo.

Esto motivó la puesta en marcha del Gobierno para habilitar un mecanismo extrajudicial por el que los afectados pudieran reclamar sin colapsar los juzgados. Este mecanismo ha sido el Real Decreto 1/2017 del 20 de enero, de Medidas urgentes de protección al consumidor en materia de cláusulas suelo. Cuyo objeto es “el establecimiento de medidas que faciliten la devolución de las cantidades indebidamente satisfechas por el consumidor a las entidades de crédito en aplicación de determinadas cláusulas suelo contenidas en contratos de préstamo o crédito garantizados con hipoteca inmobiliaria”.

Con la aprobación de este decreto el 21 de febrero se abre una vía extrajudicial de negociación entre entidad y cliente. El consumidor puede dirigir una reclamación a su banco. “Una vez recibida, la entidad deberá remitir al consumidor el cálculo de la cantidad a devolver, incluyendo los intereses o, alternativamente, las razones por las que considera que la reclamación no es procedente. Tras recibir la comunicación, el consumidor deberá manifestar si está de acuerdo con el cálculo y, si lo está, la entidad realizará la devolución del efectivo. Todo el proceso se hará en un plazo máximo de tres meses”. En caso de acuerdo entre las partes el dinero devuelto puede ser entregado en efectivo o bien rebajando la cantidad de la hipoteca.

En caso de desacuerdo se abre entonces el plazo de la vía judicial. En ese caso el banco informaría de que no considera la cláusula como opaca, por tanto, ni siquiera estaría obligado a hacer el cálculo de lo cobrado con la cláusula suelo.

En cuanto a las costas judiciales, se establecen mecanismos que incentivan que la entidad resuelva de forma adecuada y de buena fe. “Si el consumidor demanda a la entidad tras no llegar a un acuerdo en la reclamación extrajudicial y la sentencia que obtiene es económicamente más favorable para él, la entidad será condenada en costas”. Por otro lado, si el consumidor acude a la vía judicial directamente sin usar la reclamación previa y la entidad se allana totalmente antes del trámite de contestación a la demanda, la entidad no será condenada en costas.

El caso es que se calcula que la banca tendrá que devolver entre 8 y 10.000 millones de euros, según las plataformas de afectados y las organizaciones de consumidores y entre 2 y 3.000 millones según la patronal de las entidades bancarias.

El siguiente paso, los gastos de formalización de hipotecas. En los que una nueva sentencia del Tribunal Supremo abre una nueva vía para reclamar a los bancos. Según el supremo los gastos de formalización de la hipoteca (notario, registro, impuestos) deben ser pagados por la entidad bancaria, al menos en parte, y no por el cliente. En una hipoteca media cada cliente podría reclamar alrededor de unos 3.000 € a su banco. Pero de ese camino queda mucho trecho por andar.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (28 votos, media: 3,46 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 19 de Abril de 2017 con 38 comentarios

Políticos

Pedro Antonio Sánchez, último presidente autonómico de Murcia, tiene, hasta el momento, 5 delitos atribuidos por la Fiscalía Anticorrupción: prevaricación, fraude contra la administración pública, falsedad en documento oficial,  malversación de caudales públicos y fraude en subvenciones. Por supuesto no está condenado y la inocencia debe presuponerse pero si existen las suficientes pruebas como para acusarle, ese debe ser motivo suficiente para apartarle de sus responsabilidades políticas. Eso es al menos a lo que se comprometió Rajoy con Rivera. Éste reaccionó insinuando que apoyaría la moción de censura que presentó el PSOE para forzar su dimisión, algo que por fin consiguió. Parece evidente que sin esa presión, que haría perder el gobierno regional al PP, seguiría en el puesto. De hecho, sigue como diputado y como presidente del partido en Murcia. Un caso más que demuestra que no es cierto que Rajoy luche contra la corrupción política (sólo lo hace obligado) y que es, cuando menos, cómplice de ella. Mientras no paran de salir más y más confirmaciones de la financiación ilegal del PP de Madrid. Y es el partido más votado de España.

Ramón Espinar consiguió, gracias a su padre –histórico del PSOE y condenado por las tarjetas black de Caja Madrid- el dinero para un piso de protección oficial por el que firmó en 2007 y recibió en marzo de 2010. Ni un mes después lo vendió ganando unos 20 mil € netos sin haber pasado ni una sola noche en el domicilio, Quedan dudas sobre por qué se lo adjudicaron pero lo cierto es que todo fue legal. El único problema es que el propio Espinar ha despotricado muchas veces contra los que especulan con viviendas y que tengo el convencimiento de que si lo mismo lo hubiera hecho un diputado del PP o de C´s todos los podemitas hubieran pedido su dimisión. En lugar de eso, le arroparon y los militantes le votaron en las primarias de Madrid. Hace unos días le pillaron comprando Coca Cola en el bar del Senado, días después de pedir que fuera prohibida su venta en él. Lo peor es que su líder, Pablo Iglesias, reaccionó afirmando algo que demuestra su clara tendencia dictatorial: “Por eso es mejor prohibirla, para que nadie caiga en la tentación”. ¿Esa es la nueva política, el niño de papá incoherente al que los suyos le ríen las gracias y el líder mesiánico que defiende eliminar nuestra capacidad de elección porque él sabe mejor que nosotros lo que nos conviene? Y millones confían en ellos.

Podría decir muchas cosas también sobre dirigentes del PSOE y de C´s pero para no alargarme mucho voy a hablar de los políticos independentistas catalanes que están haciendo algo de lo más feo que puede hacerse: jugar con la ilusión de millones de personas. Desear que Cataluña sea una entidad política independiente es una opción legítima y para muchas personas es un sentimiento; hacerles creer que la independencia es algo factible en el corto plazo como llevan haciendo algunos desde hace años es cruel. La independencia de Cataluña sólo puede ser factible de forma amistosa y/o legal. Lo primero es harto improbable porque ningún gobierno español va a aceptar hacer a España más pobre, más pequeña y más deshabitada sin  luchar y lo segundo implicaría una reforma constitucional que necesitaría una mayoría parlamentaria también harto improbable. Podrán conseguir promesas de inversiones, o que la justicia condene sólo a inhabilitación lo que debería ser prevaricación –como acaba de pasar con el plebiscito del 9N- pero no van a conseguir la independencia.  Y menos sin ningún apoyo internacional. Y sabiéndolo, han engañado a todos sus votantes. Gabriel Rufián, del partido que todas las encuestas sitúan como el que tiene más intención de voto en Cataluña,  dijo hace 19 meses, junto a otros diputados independentistas: “No hay plan B: 18 meses en el Congreso; ni un día más”. Y ahí sigue, y no es la primera vez que dan plazos y no los cumplen. Siguen mintiendo a sus votantes para mantener sus puestos, siguen conduciéndolos a una gran frustración y aun así, siguen teniendo un gran apoyo.

No tengo nada contra los españoles, he conocido personas de diversas nacionalidades y no creo que seamos peores que otros. Y sí, votamos a corruptos, a mentirosos, a personas que quieren coartar nuestras libertades básicas y que juegan con nuestros sentimientos… pero en todas partes cuecen habas y hay candidatos tan malos como los nuestros gobernando en muchos países. Además, la mayoría de los españoles votamos tapándonos la nariz, no encontramos mejores alternativas y elegimos al que creemos menos malo. Sin embargo, también hay mucha gente que sigue convencida y que confía ciegamente en sus “líderes”, que incluso cambia de opinión sobre algunos temas que han defendido toda su vida cuando ellos apoyan el criterio contrario, que hasta adecuan sus opiniones en política exterior a lo que diga que piensa “su” partido.

El caso de la reacción de tantos ante Trump y Putin es sintomático. Ambos son personajes autoritarios y ultranacionalistas, es decir, que harán lo que sea por sus respectivos imperios sin importarles nada más. Rusia y los EUA –como China- siempre han vetado en el Consejo de Seguridad de la ONU cualquier declaración contra alguno de sus aliados, no se les puede pedir objetividad; tan factible es que uno oculte un ataque de armas químicas ejecutado por un gobierno amigo como que otro lo utilice de excusa para imponer su autoridad y mejorar su popularidad incluso sin pruebas porque el pueblo sirio, como en su día pasó con el vietnamita o el afgano (y por supuesto, el español), es la menor de sus preocupaciones. En mi opinión todos deberíamos tenerles miedo a este par de personajes y sin embargo, es asombroso el número de personas, sobre todo en las redes, que prefieren ser peones de su guerra geopolítica propagandística y los defienden a capa y espada.

Me parece increíble que aún haya tantos que no comprendan que la primera misión de la mayoría de los políticos es mantener su puesto, que lo que hizo Antonio Hernando (defender la abstención días después de defender el “No es no”) para seguir siendo portavoz parlamentario de su grupo es lo habitual, no la excepción. Deberíamos ser escépticos en todo pero especialmente con los políticos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (61 votos, media: 3,87 sobre 5)

Escrito por Droblo el 18 de Abril de 2017 con 43 comentarios

La importancia del mercado del petróleo en una gráfica

El mercado del petróleo es importante, no hace falta ser un genio para darse cuenta de ello. Hace un tiempo publicamos una infografía que mostraba todo lo que se sacaba de cada barril, hoy os muestro una que os hará ver la magnitud que tiene su mercado.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (23 votos, media: 4,00 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 17 de Abril de 2017 con 22 comentarios

La breve historia de una crisis de los 80

En el año 1983 había una industria de moda, con crecimientos exponenciales, fusiones, subidas en bolsas y grandes expectativas. Desgraciadamente demasiadas empresas se unieron a esa tendencia creando productos de muy baja calidad en un mercado que comenzaba a dar síntomas de saturación. Muchos intentaron sacar beneficios de esta burbuja con malos productos lo cual propició una pérdida de confianza de los consumidores llevándose por delante a las pocas empresas que realmente innovaban y hacían las cosas bien. El sector se fue a pique y estuvo a punto de desaparecer.

Al tratarse de un producto de gran consumo  hizo también bastante daño al comercio, hasta entonces tal eran las expectativas que las tiendas acumularon mucho stock que después no pudieron devolver ya que la mayoría de los fabricantes habían cerrado. Así que decidieron bajar drásticamente los precios pero ni eso les ayudó. La mercancía era muy mala y el público estaba muy desencantado.

Por tanto nos encontramos en un panorama en el que los consumidores han perdido la confianza en un producto, los comercios se han sentido engañados y las grandes corporaciones que compraron las empresas punteras tienen pérdidas de cientos de millones de dólares. Los pocos pequeños fabricantes que quedaban cerraron. Para entender la magnitud de esta crisis basta con mencionar que su facturación pasó en 1982 de 3.000 millones de dólares a solo 100 millones en 1983.

¿Y de qué industria se trata?

De una que facturó en 2016 más de 90.000 millones de dólares (más de 1.000 millones en España). La industria del videojuego.

A finales de los 90 ocurrió algo similar con las tecnológicas y las .com, a día de hoy Apple, Google (Alphabet), Microsoft y Amazon.com son 4 de las 5 mayores empresas por capitalización bursátil en el mundo.

Como veis las crisis son cíclicas, hacen daño y dejan muchas bajas. A veces sirve para acabar con un sector entero y otras para realizar una purga necesaria para sacarse de encima a las sanguijuelas que acuden exclusivamente a obtener beneficios a costa de productos de baja calidad y engañando al cliente. Ningún sector se libra de ella y recientemente lo hemos vivido en la industria financiera y en la inmobiliaria. Quizás, de todas la crisis que hemos vivido en los últimos años la actual se caracteriza y diferencia por afectar a un sector “sistémico” (capaz de dañar el resto de la economía) pero viendo lo que ha ocurrido anteriormente no pierdo la esperanza de que a largo plazo vemos como los que hacen las cosas bien salen reforzados…

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (31 votos, media: 3,68 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 13 de Abril de 2017 con 10 comentarios

5 novelas distópicas que están de moda este año… y con razón.

La llegada de Donald Trump a la presidencia de los EEUU disparó las ventas de la novela 1984, tanto que la editora tuvo que imprimir 75.000 ejemplares más. En su versión e-book actualmente se encuentra en el número doce de los más vendidos de ficción. Algo que no está mal para tratarse de una novela de más de cincuenta años.

Esta es s quizás la más famosa de las ficciones “distópicas” en las que el futuro no es tan bonito como nos gustaría, ni tampoco es la única que se ha disparado en ventas tras el tormentosa actualidad política que vivimos.

Estas son 5 novelas distópicas que están de moda… por alguna razón.

Fahrenheit 451 de Ray Bradbury

Guy Montag es un bombero y el trabajo de un bombero es quemar libros, que están prohibidos porque son causa de discordia y sufrimiento. El Sabueso Mecánico del Departamento de Incendios, armado con una letal inyección hipodérmica, escoltado por helicópteros, está preparado para rastrear a los disidentes que aún conservan y leen libros.

¿Por qué está de moda?

Pese a ser un libro de 1953, la visión de Bradbury es asombrosamente profética: Una sociedad dominada e indiferente que se dirige hacia la nada. Lavado de cerebro mediante pantallas de televisión que ocupan paredes y exhiben folletines interactivos, unos auriculares transmiten a todas horas una insípida corriente de música y noticias, en las avenidas los coches corren a 150 kilómetros por hora persiguiendo a peatones; y el cuerpo de bomberos, auxiliados por el Sabueso Mecánico, rastrea y elimina a los disidentes que conservan y leen libros.

1984 de George Owell. 

Inquietante interpretación futurista basada en la crítica a los totalitarismos y a la opresión del poder, situada en 1984 en una sociedad inglesa dominada por un sistema de “colectivismo burocrático” controlada por el Gran Hermano. Londres, 1984: Winston Smith decide rebelarse ante un gobierno totalitario que controla cada uno de los movimientos de sus ciudadanos y castiga incluso a aquellos que delinquen con el pensamiento. Consciente de las terribles consecuencias que puede acarrear la disidencia, Winston se une a la ambigua Hermandad por mediación del líder O’Brien. Paulatinamente, sin embargo, nuestro protagonista va comprendiendo que ni la Hermandad ni O’Brien son lo que aparentan, y que la rebelión, al cabo, quizá sea un objetivo inalcanzable. Por su magnífico análisis del poder y de las relaciones y dependencias que crea en los individuos, 1984 es una de las novelas más inquietantes y atractivas de este siglo.

¿Por qué está de moda? 

Términos como “Gran hermano” aplicados a la falta de privacidad que tenemos y la constante vigilancia nos han hecho mirar con recelo a esta novela durante muchos años. Ahora además hay que sumar otros conceptos allí descritos como el “ministerio de la verdad” la entidad encargada de difundir la “versión alternativa” del poder fuese cual fuese la verdad

En la era de la llamada postverdad, términos acuñados por Orwell en su novela como “neolengua” o “doble pensar” se hacen más vigentes que nunca. A ellos hay que sumarle, naturalmente, “hechos alternativos”.

En un artículo del New York Times Michiko Kakutani habla de la «era de la post-verdad»: las noticias falsas son más fáciles de difundir que nunca gracias a Internet y a través de los medios de comunicación de masas es posible influenciar a la sociedad hasta el punto de decidir el resultado de unas elecciones democráticas.

El cuento de la criada de Margaret Atwood

Tras el asesinato del presidente de los Estados Unidos y la mayoría del Congreso, se instaura un régimen teocrático en los Estados Unidos (una vuelta a los valores puritanos), que desde ese momento pasan a ser conocidos como la república de Gilead. En esa nueva sociedad, muchos de los valores contemporáneos, si no son todos, quedan olvidados. La mujer pasa a un segundo plano, siendo única y exclusivamente un objeto cuyo valor está en sus ovarios, pues hay un problema en cuanto a la fertilidad en Gilead.

Por qué está de moda

Según la autora están de vuelta los valores puritanos del siglo XVII de la nueva inglaterra en el que la mujer estaba muy abajo en la jerarquía. A raiz de las diversas marchas protagonizadas por mujeres contra Dondal Trump. muchas (y muchos) así lo creen.

Un mundo feliz de Aldous Huxley,

En este libro visionario escrito en 1932, Aldous Huxley imagina una sociedad que utilizaría la genética y el clonaje para el condicionamiento y el control de los individuos. En esta sociedad futurista, todos los niños son concebidos en probetas. Ellos son genéticamente condicionados para pertenecer a una de las 5 categorías de población. De la más inteligente a la más estupida: les Alpha (la élite), los Betas (los ejecutantes), los Gammas (los empleados subalternos), los Deltas y los Epsilones (destinados a trabajos arduos). “El mundo feliz” describe también lo que seria una dictadura perfecta que tendría la apariencia de una democracia, una cárcel sin muros. Un sistema de esclavitud donde, gracias al sistema de consumo y el entretenimiento, los esclavos “tendrían el amor de su servitud”.

¿Por qué está de moda?

Los “bebés con tubos de ensayo” han estado con nosotros durante casi tres décadas, mientras que las últimas técnicas de edición genética plantean preguntas éticas que Huxley llevó a conclusiones escalofriantes. La novela también muestra un mundo de ocio y distracción que deriva en una disminución dramática en la participación electoral en el “mundo libre”.

Eso no puede pasar aquí de Sinclair Lewis

Es una sátira política en la que se describe la América rural y provinciana que surge tras el crack bursátil de 1929. Los personajes y los hechos que se relatan en la novela son como juegos de espejos de los reales en una América en la que Roosevelt pierde las elecciones presidenciales, y un partido totalitario toma el poder en un momento decisivo de la historia del siglo xx, con el auge de los totalitarismos en Europa y el New Deal aún sin terminar de implantarse.

La novela cuenta la historia del director de un periódico de Vermont, Doremus Jessup, y de su oposición al candidato a la presidencia Buzz Windrip, quien detrás de un discurso populista y demagógico, sustentado por los supuestos ideales americanos, oculta su verdadera intención de crear una sociedad totalitaria a imagen de las europeas pero con rasgos norteamericanos.

¿Por qué está de moda?

Aunque se escribió para reflejar el auge del fascismo en Europa, muchos han encontrado cierto paralelismo con el presidente Trump, incluyendo su apelación a la raza así como su popularidad con los votantes de la clase trabajadora que sienten se han quedado atrás.

Quizás el título de esta novela resume el sentimiento que tengo al ver las otras 4. Esto no puede pasar aquí…. hasta que pasa.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (22 votos, media: 4,32 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 12 de Abril de 2017 con 46 comentarios

De cómo el exceso de turismo mata a una ciudad

Ya desde hace años la ciudad de Venecia se halla gravemente enferma. Al progresivo crecimiento de las aguas que provocan el hundimiento de la propia ciudad se une desde hace un tiempo una enfermedad derivada de su propio éxito: a la ciudad la está matando el turismo.

Hasta 200.000 turistas visitan cada día sus rincones. El preocupante aumento de cruceros de grandes dimensiones, de más 40.000 toneladas y con 15.000 personas a bordo, que llegan a la ciudad y que están deteriorando seriamente sus condiciones medioambientales y la calidad de vida de sus ciudadanos, da lugar a serios conflictos en la ciudad. La transformación del tejido productivo de la misma está consiguiendo que sea un lugar imposible de vivir. Se cierran comercios de todo tipo para la apertura de establecimientos enfocados hacia el turista, de modo que, donde había panaderías, ferreterías, farmacias o tiendas de comestibles, ahora hay tiendas de recuerdos, bares y restaurantes.

El problema es especialmente grave si se mira el sector de la vivienda. Por un lado, el creciente número de extranjeros que quieren poseer una vivienda en Venecia, por prestigio, porque la ciudad les gusta, etc. El caso es que esa vivienda está desocupada la mayor parte del año. Por otro, la transformación de edificios en hoteles, pensiones y demás modalidades y, sobre todo, el alquiler de pisos a turistas, o alquiler vacacional, ha encarecido de tal modo la vivienda en la ciudad que es imposible para los aborígenes encontrar un lugar digno en el que vivir.

La consecuencia de todo esto es que la ciudad está perdiendo población a un ritmo comparable al de la epidemia de peste de 1.630. En 1.951 la ciudad presumía de 174.808 habitantes. En diciembre del año pasado, la cifra era de 54.926 habitantes, y disminuyendo.

Este problema, como tantos otros que aquí no sabemos prever con la debida antelación ha llegado a nuestro país. Y, donde seguramente más grave es la situación, es en nuestra joya turística. La falta de vivienda en Ibiza está empezando a alcanzar el dramatismo.

De hecho, no son pocos los trabajadores de la temporada que han de pasar buena parte de la misma durmiendo en parques, en balcones (alquilados a 500 euros/mes) o en la calle hasta que logran acomodarse en algún piso patera. El colmo el anuncio en un portal inmobiliario de una furgoneta como vivienda por 650 euros/mes, más otros tantos de fianza. El anuncio incluye perlas como “playa a 10 metros” o que “para ducharse hay una red de gimnasios por toda la isla”. Es por esto que las primeras medidas ya se han puesto en marcha para evitar situaciones tan rocambolescas como que hasta los refuerzos de temporada de la Policía Nacional o de los servicios sanitarios tengan problemas para encontrar hospedaje.

Por eso, son muchos los ayuntamientos los que ya se han puesto en marcha para impedir que la especulación acabe dañando la propia esencia de la ciudad.

Madrid, sin ir más lejos, ha comenzado la batalla contra los pisos turísticos ilegales. Que sólo se contratan de particular a particular y que sólo alquilan a turistas, pudiendo dejar la vivienda vacía el tiempo que sea necesario porque no les interesan inquilinos de larga estancia. Este negocio conlleva una drástica disminución de la oferta y el aumento de los precios del alquiler. Eso sí, no se enfrenta todavía a plataformas como AirBnB o plataformas similares.

Más lejos ha llegado Ada Colau en Barcelona. Tras haber ampliado la moratoria existente para la concesión de nuevas licencias hoteleras y la apertura de albergues u otros complejos hasta julio de 2017 (algo que ha provocado la paralización de 38 proyectos y pérdidas estimadas en 3.000 millones de euros), centra ahora la lucha contra el alquiler vacacional en todas sus variantes. Por esta razón, desde el Ayuntamiento se ha reforzado la inspección contra viviendas turísticas ilegales, ampliando el personal y pidiendo ayuda a los propios vecinos. Y así, se cuentan por miles los expediente e inspecciones contra viviendas turísticas ilegales. Pero, aunque Colau prometió perdonar la multa a los infractores si cedían las viviendas al consistorio durante tres años, por el momento no ha conseguido que ninguno de los sancionados acepte su propuesta.

En cuanto a Baleares, el otro gran foco de esta actividad, ha comenzado también su propia batalla. Para empezar, se prohibirá en Palma el alquiler vacacional en viviendas plurifamiliares, y los propietarios que lo practiquen se expondrán a unas multas de 40.000 euros. Esto es así después de conocerse que entre 15 empresas controlan el 10% del alquiler turístico de la ciudad. Siendo el problema de especial gravedad si se tiene en cuenta que la ciudad ha experimentado un incremento de los precios del alquiler en el último año del 7,4%, el más alto en toda España.

El caso es tras la modificación del Gobierno de la Ley de Arrendamientos Urbanos en junio de 2013, que dejó fuera a las viviendas dedicadas al alquiler vacacional, las Comunidades Autónomas tratan de establecer nuevas normativas para legislar un mercado incipiente que busca salir de la alegalidad. En la actualidad, cada autonomía legisla de una manera diferente y algunas, como Baleares, han restringido hasta prácticamente prohibir esta forma de alquiler. Detrás de estas restricciones se encuentra, sin duda, el lobby hotelero que ve cómo el alquiler turístico le va arrebatando cada vez mayor parte de la tarta.

Por otro lado, la Federación Española de Asociaciones de Pisos Turísticos (Fevitur), tampoco anda quieta, y solicitó en noviembre del año pasado el amparo de la Comisión Europea ante la situación de indefensión que están teniendo bajo las actuales normativas autonómicas y locales sobre la regulación del alquiler vacacional. La patronal defiende las viviendas de uso turístico como una actividad complementaria y no competitiva al sector hotelero y considera inadecuada la calificación urbanística terciaria en lugar de la calificación en suelo residencial que sugieren algunas normativas autonómicas y finalmente, cuestiona la dispersión normativa en las comunidades autónomas que dificulta la unidad de mercado prevista en las normas comunitarias.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (34 votos, media: 4,41 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 11 de Abril de 2017 con 33 comentarios



« Artículos más antiguos

Artículos más nuevos »


Contáctenos - Terminos de uso y cookies