Euribor hoy: -0,121%
 Media mes: -0,119%

Prima de riesgo: 133,9
IBEX35: 10.715,80 (0,30%)


La semana en los mercados

Macron es el hombre de moda. Hay tanto miedo en Europa a que pueda vencer Le Pen que está recibiendo apoyos y simpatías a derecha e izquierda además del apoyo de los mercados financieros, tanto de renta variable como de divisas (su victoria fortaleció el €). Su ascenso político ha sido meteórico, fue ministro de economía dos años de un gobierno socialista, partido con el que simpatizaba hasta que hace tan sólo un año fundó un movimiento de ideología “socioliberal” llamado En Marche! pero que no es un partido político como tal. Es evidente que tiene carisma y que ha conseguido conquistar el centro, ese espacio político en el que muchos votantes se sienten cómodos pero que es tan difícil de gestionar. De hecho, su victoria en las primarias francesas y su casi segura el 7 de mayo debe mucho al azar de la revelación de posibles “trabajos fantasmas” (por los que cobraron pero que nunca realizaron) de la mujer y los hijos de Fillon, candidato de la derecha que hasta ese momento estaba el primero en intención de voto.

Su biografía no es común: hijo de buena familia y buen estudiante –incluso de piano-, se graduó en Filosofía (con una tesis sobre Hegel, uno de los filósofos favoritos de Karl Marx) y Ciencias Políticas, además de estudiar para inspector de finanzas en la Escuela Nacional de Administración. Es decir, parecía alguien de letras que de repente decide estudiar economía para poder ser funcionario. De repente, se casa con una profesora 20 años mayor que él y poco tiempo después entra a trabajar en la Banca Rothschild y en los 4 años que está allí mejora mucho su nivel económico por lo que debió hacer un buen trabajo. Allí hace contactos de alto nivel que, unidos a sus aspiraciones políticas, le conducen a dejar el banco y apostar por la Administración, empieza a asesorar al presidente Hollande en 2012 (un año antes le había apoyado en las primarias del PS) y dos años después, es nombrado ministro. Cuando se va en 2016 aduce diferencias de criterio con Hollande pero es fácil suponer que pretendía salvarse del fuerte desgaste político que éste estaba sufriendo, así como el propio Partido Socialista.

Sus críticos insisten mucho en su etapa como bancario (pero no deja de ser normal que alguien que estudie finanzas desarrolle su profesión en una entidad financiera, eso no debería ser algo negativo), en su inexperiencia (falso, un asesor del presidente y ministro puede saber más sobre gobernar que una diputada de varias legislaturas como le Pen) y en el apoyo a las medidas de austeridad que empezó a aplicar Hollande desde 2012 pero su programa actual con el que venció hace unos días rezuma pragmatismo y huye de batallas ideológicas: hace guiños a la izquierda prometiendo, por ejemplo, aumentar el coste de los despidos y a la derecha queriendo reducir en un 2% el número de funcionarios pero lo que más nos atañe a nosotros es que está comprometido con los ideales de la UE. Con él no sé si a los franceses les irá mejor o peor, ni le conozco lo suficiente ni me inspira confianza (ignoro por qué) pero es cierto que para España parece un mejor presidente que Le Pen.

Rivera es quizás el candidato español que más se parece a Macron por esa capacidad para pactar con la derecha y la socialdemocracia desde una posición que intenta ser a la vez clásica y renovadora pero es erróneo intentar comparar un país y otro, Francia es muy peculiar. Por ejemplo, es el primero del mundo en gasto público pero en el que 4 de cada 10 votantes eligieron opciones radicales –demostrando su desafecto hacia el sistema actual- que prometían aún más gasto público.

También tiene un sistema político peculiar: el presidente tiene mucho poder, más que ningún otro en Europa, pero también necesita apoyos parlamentarios. El 11 y 18 de Junio habrá elecciones legislativas (y en septiembre al Senado) y no será fácil para Macron conseguir los apoyos que necesitará siendo un independiente sin ningún partido político propio detrás y teniendo que pactar a derecha e izquierda pero, a la vez, teniendo una fuerte oposición del neofascismo de Le Pen y del neocomunismo de Mélenchon, tan parecidos a su vez en tantos temas económicos.

Como comenté antes, los mercados han recibido con euforia el resultado de la Primera Vuelta de las Presidenciales francesas: máximos históricos en Wall Street, del Dax, del índice MSCI de bolsas mundiales… Para mi estos días son una excelente ocasión para deshacer posiciones y olvidarse de la bolsa hasta mínimo después del verano. Ha sido un primer tercio del año fantástico, con unas rentabilidades altísimas que no se corresponden para nada ni con la economía real presente ni con las expectativas, que han ignorado todos los riesgos incluyendo los políticos y geopolíticos que siguen estando ahí. Wall Street ya no tiene la ayuda incondicional de la FED (y si bien las empresas confían mucho en la reducción de impuestos prometida por Trump el trámite parlamentario no será sencillo) y aunque la renta variable europea puede seguir confiando en el BCE no así en sus políticos. Con Francia se esquivó una bala pero la inestabilidad puede ocurrir en cualquier momento con elecciones anticipadas en Italia o España y tanto la UE como la Eurozona siguen siendo vulnerables a que en algún país miembro gane una formación “anti-europeísta”. Tampoco le veo sentido al repunte del € ya que la política monetaria sigue siendo expansiva aquí y la contraria en los EUA lo que debería fortalecer al $, no parece que una alegría política puntual sea un cimiento sólido contra eso.

Links.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (16 votos, media: 4,75 sobre 5)

Escrito por Droblo el 28 de Abril de 2017 con 39 comentarios

El vídeo del día

Así funcionan los robots que Amazon utilizará en su centro logístico de Barcelona

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votos, media: 3,83 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 27 de Abril de 2017 con 0 comentarios

¿Qué tiene que hacer una prostituta para ganar más?

¿Qué crees que tiene hacer una prostituta para ganar más? ¿Cuál crees que es una de las cualidades que las hacen obtener mas ingresos?

Eso es lo que se preguntaron dos economistas Scott Cunningham y Todd Kendall, porque ellos se preguntan este tipo de cosas. Y para comprobarlo decidieron hacer una encuesta a 700 profesionales del sexo (mujeres que habían decidido este trabajo libremente) para descubrirlo.

La encuesta fue bastante detallada, con datos demográficos, índice de masa corporal, tipo de clientela, patrones de trabajo, remuneración, etc. Y llegaron a una conclusión (publicada en este estudio) bastante interesante.

Las profesionales con estudios universitarios trabajaban menos y cobran más. Además sus clientes son más regulares y tienen una visión más favorable de ellos. Saben que obtener un cliente fiel es una parte importante del negocio y les evita muchos problemas.

Muchas trabajadoras del sexo ofrecen su servicio por Internet y, especialmente los que tienen estudios universitarios, suelen hacer un pequeño estudio sobre los antecedentes de sus clientes potenciales para seleccionar a aquellos con los que pueden tener una relación a largo plazo.

Fuera del mundo online, concretamente en los burdeles, las trabajadoras con estudios también están mejor remuneradas ya que las sesiones son más largas (y más caras) incluyen entre otras cosas, una larga conversación e incluso acompañamiento a fiestas. Esto último es lo que llaman “Girlfriend experience” un servicio muy bien pagado en el que la prioridad principal no es tener sexo, sino tener una experiencia más íntima y personal.

Estudiar no hace a alguien ni más inteligente ni más interesante pero quizás ayude a obtener ciertas técnicas que ayuden en casi cualquier tipo de negocio. Esto incluye una mejora general en la visión a largo plazo como recompensa del estudio (en este caso, de cada cliente) así como unas habilidades sociales en general agradables para cualquier persona.

Estudiar (no tiene por qué ser ir a la universidad) merece la pena independientemente de a lo que te vayas a dedicar en tu vida.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (54 votos, media: 4,02 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 27 de Abril de 2017 con 46 comentarios

Vivimos tiempos confusos e inciertos

Eduardo Mendoza es uno de mis escritores favoritos y afortunadamente goza de buena salud tal y como comentó la semana pasada cuando recibió el premio Cervantes.

De nada me puedo quejar e incluso ha mejorado mi estado de salud: antes padecía pequeños desarreglos impropios de mi edad y ahora estos desarreglos se han vuelto propios de mi edad

Y también comentó otras cosas interesantes, como que “Vivimos tiempos confusos e inciertos”

Un cambio radical que afecta al conocimiento a la cultura, a las relaciones humanas, en definitiva, a nuestra manera de estar en el mundo. Pero al decir esto no pretendo ser alarmista. Este cambio está ahí, pero no tiene por qué ser nocivo, ni brusco, ni traumático”

Seguramente en su momento todos los tiempos hayan sido confusos e inciertos pero me da la sensación de que los de ahora son muy inciertos, muy confusos y sobretodo van una velocidad endiablada.

Os voy a hacer una pregunta que seguramente cualquiera podia responder hace 30 años. ¿A qué edad te vas a jubilar y cuánto crees que vas a vivir? No es una pregunta tonta, ya que implica a un porcentaje muy grande de tu vida. Tu padre o tu abuelo podrían acertar con más o menos atino la respuesta a esta pregunta, pero tu lo tienes francamente difícil.

La esperanza de vida de los españoles se ha duplicado en apenas cuatro generaciones y no sería descabellado que se duplicase en pocas décadas (vale, igual me he pasad)o, o al menos que siguiese creciendo al ritmo actual.

Jack Ma, el fundador de Alibaba Group, se preguntó si dentro de dos siglos no sería necesario legislar los límites de la vida útil para no exceder los 200 años de vida.

Y este solo es un punto de confusión e incertidumbre a los cuales podemos añadir más.

Gran parte de la incertidumbre se origina en el fenómeno descrito por Mike Lee, que argumenta que “El próximo siglo doble (2000-2200) promete al menos de 150 innovaciones tan revolucionarias como la máquina de vapor, los antibióticos o el avión.”

En esta gráfica vemos los avances tecnológicos significativos en la historia de la humanidad.

En este entorno en el que la tecnología, la esperanza de vida y los cambios globales avanzan más rápido que nunca el pronóstico a largo plazo se ha vuelto obsoleto. Debemos dar la bienvenida a la era de lo incierto, esa en la que las encuestas no aciertan ni una, nadie sabe si el euro existirá dentro de 10 años, desconocemos si tu puesto de trabajo seguirá siendo útil en un lustro o si los robots pagarán tu pensión. Asumirlo nos ahorrará los disgustos de descubrir que no acertamos en nuestras previsiones porque todo es imprevisible.

Este cambio está ahí, pero no tiene por qué ser nocivo, ni brusco, ni traumático

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (31 votos, media: 4,23 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 26 de Abril de 2017 con 29 comentarios

La guerra de trincheras del PP

Bien es sabido que entre el líder de Ciudadanos y el Sr. Rajoy nunca ha habido mucha química. Aunque por programa e ideología tienen más puntos en común entre sí que con el resto de las formaciones políticas, lo cierto es que hay dos grandes puntos de desavenencia entre los dos dirigentes. El primero es la propia personalidad de Rajoy, que parece no llevarse ni bien ni mal con nadie: un ente gris que parece evitar el contacto humano cada vez con más frecuencia; el segundo es el tema de la corrupción: el acorralamiento al que los casos descubiertos, y la certeza de que lo más grave aguarda todavía por ser descubierto y probado ante un tribunal, enturbia el pacto de investidura del líder Popular, conocedor como pocos del verdadero alcance que puede tener el descubrimiento de las nuevas tramas de corrupción.

Hay que recordar que el acuerdo entre ambos líderes ya nació a regañadientes por parte de Rajoy, que aceptó el documento con las seis condiciones de Ciudadanos porque era condición indispensable para conseguir la abstención del PSOE. Unos meses después y los aspectos más relevantes del documento -limitación de mandatos, supresión de aforados y comisión de investigación de la financiación B- están inéditos. Y así seguirán por lo que respecta al PP, que cuando se ha visto por fin en La Moncloa, ha obviado los compromisos adquiridos. “No se pueden llamar a engaño, ya les dijimos en su momento que algunas de las propuestas del documento tenían difícil encaje constitucional, como la limitación de mandatos y la supresión de los aforados”, responden los dirigentes del PP.

Ahora, la realidad judicial le ha vuelto a saltar a Rajoy en la cara. En medio del tira y afloja con el asunto del presidente de la Comunidad de Murcia y la decisión de Rajoy de seguir apoyando al investigado-imputado presidente, a pesar de los sucesivos toques de atención de su socio en la investidura, surgen dos temas nuevos que empañan todavía más la relación entre ambos. Por un lado, la llamada a declarar como testigo del Presidente del Gobierno en el caso Gürtel, algo inédito en la democracia, innecesario para muchos (entre ellos la propia fiscalía) y visto como un triunfo para otros muchos más. Por otro, un nuevo caso de corrupción en el PP madrileño, que salpica de los pies a la cabeza a la antigua reina del PP, Esperanza Aguirre que ayer se vio obligada a dimitir.

Esto no hace más que avivar el fuego de la tan necesaria regeneración política del Partido Popular. El hecho de que la gran mayoría de los antiguos altos cargos de la época dorada del PP (el periodo de Aznar) estén siendo ahora investigados porque, el que no malversó recibió sobresueldos de manera poco legal (incluido el propio Rajoy), se ve agravado por el hecho de que buena parte de los casos que se están destapando ahora ocurrieron acabada esa época. Sin ir más lejos los hechos descubiertos con la “Operación Lezo”.

Ignacio González desvió (presuntamente) fondos – entre 20 y 25 millones de euros – de la empresa pública Canal de Isabel II a paraísos fiscales, una parte de ellos fueron a engrosar la fortuna particular del mismo, ahora se determinará si hubo otra parte que revertió a financiar al Partido Popular. Lo que sí parece estar claro es la supuesta financiación del PP de Madrid a través de la Agencia Informática de la Comunidad de Madrid. En 2012 González pidió al entonces delegado de este organismo público, José Martínez Nicolás, un millón de euros para “sanear las cuentas del Partido Popular de Madrid”. Hay que tener en cuenta que en aquella época González era vicepresidente de la Comunidad, por lo que la Agencia Informática de la Comunidad de Madrid dependía jerárquicamente de él. Este desvío de fondos se podría haber suministrado inflando contratos con Indra y Price Waterhouse Cooper, existiendo pruebas de que hubo un flujo de casi 700.000 euros desde Indra a varias empresas proveedoras del PP.

Así las cosas, mal pinta el panorama para la gobernabilidad. Por un lado, se antoja muy complicada la regeneración política, ya que, si el esquema corrupto tiene su origen en una forma de trabajo del propio partido, muchos serán los dirigentes que entiendan que no han hecho nada más fraudulento que seguir las directrices del mismo y que, por tanto, es al propio partido al que más le conviene protegerles. En cuanto a su enriquecimiento no es más que un pago a sus servicios. Con lo cual, seguiremos asistiendo a la guerra de trincheras y la política de “ni un paso atrás” en la lucha contra la corrupción, con el consiguiente y continuo desgaste político.

Por otro lado, habrá que estar muy pendientes del resultado de las elecciones del PSOE, ya que dependiendo del mismo pueden abrirse dos escenarios bien distintos:

Si gana Sánchez, su vuelta puede motivar un endurecimiento de la posición del PSOE en el Congreso: asistiríamos a un bloqueo sistemático de las medidas del PP que harían ingobernable la nación. Y no hay que olvidar que los plazos legales permiten a Rajoy convocar elecciones a partir del mes de mayo. La posibilidad de que Pedro Sánchez gane las primarias del PSOE abriría el escenario de un adelanto electoral.

Si ganase la Presidenta andaluza, Susana Díaz, la posibilidad que se abre podría ser peor aún. No hay que olvidar que el PSOE andaluz tiene su propio calvario con la justicia debido a la corrupción debido al caso ERE, en su mayor parte. Sería muy triste asistir a un intercambio de cromos entre las dos fuerzas políticas. Un acuerdo por el que ambos se comprometerían a no destapar los trapos sucios del otro que incluiría un pacto de gobernabilidad en lo que restase de legislatura con el fin de darle tiempo a uno de demostrar lo bien que lucha contra la crisis y al otro de reforzarse frente a Podemos. En ese escenario Ciudadanos ni está ni se le espera.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (36 votos, media: 4,36 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 25 de Abril de 2017 con 39 comentarios

Evolución tecnológica

Los expertos coinciden en la enorme importancia del pulgar oponible lo que según la Teoría de la Evolución, debemos a la suerte. Sin un cambio anatómico de ese calibre, que por ser ventajoso se acabó imponiendo, jamás hubiéramos podido construir herramientas (un delfín puede ser muy listo pero su configuración física le limita), desarrollar nuestro cerebro y crear, junto al azar ya citado, el gran pilar de la evolución de la Humanidad: la tecnología. Por supuesto hay quien piensa que no es el azar sino un destino dirigido por un benevolente Dios que hace que los humanos seamos tan especiales y únicos. El caso es que evolucionamos y nos hemos extendido por todo el planeta. ¿Cómo? Usando dos vías: la expansión demográfica y la ya citada tecnología.

Desde la Revolución Industrial todo se ha acelerado y a pesar de que somos más y más las cifras son positivas para el conjunto. Hasta ahora al menos. La explicación está en la mejora de la productividad conseguida sobre todo por la evolución científica y el uso de máquinas (aparte del abuso de recursos naturales pero ese es otro tema). Desde que éstas aparecieron surgieron voces discrepantes que aseguraban que las máquinas nos robarían el trabajo, incluso hubo muertos en nombre del famoso mito ludita. De aquello hace más de dos siglos pero el miedo está volviendo y se insiste en que los robots nos quitarán el trabajo. Hasta ahora eso no es cierto, las máquinas mejoran nuestro trabajo y nos ahorran mucho tiempo, tanto a nivel doméstico (me pregunto cómo se podían apañar nuestras madres y abuelas para dar el desayuno a varios hijos sin un microondas) como laboral (una persona con más de 40 años sabe de la enorme diferencia que ha supuesto la informática en el trabajo de oficina, no hace falta irse al siglo XIX). Esas máquinas que han mejorado nuestra productividad han permitido que cobremos una jubilación y podamos estudiar durante más años por lo que también se han reducido los años de trabajo de la mayoría.

El mundo laboral no es fijo, no ha dejado de moverse desde hace más de dos siglos y hay un claro proceso de reducción de empleados del sector agrícola, primero en beneficio del sector industrial y desde hace unas décadas de éste hacia el sector servicios. Los países con más robots (China, los EUA, Japón, Alemania…) son los que tienen las tasas de desempleo más bajas (por debajo del 5%) y casi todos además están en mínimos históricos. Y eso que la incorporación de la mujer al mercado laboral ha supuesto la necesidad de más puestos de trabajo durante el último siglo. Por eso a día de hoy el miedo a los robots parece algo precipitado y en mi opinión un error. Y la peregrina idea de poner impuestos a los robots que quiten puestos de trabajo, absurda. Los tractores eliminaron muchos empleos de jornaleros y no por eso no surgieron otras actividades para tantas personas que además acabaron por ser mejores, castigar la tecnología con más impuestos no soluciona nada. Además, la empresa que compra un robot ya paga impuestos y la creación y el mantenimiento de ese robot también genera empleos que cotizan a la seguridad social.

No tenemos ni idea de cuáles serán las profesiones que surjan las próximas décadas como nadie sabía hace 20 años de Facebook o Google. Es normal tener miedo de los cambios pero los avances tecnológicos nunca han sido negativos, ¿por qué dar por hecho que lo serán esta vez? En el mundo desarrollado estamos envejeciendo, cada vez hay menos jóvenes que estudian más años y se incorporan más tarde al mundo laboral y más jubilados que viven más tiempo. Eso sí es un grave problema porque aumenta la población pasiva y se reduce la activa y la productividad de esa reducida población activa debe ser mayor porque lo es durante menos años. Para eso la ayuda de la tecnología y de las máquinas es fundamental.

Nadie sabe el futuro, quizás esta vez sí sea diferente y no sepamos seguir evolucionando, quizás la inteligencia artificial –que no los robots, desde luego- acabe con el mundo laboral y haya que replantearlo todo pero a día de hoy no tiene sentido poner trabas al desarrollo tecnológico. Es nuestra mejor arma, siempre lo ha sido, para mejorar nuestro bienestar. Y puesto que los países con más robots son los que menos paro tienen, ¿no deberíamos preocuparnos por problemas del presente en lugar de imaginarnos posibles dificultades en el futuro sobre premisas que llevan resultando erróneas desde hace siglos?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (38 votos, media: 4,61 sobre 5)

Escrito por Droblo el 24 de Abril de 2017 con 38 comentarios

La semana en los mercados

La clave de una elección democrática es que se haga en un contexto de libertad de prensa, sin coacciones de ningún tipo y ofreciendo a los votantes la mejor información y la mayor claridad posible entre las diferentes opciones. La perfección es muy difícil de conseguir (lo acabamos de comprobar en Turquía) pero en España llevamos unas décadas en las que podemos presumir de elecciones democráticas. Sin embargo, hay muchos déficits democráticos. Para mi uno de ellos es la existencia de circunscripciones electorales –de modo absurdo porque los candidatos no defienden los intereses del territorio donde se presentan- que provocan que partidos con más votos tengan menos representación parlamentaria que otros, otro podría ser la falta de listas abiertas pero el que más me molesta es que no se hagan más consultas populares.

A mi me encantan los referendos, consultas directas a los ciudadanos con preguntas claras en las que el censo está llamado a elegir entre un sí o un no. Creo que la calidad democrática de España mejoró tras la votación sobre la Constitución en 1978, la permanencia de la OTAN en 1986 e incluso (a pesar de su baja participación) tras la consulta sobre la Constitución Europea en 2005. Entre generales, municipales, autonómicas, europeas… prácticamente acudimos a votar una vez al año de media. Sin embargo, nadie lo aprovecha para añadir papeletas donde preguntar directamente al votante español qué opina sobre temas que están por encima de la dialéctica de partidos e ideologías como por ejemplo el derecho –o no- a la eutanasia, el aborto o, ahora que está de moda, el tema de la gestación subrogada. No supondría un alto coste y mejoraría nuestra democracia con mayor participación ciudadana directa.

No estoy a favor del Bréxit, creo que es una mala noticia para Reino Unido, para Europa y, lo peor, para España pero cuando Cameron, viendo que había demanda pública sobre el tema, convocó el referendo, me alegré. Nunca está de más preguntar y el hecho de que ganara el Sí aunque el Parlamento estaba a favor del No, demuestra la idoneidad de la consulta ya que se demostró que no es bueno dar por hecho que los diputados saben lo que quieren los votantes sólo porque una vez les votaron. Es cierto que el 51,9% es una mayoría escasa pero es la mayoría y lo democrático es hacerle más caso que al 48,1%. Hay quien cree que un 51,9% es poca mayoría para romper un tratado internacional y a la vez no hace demasiado tiempo estaba abogando porque en España –y en sus autonomías y ayuntamientos- gobierne el partido más votado aunque sólo tenga un 30% de los votos…

Además, el referéndum era consultivo, no vinculante y Cameron podría haberlo obviado pero no lo hizo, demostró su talante democrático, apoyó la voluntad de la mayoría y además tuvo la honestidad de dimitir. May fue la elegida para sustituirle, una política que había hecho campaña a favor del No al Bréxit. Pero fue coherente con la voluntad de la mayoría de los británicos y activó el artículo 50. Ahora convoca elecciones generales y hace muy bien porque es el momento adecuado para que el pueblo decida si está de acuerdo con el rumbo político que está tomando. Por supuesto, ella es política, en mi opinión May –con un gran apoyo según los sondeos- espera recibir un respaldo mayoritario para poder negociar con más libertad el Bréxit y poder asumir con un colchón de tiempo (4 años) suficiente las graves consecuencias económicas que este proceso provocará en sus votantes y la desafección de Escocia. Si como parece el partido conservador gana por una mayoría absoluta aún más amplia que la actual, será la confirmación de que el Bréxit es inevitable. Sé que a muchos no nos gusta pero hay que aceptarlo.

No es la única cita electoral que está de moda esta semana, aparte de la novedosa (la británica del 8 de junio), está la esperada: la primera vuelta de las presidenciales francesas de este domingo. La primera no parece haber afectado a las bolsas si bien ha propiciado un repunte de la libra y del €. En cuanto a Francia, puede que explique que este mes esté resultando bastante discreto para las bolsas porque hay una mínima posibilidad de un grave desenlace: que los dos candidatos más votados sean Le Pen y Mélenchon. Éste, según ha avanzado la campaña, ha conseguido más apoyos a la par que su discurso se ha radicalizado cada vez más. Mientras Fillon y Macron dividen a los conservadores, Mélenchon puede tener la ventaja del voto útil puesto que la izquierda sólo tiene posibilidades con él. Repito que la posibilidad es mínima según las encuestas pero una segunda vuelta entre una candidata anti€ y otro no demasiado europeísta y muy de izquierdas, sería devastador para los mercados el lunes. Si ocurre lo esperado, incluso aunque ganara Le Pen en primera vuelta, en teoría la bolsa debería volver a su tendencia alcista tras las elecciones pero en mi opinión lo mejor es estar fuera no sea que el periodo menos rentable del año –de mayo a noviembre- se adelante una semana.

Y como imagen esta tabla de AFI con la tendencia de mejora en nuestras cuentas públicas que debería seguir durante muchos años para poder reducir la deuda pública

 

Links.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (19 votos, media: 4,05 sobre 5)

Escrito por Droblo el 21 de Abril de 2017 con 54 comentarios

España: La locomotora de Europa y de las economías avanzadas

El FMI se ha visto obligado a revisar las previsiones de crecimiento de España al alza en su último informe Perspectivas de Crecimiento Mundial (World Economic Outlook) dado el dinamismo económico del país, pasando de una estimación del 2,3% hasta el 2,6% . En este informe se destaca también una aceleración del crecimiento mundial, pues se prevé que a economía mundial crecerá a un ritmo de 3,5% en 2017, lo cual representa un aumento frente al 3,1% del año pasado.

En la siguiente tabla podemos ver una comparativa entre las economías avanzadas en el mundo.  Mientras que la previsión de crecimiento para las economías avanzadas sería de un 2% para el año 2017, España lideraría el crecimiento tanto entre las grandes economías europeas como entre los principales países desarrollados a escala global.

Existe un amplio grupo de economistas que afirman que el crecimiento español se debe a factores externos, es decir, debido a los bajos tipos de interés, al euro devaluado y a la caída del petróleo (aunque en la actualidad se encuentra en los 50 dólares). Pues bien, sólo falta con hacer una comparativa entre países para ver que esto no es así. Si bien Francia e Italia crecieron un 1,2% y un 0,9% respectivamente en el año 2016, España creció al 3,2%, en un entorno de incertidumbre política por la formación de gobierno. Y para este año, el crecimiento español prácticamente doblará el crecimiento de Francia y triplicará el de Italia.

Por su parte, el departamento de Research del BBVA también han llevado sus previsiones al alza, estimando que el aumento del PIB español sería de un 3% en el año 2017 y de un  2,7% para 2018. Estas continuas revisiones de del crecimiento al alza se debe principalmente a que los analistas han subestimado  tanto los factores estructurales como los factores técnicos que afectan a la economía española.

En primer lugar, hay que destacar en el gran esfuerzo que se ha hecho desde el sector privado en un proceso desapalancamiento financiero de familias y empresas. Asimismo, la economía ha tenido  la capacidad de limpiar que el exceso de sobrecapacidad de la construcción, enfocándose hacia un modelo orientado a las exportaciones, que en la actualidad implican un 32% del PIB.  La inversión en maquinaria y equipo parece haber salido de la atonía observada durante la segunda mitad de 2016, probablemente impulsada por el extraordinario comportamiento de las exportaciones, tanto de bienes como de servicios.

Sin embargo, existen riesgos tanto externos como internos que hay que valorar… La gran amenaza externa para el proyecto del euro se encuentra en la expansión en las economías avanzadas de movimientos políticos internos escépticos con respecto a la integración económica global.  Un repliegue general hacia el proteccionismo generalizado, llevaría a que todos los países salieran perdiendo.

El riesgo interno lo encontramos en la deuda pública actual que se encuentra en el 100% de PIB . Dado el escenario de burbuja en los mercados de renta fija, cuando la sobrevaloración desaparezca, los intereses de los bonos subirán y por lo tanto será más caro refinanciar el stock de deuda que las Administraciones Públicas han acumulado durante los últimos años.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (26 votos, media: 4,19 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 20 de Abril de 2017 con 34 comentarios



« Artículos más antiguos

Artículos más nuevos »


Contáctenos - Terminos de uso y cookies