Adoptar una autopista

Dunkin DonutsRecientemente he viajado por EEUU y una de las cosas que más me han chocado fueron los carteles de “Adopt a Highway”, sistema mediante el cuál ciertas empresas privadas se encargan del mantenimiento de una parte de la autopista a cambio de un cartel.

En principio me parece un sistema interesante que podríamos copiar en España ya que el estado de las carreteras se ha degradado bastante durante la crisis (quizás por eso hayan subido los accidentes esta semana santa). Tiene pinta de ser un win-win en toda regla, pero no tenía datos. Así que los he buscado.

Este programa se inició en Texas en la década de 1980 cuando un empleado del Departamento de Transporte reunió as voluntarios para ayudar a mantener la carretera limpia. En 1985, un club de servicio a la comunidad fue el primero en adoptar un tramo de 2 kilómetros de la carretera al tomar la responsabilidad de su limpieza. Para reconocer los esfuerzos del grupo, Texas colocó el primer cartel de “Adopte una carretera”. 

Hoy en día casi todos los estados de EEUU se ejerce el programa de Adopt A Highway así como un “Sponsor a Highway” un programa complementario, en el que las empresas pagan los contratistas profesionales para limpiar la carretera en lugar de ser voluntario a sí mismos. 

Como no podía ser de otra manera, esto creó una industria con agencias dedicadas a facilitar las labores a las empresas para que éstas puedan adoptar sencillamente las autopistas sin tener que hacer nada más que pagar. En resumen, para los patrocinadores se convierte en un medio publicitario que lejos de molestar a los  ciudadanos, los ayuda.

El Programa Adopte carretera por lo general requiere un compromiso de 1 o 2 años a partir de sus patrocinadores. 

Haata aquí intuímos que el programa es rentable para el gobierrno (obtienen un ingreso a cambio de muy poco) pero ¿Es rentable para la empresa?

El programa tiene un componente de caridad dado sus raíces voluntariado, pero las motivaciones de los patrocinadores tienden hacia el Marketing. Una manera de medir el impacto de las campañas es el Coste por Mil Impresiones (CPM, muy utilizado en Internet) y estos son los resultados, comparando con otros medios.

ScreenShot2014-03-19at10.28.32AM

Fuente: Adopt-A-Highway Removal Service Litter of America Inc ( AAHLRSA )

Aquí tenéis mucha información sobre la rentabilidad de este tipo  de acciones y tampoco es mi interés entrar en mucho detalle. Como curiosidad el  Klu Klux Klan adoptó una carretera Missouri y en respuesta, Missouri (que  no se pudo negar debido a la libertad de expresión) renombró ese tramo de la autopista como “Pink Parks Highway” (los del KKK no son muy amigos del rosa). 

Creo que existen muchas maneras de mantener las infraestructuras mediante medios más imaginativos que la habitual subida de impuestos y algunas, como esta, ayudan a crear una (pequeña) industria que contribuye a revitalizar la economía. Puede que nos guste o no pero al menos soluciona un problema sin suponer un gasto para el ciudadano.

Dicen que la crisis agudiza el ingenio y de eso nos sobra en España… de crisis… Así que mientras  tanto:

340693668_640

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (31 votos, media: 4,48 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 24 de abril de 2014 con 73 comentarios

Noticias de idealista.com:


Resumen dia

Recordando artículos:

Noticias del día:

La gráfica del día:

España sigue destacando en la Eurozona por su alto déficit

La encuesta del día:

¿Eres más rico que hace un año?

Loading ... Loading ...

Comentario del día:

# 41Tano

23 de abril de 2014, a las 10:14

Yo no soy premio nobel de economía; pero se me ocurre utilizar el sentido común en economía y “resumirla” así:

– Un estado se gobierna como una economía familiar: si gastas mas de lo que ganas lo tendrás que pagar.
– Si no tienes con qué pagar, dejarás de pagar (bancarrota) o robarás (impuestos) o lo pedirás (incharás la bola) o lo falsificarás (darás a la máquina).
Podría poner muchos mas…; pero no tengo tiempo.
De verdad: no hace falta ser premio nobel de economía para saber administrar bien una familia; ni tampoco un estado (si hay sentido común y buena voluntad -no es este el caso de España claro-).

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (25 votos, media: 4,72 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 23 de abril de 2014 con 1 comentario

La economía resumida en 300 palabras

thomasTom Sargent recibió el premio Nobel de economía en 2011 y es un tipo con gran capacidad de síntesis. Hace un par de años protagonizó un anuncio del banco “Ally Bank” en el que tras presentarle le realizan esta pregunta:

Hoy, nuestro invitado es Thomas Sargent, ganador del premio Nobel de economía y uno de los economistas más citados del mundo. Prefesor Sargent ¿Puedes decirme cómo estarán los depósitos a plazo (CD rates) en dos años?

A lo que respondió

No

Y esa fue toda su aportación.

En 2007  dio el discurso de graduación a los estudiantes de la universidad Berkeley que resumen la economía en unas 300 palabras y que os traduzco a continuación (aunque que pierde algún matiz en español)

Recuerdo lo feliz que me sentí cuando me gradué de Berkeley hace muchos años. Pero pensé que los discursos de graduación eran largas, así que voy a economizar ls palabras.

La economía se organiza con sentido común. He aquí una breve lista de las lecciones valiosas que esta ciencia tan hermosa nos enseña.

1. Muchas cosas que son deseables no son factibles.

2. Las personas y las comunidades se enfrentan a disyuntivas.

3. Otras personas tienen más información acerca de sus habilidades, sus esfuerzos, y sus preferencias que tú.

4. Cada uno responde a los incentivos, incluidas las personas que quieren ayudar. Es por esto que las redes de protección social, no siempre terminan trabajando como es debido.

5. Hay compensaciones entre igualdad y eficiencia.

6. En el equilibrio de cualquier juego o economía, las personas están satisfechas con su opciones. Por eso es tan difícil cambiar las cosas para bien o para mal

7. En el futuro, seguirás respondiendo a  incentivos. Es por eso que hay algunas promesas que te gustaría hacer pero no puedes. En principio nadie creerá tus promesas porque piensan que no las cumplirás. La lección aquí es la siguiente: antes de hacer una promesa, piensa si la vas a mantener siempre incluso si las circunstancias cambian. Así es como se gana una reputación.

8. Los gobiernos y los votantes responden también a los incentivos. Es por ello que los gobiernos a veces no cumplen las promesas que han hecho.

9. Es factible para una generación a transferir los costes a las siguientes  generaciones. Esto es lo que hace el gobierno (de EEUU) con la deuda nacional y con el sistema de seguridad social.

10. Cuando un gobierno gasta, sus ciudadanos finalmente pagan, ya sea hoy o mañana, ya sea a través de impuestos explícitos o implícitos, como la inflación.

11. La mayoría de la gente quiere que otras personas paguen por los bienes públicos y que el gobierno redistribuya la riqueza (especialmente la distribuya a uno mismo).

12. Los precios en los mercados se basan en la información que tienen quienes allí participan, por eso es tan difícil de pronosticar los precios de las acciones, tipos de interés,  tipos de cambio, etc.

Se le pueden dar más vueltas pero en el  fondo todo se resume al sentido común y a los incentivos (de los cuales puse esta imagen hace dos años)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (36 votos, media: 4,28 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 23 de abril de 2014 con 55 comentarios

Resumen del día

Recordando artículos:

Noticias del día:

La gráfica del día:

 Se acelera en 2013 la pérdida de población en España

La encuesta del día:

¿Debería reducirse el número de autonomías?

Loading ... Loading ...

Comentario del día:

# 38null

22 de abril de 2014, a las 9:59

Es curioso (si no supiera por donde se vende el paño) cómo se comportan los políticos con respecto a las noticias de los casos de corrupción: si es del contrario INTOLERABLE, LADRONES, … si es del propio: INSULTO, USO PARTIDISTA, …
He escuchado a uno de Iu (de unida tienen poco pero …) defendiendo el realojo de los socios-simpatizantes por delante de los que levan apuntados en la lista mucho tiempo. Este tiene claro que somos GIL-Y-POLLAS y además se aprovecha de ello, sin remordimiento oiga!!!

¿Alguien no tiene claro que la fortuna del Bárcenas viene de los mangazos por conceder contratos con la administración?
¿Alguien duda que lo que pasa en Andalucía es el desmadre de lo que pasa en el resto del país (solo que en Andalucía se demuestra de quien es el dueño del cortijo)?
¿Alguien duda que muchísimas asociaciones, sindicatos, ong’s, agrupaciones, … tienen como único objetivo el pillar cacho de una u otra forma y si sobra algo, para copas en las fiestas?
¿Alguien no tiene claro que lo público en este país no funciona, es caro y el enchufismo es la norma?
¿Alguien no tiene claro que el estado del bienestar es un lema y poco más?
¿Alquien duda que el sistema de pensiones no está quebrado y es un timo?
¿Alguien duda de que la educación en este país es mala y cara? y me refiero a TODA la educación (la reglada y la formativa a trabajadores).
¿Alguien duda que la sanidad va camino del colapso y cada vez se tienen menos servicios?
¿Alguien duda que las brechas entre ricos y probres cada vez son mayores?
¿Alguien duda que las brechas entre trabajadores públicos y privados son cada vez mayores?
¿Alguien duda que esto no se va la mi.er.da?

Pues eso, escuchando al poYo de Iu yo dudo exista que un político que no se merezca una corbata de soga con nudo corredizo. Increible.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (24 votos, media: 4,79 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 22 de abril de 2014 con 0 comentarios

El fantasma de la deflación Europea

eurozoneLa deflación, en economía, es la bajada generalizada y, como mínimo, durante dos semestres, del nivel de precios de bienes y servicios, según el FMI. Y se ha convertido en los últimos tiempos en el caballo de batalla de los detractores de las políticas económicas que se están llevando a cabo, sobre todo en el seno de la UE.

Para empezar hay que decir que la deflación no es tan ajena a las economías capitalistas como parece. Cortos periodos de ajustes de precios a la baja se vienen dando un par de veces por década de modo coyuntural y pasajero debido al miedo de los agentes económicos a una crisis económica, por lo que contraen producción y demanda y, por tanto, plantillas y volumen de inversión. Sin embargo, tras este periodo, la economía por sí sola tiende a reactivarse. Así mismo, tras una crisis financiera es común la aparición de un periodo deflacionario, sobre todo en el sector afectado, aunque puede llegar a extenderse por todos los sectores de la economía. En este caso, el proceso deflacionario puede ser algo más largo, pero igualmente la economía suele recuperarse por sí sola.

Sin embargo, cuando añadimos a este proceso un nivel excesivo de deuda, como ahora es el caso, tenemos el proceso más peligroso de la deflación. Esto es debido a que para romper el proceso deflacionista se aconsejan dos tipos de medidas: por un lado bajar tipos de interés y aportar fondos a las entidades financieras para que fluya el crédito, y por otro aumentar el gasto público para dinamizar la economía. Con las medidas de austeridad auspiciadas por el control de gasto público y el movimiento producido por parte de las entidades financieras para adquirir deuda soberana detrayendo crédito de los mercados financieros, no es de extrañar que planee sobre Europa este fantasma.

Lo que sorprende es que andemos ahora con estos miedos: desde el comienzo de la crisis, ante la imposibilidad de los países más afectados por la misma de devaluar su moneda para ganar competitividad, se ha optado por lo que se ha dado en llamar una “devaluación interna”, es decir, disminuir precios y salarios del país con el fin de hacerse más competitivos frente a sus propios socios europeos, lo cual hace una extraña forma de hacer Europa, al tiempo que se ha protegido, de manera quizás desmedida, al sector financiero y a las grandes empresas, como si la combinación de ambas fuera suficiente motor para tirar hacia delante de la economía.

Sin embargo, ¿es tan mala la deflación? ¿tenemos algún ejemplo en la historia en el que la economía de un país se haya visto arrasada por una espiral deflacionista? La respuesta es muy rara vez. La deflación, el 90% de las ocasiones en que ha aparecido, sin más ha desaparecido poco después sin arrastrar a la economía afectada a ningún tipo de crisis. Sólo en dos ocasiones puede percibirse quizás como un foco de problemas. La primera tras la crisis de 1929 en Estados Unidos, donde la espiral de hundimiento de precios y salarios sólo se superó por la combinación de políticas activas de gasto público: el célebre “New Deal” y el cambio de escenario que supuso la 2ª Guerra Mundial. La segunda, con lo que se ha venido en llamar la “década perdida” de Japón, etapa que, por otra parte, dura ya 20 años, y que se está dando en un país con bajo endeudamiento, alto nivel de desarrollo económico y unas bajas tasas de paro, con lo cual no se aprecia un sufrimiento real del país en cuestión.

Entonces ¿por qué por una parte se busca esa devaluación interna, que conlleva un proceso deflacionista, y por otro se teme a la deflación como al diablo de las siete suelas? La respuesta no puede ser otra que la búsqueda de los gobiernos de los países occidentales por la competitividad comparativa. Ante la imposibilidad de una devaluación de su moneda, de hecho el euro va apreciando su valor, lo que resta competitividad frente a terceros países, sólo queda el camino de competir con los propios socios europeos. Al adoptar todos los países europeos los mismos parámetros de austeridad, en mayor o menor medida, la devaluación interna resulta inútil: tras cinco años en España de crisis, de bajada de precios y salarios, apenas se ha avanzado: el PIB apenas comienza a crecer, el desempleo es intolerable y la deuda pública insostenible, cuestionando de hecho la posibilidad de su devolución.

Así pues, le llamen deflación, devaluación interna o “desinflación” ha sido una medida propiciada recomendada y buscada por las cabezas pensantes de las autoridades económicas de la UE. En estos momentos quizás estén dándose cuenta de que con su política restrictiva sólo han conseguido adormecer aún más la posible recuperación económica y, mientras tanto, la población de buena parte de Europa se ha empobrecido, ha perdido la fe en sus gobiernos y en la UE y además le han hipotecado su futuro, al estar sujeta a unas deudas que posiblemente no logrará devolver.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (38 votos, media: 4,66 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 22 de abril de 2014 con 59 comentarios

La fragilidad del sistema financiero mundial

thomasComo hoy es festivo en muchas partes del país voy a escribir poco y me voy a dedicar a contaros un discurso de un alto funcionario de la Administración norteamericana, Thomas M. Hoenig, vicepresidente de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC). El texto es el siguiente y voy a intentar resumirlo destacando lo que me ha parecido más importante. Hoenig es también expresidente del Banco de la Reserva Federal de la Ciudad de Kansas y ha dedicado su carrera a trabajar en cuestiones relacionadas con la regulación financiera. Es decir, estamos hablando de un experto mundial y en este texto denuncia la fragilidad del sistema financiero mundial.

Es algo que Simon Johnson, otro miembro de la FDIC, también hace cuando explica –se puede comprobar en este cuadro- que el capital social de las mayores empresas financieras del mundo solo representa el 4 % de sus activos totales. Como el capital social es el único amortiguador real contra pérdidas, esto significa para él que una caída del 4 % en el valor de sus activos destruiría totalmente el valor de las acciones y llevaría a las empresas al borde de la insolvencia.

Hoening duda que las medidas tomadas desde que se inició la última crisis estén reduciendo el riesgo ya que el tratamiento regulatorio de los derivados y el financiamiento de las grandes instituciones financieras –los megabancos mundiales– exacerba esta fragilidad que denuncia. Los megabancos reciben grandes subsidios gubernamentales implícitos y esto los alienta a no reducir su gran y peligroso tamaño y a asumir enormes riesgos. En principio, se suponía que esos subsidios se discontinuarían a través de medidas resultantes de la legislación para la reforma financiera Dodd-Frank de 2010. En la práctica, esos subsidios –y las políticas que los posibilitan– están firmemente enraizados. Siempre según su opinión, claro. Y añade:

En 1984, los EUA contaban con un sistema financiero relativamente estable en el cual los bancos pequeños, medianos y grandes tenían participaciones relativamente iguales en los activos financieros estadounidenses. Desde mediados de la década de 1980, la participación en la asignación de créditos de los grandes bancos aumentó drásticamente; el significado de «grande» cambió y el tamaño de los bancos más importantes es mucho mayor respecto al PIB. Según Hoenig, «si incluso solo uno de los cinco mayores bancos cae, devastaría a los mercados y a la economía». La evolución que describe se puede observar gráficamente en este cuadro.

La legislación Dodd-Frank especifica que todos los bancos –sin importar su tamaño– deben poder quebrar sin causar trastornos masivos. Si las autoridades –la Reserva Federal y la FDIC– determinan que esto no es posible, tienen el poder legal para obligarlos a cambiar la forma en que funcionan, incluso para reducir su escala y alcance. Pero la realidad actual es que ningún megabanco podría quebrar sin causar otro pánico global similar al que se vivió en los días posteriores a la caída de Lehman Brothers en septiembre de 2008 y aún así, nada sustancial cambia. «El pánico es una cuestión de pánico», dice Hoenig, «la gente y los países habitualmente se protegen a sí mismos y a su riqueza antes que los demás. Por otra parte, no existen leyes internacionales de bancarrota para regular estas cuestiones y evitar la captura de los activos».

¿Alguien puede imaginar qué ocurriría con la quiebra de una corporación del tamaño de JPMorgan Chase (con activos por $3,7 billones), el Bank of America ($3 billones), o Citigroup ($2,7 billones)? Por ello, la Reserva Federal y la FDIC deben actuar inmediatamente para obligar a los megabancos a convertirse en entidades legales mucho más simples. Las estructuras corporativas actuales son opacas y esconden los riesgos en todo el mundo; y distintos “trucos” permiten a las empresas presentar el mismo capital social en más de un país.

Separar los componentes de los bancos en partes manejables es lo que parece ha intentado conseguir la Reserva Federal al exigir que los bancos mundiales con presencia significativa en los EUA operen allí a través de una sociedad controladora con buena capitalización según los estándares de ese país pero es una medida claramente insuficiente. Esto no tiene que ver con evitar los flujos de capitales por el mundo, tiene que ver con aumentar la seguridad del sistema financiero. Básicamente, eso es lo que propugna Hoenig.

No añado más a este duro baño de realidad de alguien que creo sabe de lo que habla. Eso sí, os adjunto un par de imágenes:

La subida de los activos financieros globales:

chart-of-the-day-the-rise-of-the-156-trillion-market-for-global-financial-assets

Y la comparación del actual volumen de derivados sobre tipos de interés con la del  referenciado a las hipotecas subprime que iniciaron la crisis actual

32107_b

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (22 votos, media: 4,55 sobre 5)

Escrito por Droblo el 21 de abril de 2014 con 57 comentarios

La viñeta de la semana

euribor-penitencia-jrmora

Más viñetas en la categoría de “Humor” del blog

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (15 votos, media: 4,67 sobre 5)

Escrito por jrmora el 19 de abril de 2014 con 4 comentarios

Esto te hará más listo (IX)

Continuamos con algunos conceptos científicos que de alguna manera afectan a nuestra economía y que posiblemente te harán más listo (puedes ver también la primera partela segunda partela tercera partela cuarta partequinta partesexta parteséptima parte y octava parte).

Motor de descubrimiento caleidoscópico

Los mayores conocimientos e invenciones son producto de muchas personas. Nunca ha sido solo una, todos nos apoyamos en alguien más.

«A posteriori, con frecuencia descubrimos que si un científico no hubiera hecho un descubrimiento en particular, otra persona lo habría hecho en algunos meses o años. … Nos cuesta creer que los grandes descubrimientos sean parte de un descubrimiento caleidoscópico y que se refleje en muchas personas a la vez.»

Codificación predictiva

Nuestras expectativas, y si las logramos o no, influyen en gran medida en cómo percibimos el mundo, y, en última instancia, en la calidad de nuestra vida.

La codificación predictiva «trata de la manera en que el cerebro explota la predicción y anticipación para dotar de sentido a las señales entrantes y usarlas para guiar percepción, pensamiento y acción».

Potencias de  10

Gran parte del mundo funciona con potencias de 10. Entender las leyes de escala, como las escalas Richter que miden los terremotos o las que miden el «volumen de la materia blanca cortical del cerebro», cuando se realizan cálculos, nos daría más perspectiva sobre la profundidad de los acontecimientos, materia y nosotros mismos.

«Las escalas espaciales también son inmensas. Nuestra trayectoria espacio-tiempo es una pequeñísima parte del universo, pero al menos podemos conectar potencias de 10 a ella y ponerla en perspectiva»

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (19 votos, media: 3,26 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 17 de abril de 2014 con 2 comentarios



« Artículos más antiguos

Artículos más nuevos »


Contáctenos - Terminos de uso y cookies