Políticas grises

españaLos datos económicos de España en 2015 han sido espectaculares. Por varios motivos pero los dos principales son: que destacan sobre nuestros vecinos y que han ocurrido contra la lógica económica imperante en el mundo ya que ha habido crecimiento y creación de empleo sin inflación y con bajo gasto público. Por supuesto que todas las cifras tienen sus puntos oscuros, y las españolas recientes seguramente más, pero es que siempre es así: muchos no recordarán cuando en plena expansión económica, al comienzo de este siglo, cada vez que salía un buen dato había un pero que ponía algún economista o algún periodista y por supuesto la oposición. Recuerdo al PSOE criticar el superávit presupuestario del gobierno del PP en 2003 y al PP criticar la tasa de paro de 2006, que supuso un mínimo en décadas, lograda por un gobierno del PSOE, con el argumento de que más del 30% de los contratos de trabajo eran temporales (hoy son el 25%). Pero más allá de la anécdota, nunca jamás vamos a encontrar un dato económico al que alguien no le ponga alguna pega. Es sano, debemos tener espíritu crítico y valorar los riesgos y no caer en la complacencia.

Y por supuesto, como hemos comentado aquí muchas veces, los de 2015 tienen muchas pegas –aquí, y en Italia y en los EUA y en la China popular …- y lo positivo debe mucho al aumento de la deuda y al BCE que nos permite colocarla a precios irrisorios para nuestro riesgo país… aunque eso no nos debe llevar a desprestigiar el enorme esfuerzo que la sociedad española –el gobierno de turno muchas veces resta en lugar de sumar pero bueno, podemos ponerle también algo de mérito aunque nunca el principal- ha hecho para conseguirlo. Claro que hace falta mucho más pero la debacle de 2008 a 2013 –año en el que cambiamos de tendencia- ha sido tan fuerte que las heridas durarán muchos años más, es muy difícil ir más rápido; quien crea que esto se resuelve en menos de una década es un ingenuo, y aún lo es más quien pretenda que se puede salir de esta crisis con sueldos altos y mejores servicios sociales cuando nadie, ni los que has tenido una recesión más leve, han conseguido eso en nuestro entorno económico. Este gráfico de afiliados a la Seguridad Social del profesor Combarro ejemplifica muy bien el momento del cambio y cómo de lejos estamos aún de salir de la crisis:

CaMqgPtWkAA5BaB

La manía de algunos de criticar por ideología es absurda porque cualquier gobierno, fuera del PSOE, de C´s o de Podemos, presumiría de las cifras macro españolas de 2015, y es infantil criticar simplemente porque han ocurrido con un gobierno del PP. Nadie dice que no hubieran podido ser mejores con otros gobernantes pero eso no lo sabemos, lo que sí sabemos es que a día de hoy la economía española va en la dirección correcta y es importante que la inercia continúe en 2016. Y el principal obstáculo para que eso pase no está en el contexto internacional o en la errada política de la Eurozona como en otras ocasiones sino en la inestabilidad política interna, inestabilidad que se podía pensar ha sido generada por el resultado electoral pero que creo es más fruto de la poca capacidad de nuestros políticos de hacer política que de la voluntad de los votantes. El bipartidismo les ha acostumbrado a que la mayorías sean claras y ahora que no las hay son incapaces de pactar como hacen en otros países desarrollados. Lo normal en países de nuestro entorno es llegar a consensos y que haya gobiernos de varios, incluso siendo partidos opuestos. Siempre se pone como ejemplo, por su buen desempeño, la coalición alemana entre conservadores y socialdemócratas pero yo prefiero citar el caso griego: Syriza, el partido con poder más a la izquierda de los que hay en la UE, gobierna junto a ANEL, un partido que ideológicamente se sitúa a la derecha de Ciudadanos, y un socio tan leal que apoyó a Tsipras tanto en su enfrentamiento con Bruselas como ahora que acata sus exigencias. Así pues, no es tan raro. Los de España se empeñan en su blanco o negro y no exploran los grises, esas zonas donde se puede llegar a un acuerdo cediendo por un lado y por otro.

Personalmente detesto al PP sobre todo por su complicidad con la corrupción, al PSOE por su ineficacia tanto gestionando (con ellos vivimos no hace tanto la peor legislatura de la historia de la democracia española) como en la oposición (se han dejado robar millones de votos por Podemos en gran parte por el error de pactar con ellos en muchos sitios tras las locales, dándoles un crédito como posibles gobernantes que no se merecen) aparte de que tampoco están libres de corrupción y a Podemos porque no me fío de ellos, su líder es autoritario y despreciativo hacia los rivales y las medidas que anuncian empeorarían mucho la economía del país. Creo que los menos malos son Ciudadanos -aunque tampoco me convencen- porque no me parecen ni radicales ni corruptos y además se han ofrecido a ayudar a la gobernabilidad sin pedir cargos ni insultar a nadie, no como otros. Los demás están forzando con sus actitudes a que haya nuevas elecciones y ese es un gran riesgo para la economía española, incluso más que un posible acuerdo del PSOE y Podemos. ¿Por qué? Porque la inestabilidad se alargaría en el tiempo y el desenlace previsto no será muy diferente y seguirá sin haber mayorías claras. De hecho, el único cambio notable que puede ocurrir es que Podemos, si consigue convencer a IU de presentarse junto a ellos y las confluencias (lo que no debería ser muy difícil ya que IU tiene casi un millón de votos que en solitario suponen 2 diputados y con Podemos podrían ser más de 10), consiga más votos (e incluso quizás más diputados) que el PSOE. Y eso complicaría aún más el panorama.

Pero incluso si se arreglara la formación de un gobierno en Madrid, la inestabilidad política no desaparecería del panorama debido al tema catalán. Y para solucionarlo hace falta hacer política, volvemos al tema que comenté antes de buscar las zonas grises en lugar del empecinamiento actual. Por ejemplo el debate sobre si es posible que una parte de España decida sobre algo que afecta a todos los españoles, es decir, el famoso referéndum de autodeterminación, es irresoluble. Pero en política hay que ser listos y en lugar de instalarse en la negación resulta que se podría hacer un referéndum y que sea sólo consultivo o que la pregunta sea difusa como “¿estaría de acuerdo en empezar un proceso de…?” y así esquivar el veto constitucional. Yo ya propuse hace dos años, cuando salió la consulta –luego declarada ilegal- del 9N, que para sustituirla lo mejor era que el gobierno propusiera establecer una serie de preguntas a la población cada vez que hubiera elecciones –sean locales o generales- en las que los españoles pudiéramos opinar sobre temas que trascienden las ideologías políticas, temas tales como la ley del tabaco, la despenalización del aborto, los festejos taurinos… y, por qué no, la opinión sobre si una autonomía puede elegir secesionarse de España sólo con los votos de dicha autonomía. Se pregunta a todos, se abre un debate, se gana tiempo y se da la impresión de que se avanza.

Y seguro que hay más propuestas que puedan caber en una zona intermedia donde se pueda pactar, los diferentes bandos cedan en algo y todos rebajen pretensiones en busca de una solución que sea la mejor para el conjunto de la sociedad. Para eso deberían servir los políticos que elegimos, no para que intenten quedar siempre por encima de sus rivales.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (49 votos, media: 3,86 sobre 5)

Escrito por Droblo el 8 de febrero de 2016 con 59 comentarios

Noticias de idealista:

La viñeta de la semana

338-euribor-tuiter

Más viñetas en la categoría de “Humor” del blog

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (15 votos, media: 3,07 sobre 5)

Escrito por jrmora el 6 de febrero de 2016 con 1 comentario

La semana en los mercados

panicoNormalmente para hacer inversiones en bolsa, los momentos actuales son ideales ya que suele ocurrir que en momentos de pánico el que dispone de liquidez puede comprar a precios atractivos y vender cuando vuelve la calma. Por desgracia el típico inversor bursátil casi nunca está en liquidez al 100% sino enganchado en algunos valores, no ha ejecutado un stop de pérdidas para limitarlas y seguramente hasta se haya doblado o triplicado en la misma acción según iba cayendo en lugar de esperar pacientemente. En general, esas inversiones pasan a ser de largo plazo y suelen tener más coste por la oportunidad que se pierde al no disponer de efectivo para comprar en mínimos y por los meses –o años- que ese capital está inmovilizado que por la pérdida en dinero que, al cabo del tiempo, suele (aunque no siempre) recuperarse. Aun así, es una pena que ocurra con tanta frecuencia.

El motivo por el que la mayoría nunca ejecuta un stop de pérdidas es psicológico, está estudiado que en el ánimo pesa mucho más perder un 10% que ganarlo, aunque la cantidad de dinero en juego sea la misma. Esto lleva a que la gente, por no sufrir la sensación de pérdida, se auto-engañe diciendo que mientras no vende no pierde (cuando su patrimonio sí se ha reducido) y prefiere arriesgarse en una misma posición una y otra vez antes que vender y esperar que baje más para comprar. Normalmente hay a quien le pasa esto pero no está preocupado, entiende que es algo coyuntural y que es sólo cuestión de tiempo. Por desgracia a veces no es así como saben por ejemplo los que compraron en 2011 Bankias a 45€ (ahora en torno a 0.90) o en 2007 acciones de la Banca Monte dei Paschi di Siena a 100€ cuando ahora están sobre 0.60€. Y hay muchos ejemplos más. Pero también los hay que lo pasan mal, que les afecta en el día a día ver que tienen unas Santanderes compradas hace unos meses a 7€ y que ahora no pueden venderlas ni a 4€.

La decisión de meter parte de los ahorros en una inversión de riesgo puede sea muy positiva para el bolsillo con el tiempo pero también puede que quizás no merezca la pena por el sufrimiento que algunos viven en tiempos como los actuales. Eso debe valorarlo cada uno, yo prefiero dejar de ganar y no arriesgarme, a ver cómo mis ahorros menguan aunque por culpa de no haberme arriesgado no crezcan si el mercado sube; otros, como dije, son capaces de aguantar con estoicismo que la acción que tienen comprada baje y baje y no les cambia el ánimo. Pero si alguien es de los que lo pasan tan mal cuando pierden que les influye en el ánimo ¿merece la pena la bolsa? Yo creo que no.

El problema es que más de uno a día de hoy me dará la razón pero si la bolsa vuelve a subir y recuperan toda la pérdida, entonces les habrá cambiado el ánimo y la opinión sobre esto. Y lo sé porque he visto esto muchas veces: el típico que cuando pierde se dice que en cuanto recupere lo perdido no volverá a invertir en bolsa y que luego, cuando se quita el “pille”, cae en la tentación de volver a lo mismo. Me parece muy bien, que cada uno haga lo que quiera pero mi consejo es: si lo vas a pasar mal cuando te toque perder, y a todos nos toca perder alguna vez, olvídate de la bolsa. Lo importante es ser feliz y bastantes inconvenientes ofrece nuestra vida diaria como para estar sufriendo, voluntariamente, por algo más.

En cuanto a la semana en las bolsas, tras un cierre negativo de enero pero lejos de mínimos, se esperaba un febrero más positivo y la palabra es decepción no porque se hayan visto bajadas espectaculares en conjunto, es que son más acusadas en Europa –y en el Ibex- que en Wall Street donde la temporada de resultados en general ha gustado y la inquietud es más por las previsiones. Febrero ha empezado con un pesimismo en la Eurozona similar a como empezó el año, sólo que en un nivel de precios mucho más abajo, y con los bancos europeos haciendo mínimo tras mínimo a pesar de todas las recomendaciones alcistas de los analistas y el mejor tono de la bolsa norteamericana. El sectorial bancario en Europa no deja de restar y ya ni siquiera los rumores para limitar la producción de petróleo consiguen levantar a los índices con lo que el panorama sigue complicadísimo para los activos de riesgo. Curiosamente, en una semana mala para la renta variable mundial, el valor que por capitalización bursátil es el más grande, Google, ha marcado nuevos máximos históricos. Por otra parte, el €, contra lo que sería lógico tras las intenciones declaradas de Draghi de más medidas, se ha apreciado en lugar de debilitarse pero es por efecto del $, que ha perdido fuerza ante la expectativa de una menor subida de tipos en los EUA este año por la ralentización económica que se empieza a notar allí.

Como imágenes, y para cambiar de tema, un par de datos que creo pueden ser interesantes: de qué países importamos el crudo y el gas

 

CZoSkDVWIAEul0N CZoSzHXWEAACy4fLinks.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (22 votos, media: 4,36 sobre 5)

Escrito por Droblo el 5 de febrero de 2016 con 59 comentarios

¿Tienen sentido las tasas negativas en los depósitos?

Negative-Interest-Rates-1El Banco de Japón acaba de aprobar que la tasa de depósitos a un día se situé en el -0,10%. Esta medida, no es una novedad en política monetaria, el propio BCE fue el primer gran banco central que adoptó este tipo de medidas de política monetaria en 2014. El objetivo de esta medida es disuadir a las entidades bancarias de depositar su exceso de dinero en efectivo en los bancos centrales.

Que las tasas de interés se encuentren en terreno negativo puede sonar como una contradicción. Después de todo, las tasas de interés son generalmente asociadas a una valoración positiva de la capital. Sin embargo, los países recurren a las tasas de interés negativas por una serie de razones como es reducir el riesgo de deflación o inflación baja, “estimular” el gasto y ganar competitividad vía hundimiento de divisa. En tales casos, la tasa de interés representa el coste de almacenamiento de grandes cantidades de dinero en efectivo en poder de los bancos para los inversores institucionales.

Las tasas de interés negativas son un gran incentivo para pedir prestado, es difícil entender por qué alguien estaría dispuesto a pagar por prestar teniendo en cuenta que el prestamista es el que toma el riesgo. Aunque aparentemente inconcebible, puede haber momentos en que los bancos centrales ya no saben qué hacer y actúan a la desesperada.

Durante la década de 1970, Suiza implementó una serie de tasas de interés negativas para detener la afluencia de cuentas en el extranjero. En aquel entonces, existía un escenario geopolítico verdaderamente agitado con Oriente Medio y el conflicto estadounidense en Vietnam que dió lugar a la compra en el franco suizo como valor refugio. En respuesta, a la apreciación del franco suizo, la autoridad monetaria respondió con tasas a los depósitos en negativo.

No obstante hay que valorar la otra cara de la moneda de este tipo de medidas. En teoría, las tasas de interés negativas deben ayudar a estimular la actividad económica y evitar la una espiral deflacionista, pero las autoridades deben ser cautas porque hay varias maneras en que una política de este tipo podría ser contraproducente . Dado que los bancos tienen ciertos activos como las hipotecas que, por contrato , están ligados a la tasa de interés, tales tasas negativas podrían reducir los márgenes de beneficio hasta el punto en que los bancos están realmente dispuestos a prestar menos.

Por otra parte, no hay nada que impida a los depositantes de retirar su dinero en efectivo y como se suele decir “ponerlo bajo el colchón”. Si bien la amenaza inicial sería una fuga de capitales, la fuga de dinero en efectivo del sistema bancario en realidad podría conducir a un aumento en las tasas de interés, que curiosamente sería el efecto contrario del que las tasas de interés negativas se supone que deben alcanzar.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (29 votos, media: 4,31 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 4 de febrero de 2016 con 42 comentarios

Así ha cambiado el mundo en 10 años

diezRecientemente este humilde blog cumplió 10 años, no sé la fecha exacta en la que nació ya que por inútil borré los primeros artículos así que el más antiguo que tengo es uno titulado “Hipotecados de por vida” del 10 de Enero de 2006. En él comentabamos una nueva hipoteca lanzada por la caja vasca BBK que financiaba el 100% del valor de la casa a 50 años. Lo normal.

Por entonces el Euribor estaba al 2.833%, el IBEX en el 11.202,500 (y cerró el año por encima del 14.000) y la tasa de desempleo ligeramente por encima del 8%. En definitiva, estabamos todos hipotecados hasta el cuello pero eramos felices.

Realmente en 10 años no suelen ocurrir demasiadas cosas, todo suele seguir su tendencia que se desvía ligeramente a causa de algún acontecimiento inesperado.

Pero esta vez ha sido distinto y un enfoque interesante para comprobarlo es el de la evolución de las 10 empresas más grandes del mundo en esta última década (datos de Diciembre de 2015) y como las tecnológicas han quitado el sitio a lo grandes bancos y desplazado a las petroleras. Todo un síntoma de como la sociedad y la economía ha evolucionado en tan poco tiempo.

Dedicarle un poco de tiempo a este cuadro, porque merece la pena (a día de hoy Alphabet vale más que Apple)

w1024

La fuente de los datos es su capitalización bursátil así que posiblemente la mayor empresa del mundo de hoy sea la petrolera estatal de Arabia Saudí, Aramco con un valor de mercado de 3 billones (europeos) de dólares casi seis veces más que Apple o Google (Alphabet). Tanto ha cambiado el mundo que Arabia Saudí está evaluando, casi a la desesperada, sacarla a bolsa.

Curiosamente hay algo que apenas ha cambiado y es la lista Forbes con los más ricos del mundo.

Los 5 más ricos en el 2005

  1. William Gates III
  2. Warren Buffett
  3. Lakshmi Mittal
  4. Carlos Slim Helu
  5. Prince Alwaleed Bin Talal Alsaud

Los 5 más ricos en el 2015

  1. William Gates III
  2. Carlos Slim Helu
  3. Warren Buffet
  4. Amancio Ortega
  5. Larry Ellison

Como veis muchas cosas han cambiado… mientras otras siguen prácticamente igual.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (40 votos, media: 4,05 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 3 de febrero de 2016 con 63 comentarios

La larga espera

Rajoy-SanchezCon el segundo asalto de las consultas para la formación de Gobierno en marcha, nadie duda a día de hoy de que la incertidumbre política está empezando a hacer mella en la confianza de los mercados. Rajoy no quiere quemarse en una investidura imposible y lanza la pelota al tejado de PSOE-Podemos. Sánchez no quiere apostar por un “todo vale” para ser presidente, lo que le está socavando dentro de su propio partido, y las pocas intenciones que pudiera tener de pactar con el PP se han visto bombardeadas por el enésimo caso destapado de corrupción del partido gobernante. Que no se sabe dónde el PP tiene el límite para dejar de hablar de casos aislados de corrupción y empezar a reconocer que tiene un grave problema con la misma a nivel estructural.

Lo que está claro es que no se descarta ya ningún escenario, incluida una segunda vuelta a las urnas, y que ni aun esa opción sería capaz de solucionar el problema ya que nadie garantiza que no volviera a plantearse el mismo escenario tras las nuevas elecciones, con lo que tendríamos la misma situación que ahora con el agravante de que daríamos la sensación de no poder arreglarlo.

La España de hoy ha salido, más o menos, de la crisis tras sufrir la peor recesión desde la Guerra Civil que tuvo su origen en el exceso de endeudamiento de empresas, familias y bancos, muy relacionado con el boom inmobiliario entre 1998 y 2004. El pinchazo de la burbuja provocó la destrucción de 1,5 millones de puestos de trabajo, dos de cada tres empleos destruidos entre 2008 y 2011. La situación que recibía Rajoy era mala y por eso los españoles le concedieron la mayoría absoluta. Pero su gestión económica ha provocado enormes penurias a los votantes y por eso el PP ha perdido millones de votos.

A duras penas hemos alcanzado el nivel de empleo del 2011, hay 700.000 parados más que han perdido la prestación y son pobres, a todos los españoles nos han subido todos los impuestos, tenemos peor educación, peor sanidad, menos ayudas para los discapacitados, menos becas, menos gasto en I+D+i, un gran agujero en el sistema de pensiones públicas y 300.000 millones de euros más de deuda pública que hace cuatro años.

La compra de deuda del BCE y la bajada del precio del petróleo han permitido que volvamos a crecer y a crear empleo, pero los salarios están estancados, algo insólito en una economía en crecimiento. En 2015 Rajoy cerró el déficit 10.000 millones de euros por encima de lo previsto y en 2016 habrá que recortarlo en 20.000 millones. Las comunidades autónomas han reducido su déficit a la mitad. Pero el déficit conjunto de la Administración central y la Seguridad Social fue en 2015 casi un 50% superior al que dejó Zapatero en 2011. Rajoy ha subido los impuestos 25.000 millones, gasta 10.000 millones más en pago de intereses de la deuda y 10.000 millones menos en prestaciones por desempleo.

En cuanto al sistema público de pensiones, Rajoy deja un desfase de 32.000 millones de euros y se ha comido la mitad de la hucha heredada. En 2015, con creación de empleo, los ingresos crecieron 1% y los gastos con las pensiones congeladas un 3%. Si no cambiamos nada en 2019 el desfase de las pensiones será de 45.000 millones, el 4% del PIB.

A modo de justificación, se puede alegar que la actuación en términos de política económica del Gobierno se ha desarrollado en un entorno de limitado margen de maniobra, iniciado desde antes del inicio de legislatura y marcado por las exigencias impuestas por Bruselas y la presión de los mercados. Y es un hecho que un cambio de signo del Gobierno sólo puede generar incertidumbre e inquietud entre los agentes económicos, acostumbrados al “dejar hacer” del Sr. Rajoy y poco amigos de los profundos cambios del modelo productivo que promete su alternativa en el Gobierno. Ya que previsiblemente su mayor trabajo sería desmontar todas y cada una de las medidas del PP a lo largo de estos cuatro años, desde la reforma laboral, que aun incompleta y no del todo satisfactoria, era necesaria, hasta la Ley de Educación, que sufriría su enésima (y de nuevo sangrante) reforma, como cada vez que hay un cambio de signo del Gobierno.

Por ahora sólo vale esperar a que alguno de los dos candidatos cuente con los suficientes apoyos para formar Gobierno, y cruzar los dedos para que, si es el ganador de las elecciones, aprendida la lección, intente gobernar un poco más para aquellos que le han de votar y limpie de una vez la casa de toda esa generación de corruptos que usan sus cargos públicos como si fuera su cortijo y, si es la opción alternativa, centren más sus esfuerzos en construir un modelo económico eficaz que en destruir lo que se ha hecho en la anterior legislatura, que no todo ha sido malo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (49 votos, media: 4,29 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 2 de febrero de 2016 con 62 comentarios

El enorme poder del Tío Sam

secretariaHay una serie en la actualidad llamada “Secretaria de Estado” que cuenta las vicisitudes de una ficticia ministra de asuntos exteriores de los EUA. No es que sea una gran producción pero me resulta muy interesante porque trata conflictos geopolíticos de actualidad y refleja muy bien el cómo ven el mundo los norteamericanos y el cómo se ven a sí mismos. En un episodio reciente la secretaria de estado pregunta al embajador chino si su país está implicado en un ciberataque contra los EUA. Y él responde con las cifras de deuda norteamericana que están atesorando y argumenta que China trabaja a largo plazo y que cuando vayan a por los EUA no utilizarán ni misiles ni ciberataques, simplemente los embargarán. Esa visión que dice que los chinos tienen atrapados a los norteamericanos es muy común, se la creen incluso los propios norteamericanos, y sin embargo es falsa… porque es al revés.

De los más de 18 billones de deuda pública de los EUA, China posee 1.2 billones, es decir, en torno a un 7%. Sí, es una gran cantidad, el único país extranjero con un porcentaje similar es Japón pero… la FED posee el doble de esa cantidad. Y porque quiere ya que hace más de un año que no compra más pero podría absorber una cantidad mayor. No digo que no ocurriera una tormenta si China decidiera vender su cartera (aunque imagino lo que haría sería no renovar vencimientos, de hecho algo de eso ya está pasando) pero bastaría una QE de emergencia para resolverlo. Sin embargo, China, como el resto del mundo, está todavía dominado por el poder del $. Puede que algún día, ese es el camino, el yuan –o el €- sean divisas lo suficientemente importantes en el comercio internacional y en las transacciones financieras pero de momento, China, como todos los grandes ahorradores/inversores del mundo, tiene tantos activos en $ que no se les pasaría por la cabeza dañar la fortaleza económica de los EUA.

Los EUA han demostrado que son prácticos, a la hora de la verdad les da igual la ideología o los principios más ortodoxos de la economía, si ellos entienden que una política determinada les va a ayudar, las consecuencias a escala global les dan igual. Ya pasó cuando Nixon abandonó el patrón oro definitivamente en 1971 devaluando con ello el $ y reduciendo con esa medida el valor de las carteras de los bancos centrales del resto de países, Y no le pasó nada. Como no les preocupó “traicionar” su visión del libre mercado rescatando bancos y hasta empresas de automoción con dinero público. Incluso dejar a su suerte a estados miembros de los EUA como en su día le pasó a California o en la actualidad le ocurre a Puerto Rico, algo impensable en la Eurozona (y eso que aquí hablamos de países diferentes). Y mucho menos le importó, cuando la FED empezó sus programas QE que salvarían a su sistema financiero, alimentar con esas medidas burbujas de activos globales y desequilibrios en los países emergentes que antes o después los conducirían a una dolorosa recesión como ya hace meses que estamos viendo.

Y todo eso lo pueden hacer porque el tamaño de su economía –no sólo por lo que producen, también por lo que consumen- y el poder del $ es tan grande que todos se ven obligados a aceptarlo. Y quien cree que lo que funciona en los EUA puede funcionar en otro país probablemente se equivoque porque ninguno disfruta de ese status. Por eso la QE de Japón, incluso siendo más agresiva, no funciona y la del BCE apenas sirve como tampoco le funcionaron a España, cuando sí le sirvieron a Obama, los años de fuerte déficit público que además socavaron nuestra solvencia pero no la suya. Y si ahora la FED insiste en subir los tipos de interés porque creen que les conviene y provocan un terremoto en la economía global, sólo nos queda esperar que cuando les afecte, cambien de opinión pero copiarlos sería otro error (por suerte ya ha habido un banquero central, el inglés, que a pesar de que suele copiar – históricamente- las decisiones de la FED, ha declarado que el mundo no está como para subir tipos y Draghi parece que piensa igual).

¿Por qué pueden actuar así? Porque los EUA no pueden quebrar, no se puede desconfiar de la deuda norteamericana o de la divisa norteamericana en los mercados ya que quien lo haga, si acierta, no encontrará un mercado en el que realizar sus beneficios porque eso significará que el sistema financiero internacional ha estallado en pedazos. Es la gran lección de finales de 2008: nadie es tan iluso de apostar contra la solvencia de los EUA porque si gana esa apuesta, también perderá. Eso no pasa con ningún otro país ni con ningún otro activo. Y el resto de gobiernos y de bancos centrales del mundo deberían entender que lo que funciona en los EUA no tiene por qué funcionar en otro sitio.

Algún día esto cambiará, estoy seguro. Y quizás sea a mejor o quizás el siguiente líder mundial hegemónico haga bueno al actual, nunca se sabe. Pero a día de hoy la realidad es que los mercados financieros y todas las economías bailan al son de la norteamericana, ¡qué le vamos a hacer!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (41 votos, media: 4,61 sobre 5)

Escrito por Droblo el 1 de febrero de 2016 con 34 comentarios

La viñeta de la semana

338-euribor-penas

Más viñetas en la categoría de “Humor” del blog

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (25 votos, media: 3,36 sobre 5)

Escrito por jrmora el 30 de enero de 2016 con 4 comentarios



« Artículos más antiguos

Artículos más nuevos »


Contáctenos - Terminos de uso y cookies