Economía conductual

Ya que hoy estamos de fiesta y los pocos que me estén leyendo tendrán mucho tiempo libre, me gustaría comenzar el artículo con un vídeo del programa Redes, titulado “Somos predeciblemente irracionales”:

Cuando tomamos decisiones creemos que tenemos el control y hacemos elecciones racionales, pero ¿es así? ¿Tenemos realmente el control sobre nuestros actos, sobre cómo gestionamos nuestro dinero, nuestro tiempo, nuestras energías y nuestros afectos? Nos gusta pensar que sí, pero Dan Ariely, profesor de psicología del consumo del MIT y autor del libro “Las trampas del deseo“, puede demostrar que no somos tan dueños de nuestras decisiones.

En un supermercado, icono de nuestras decisiones como consumidores, Ariely le explica a Eduard Punset que la economía estándar basa todos sus modelos en la presuposición de que todos sopesamos racionalmente todas las ramificaciones de cualquier potencial decisión antes de tomar decisiones. Sin embargo, la nueva rama de la economía conductual demuestra con muchas pruebas empíricas que nuestro comportamiento suele ser insensato sino que nuestra irracionalidad también se puede predecir.

¿En qué consiste la economía conductual? ¿En qué se diferencia de la economía normal?

En general, tanto la economía normal como la conductual se interesan por los mismos temas y cuestiones. Las elecciones que realizan las personas, los efectos sobre los incentivos, el papel de la información, etc. Sin embargo, a diferencia de la economía normal, la economía conductual no asume que las personas son racionales. Por el contrario, la economía conductual parte de cómo se comportan las personas en realidad, con frecuencia en un entorno de laboratorio controlado en el que podemos entender mejor el comportamiento, y lo utiliza como punto de partida para construir nuestra idea de la naturaleza humana. Al utilizar un punto de partida distinto, la economía conductual habitualmente llega a conclusiones diferentes sobre la lógica y la eficacia de casi todo, en cuestiones que abarcan desde las hipotecas, pasando por los ahorros hasta la asistencia sanitaria, tanto desde una perspectiva personal como empresarial.

Incluso si los consumidores se equivocan de vez en cuando, ¿no lo arreglaría el mercado?

Siempre he encontrado la atracción por los dioses del mercado un tanto extraña. ¿Por qué arreglaría el mercado los errores en lugar de empeorarlos? Algunos economistas afirman que cuando las personas se equivocan, la gente comete distintos tipos de errores que al final se anulan mutuamente en el mercado. La economía conductual argumenta que, por el contrario, la gente cometerá con frecuencia el mismo error, y que los errores individuales pueden sumarse en el mercado. Tomemos la crisis de las hipotecas de alto riesgo, que es un buen ejemplo de ello y de cómo el funcionamiento del mercado contribuye a empeorar la suma de errores. No es como si algunas personas cometiesen un tipo de error y otras otro tipo. El hecho fue que mucha gente cometió los mismos errores, y el mercado nos llevó a la situación en la que estamos ahora debido a esos errores.

¿No es la economía conductual una perspectiva deprimente de la naturaleza humana?

Es cierto que desde una perspectiva conductual de la economía somos falibles, se nos confunde con facilidad, no somos tan listos y con frecuencia somos irracionales. Nos parecemos más a Homer Simpson que a Superman. Por tanto, desde este punto de vista, es bastante deprimente.

Tomemos el mundo físico por ejemplo. Construimos productos que funcionan con nuestras limitaciones físicas. Sillas, zapatos y coches se diseñan todos ellos para complementar y mejorar nuestras capacidades físicas. Si tomamos algunas de las lecciones que hemos aprendido del trabajo con nuestras limitaciones físicas y las aplicamos a cosas que se ven afectadas por nuestras limitaciones cognitivas, pólizas de seguros, planes de pensiones y seguros médicos, seremos capaces de diseñar políticas y herramientas más efectivas, que sean más útiles en el mundo. Esta es la promesa de la economía conductual, una vez que entendemos donde se encuentran nuestras debilidades o dónde nos equivocamos, podemos intentar arreglarlo y construir un mundo mejor.

Retomemos el tema de la crisis de las hipotecas de alto riesgo. Imaginemos que comprendimos lo difícil que es para la gente calcular la cuantía de la hipoteca que puede asumir, y en lugar de crear una calculadora que nos dijera el máximo que podemos pedir prestado, nos ayudase a determinar lo que deberíamos solicitar. Sospecho que si tuviéramos este tipo de calculadora (y si la gente la utilizase) mucho de la catástrofe de las hipotecas de alto riesgo se podría haber evitado. Esto, por supuesto, es una idea para arreglar el problema, y hay muchas maneras de pensar cómo mejorar nuestras vidas con muchas de las decisiones que adoptamos todos los días. Esta es la razón por la que creo que la economía conductual es tan optimista, útil e importante para nuestra vida personal y para la sociedad.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (19 votos, media: 4,32 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 1 de noviembre de 2010 con 59 comentarios.

Noticias de idealista.com:


59 comentarios

Lee los comentarios dejados por otros usuarios, o bien deja tu comentario

Páginas: « 1 [2] Mostrar todos

# 51, Droblo
1 de noviembre de 2010, a las 17:13

49 Un 4% están subiendo hoy los CDS de España, más o menos lo mismo que los de Grecia, Irlanda y  Portugal, es decir, nos siguen metiendo en el mismo saco y en dos días hemos pasado de un 16% de posibilidades de quiebra a un 17.7% pero eso es la mitad que Irlanda, que está en el 35%, cuarto del mundo con más posbilidades de quebrar.

50 Sí y no creo.

Vota: Thumb up 0 Thumb down 0
# 52, 444
1 de noviembre de 2010, a las 17:14

Perfil de la nueva presidenta de Brasil

Vota: Thumb up 0 Thumb down 0
# 53, Asiduo
1 de noviembre de 2010, a las 17:19

#51, Droblo

Muchas gracias de nuevo por tus respuestas.

Un cordial saludo.

Vota: Thumb up 0 Thumb down 0
# 54, Anónimo
1 de noviembre de 2010, a las 17:32

> Tomemos la crisis de las hipotecas de alto riesgo, que es un buen ejemplo de ello y de cómo el funcionamiento del mercado contribuye a empeorar la suma de errores.
Hablar de mercado en el sistema financiero no tiene sentido, pues es socialismo: bancos centrales, moneda de curso forzoso… El problema viene en realidad del intervencionismo, pero hay que tener una robusta teoría previa para darse cuenta de ello.

Vota: Thumb up 0 Thumb down 0
# 55, Droblo
1 de noviembre de 2010, a las 17:36

Bolsa americana: lo mejor es comprar sólo cuando es un POMO Day

Vota: Thumb up 0 Thumb down 0
# 56, Anónimo
1 de noviembre de 2010, a las 17:37

El FMI concederá a Rumanía un crédito de 900 millones de euros

Vota: Thumb up 0 Thumb down 0
# 57, Anónimo
1 de noviembre de 2010, a las 17:39

> Imaginemos que comprendimos lo difícil que es para la gente calcular la cuantía de la hipoteca que puede asumir, y en lugar de crear una calculadora que nos dijera el máximo que podemos pedir prestado, nos ayudase a determinar lo que deberíamos solicitar.
El socialismo impide el cálculo económico, por tanto bajo él esa calcula no puede existir. En un libre mercado sin prestamista de última instancia aquellos que prestan ya se encargarían de no prestar más allá del riesgo razonable pues lo podrían perder todo y bajo este sistema no sería tan fácil crear burbujas crediticias que distorsionen los precios.

Vota: Thumb up 0 Thumb down 0
# 58, Anónimo
1 de noviembre de 2010, a las 17:48

> Siempre he encontrado la atracción por los dioses del mercado un tanto extraña. ¿Por qué arreglaría el mercado los errores en lugar de empeorarlos?
Hace tiempo que dejó de hablarse de dioses pasada la etapa precientífica de la economía. Ahora la ciencia deja claras las leyes catalácticas. Si con error te refieres a crisis está demostrado que provienen del intervencionismo. El mercado no tiene la culpa de eso. La teoría de la elección pública viene a decir algo así como que aún suponiendo que el mercado tenga fallos ello no justifica la intervención del Estado pues esto tiene unos problemas aún más graves que hace que sea peor el remedio que la enfermedad.

Vota: Thumb up 0 Thumb down 0
# 59, The Optimist
2 de noviembre de 2010, a las 10:55

El índice PMi de gerentes de compra del sector manufacturero español subió en octubre hasta los 51,2 puntos desde los 49,6 del mes anterior, y frente a un previsión de los analistas consultados por Reuters de 49,1. El nivel de 50 representa la frontera entre la expansión y la contracción.
“El sector manufacturero español logró detener los descensos anteriores a octubre. Esto ha ocurrido, en una gran medida, gracias al crecimiento de las exportaciones.
El indicador parcial que mide la producción manufacturera, que encadenó ocho subidas en octubre, se situó en 51,2 puntos. El índice de empleo del sector creció por primera vez desde agosto de 2007, con un aumento hasta 50,6 enteros desde el 47,8 del mes anterior y muy lejos del 29,4 de diciembre de 2008.

Vota: Thumb up 0 Thumb down 0

Páginas: « 1 [2] Mostrar todos

Deja tu comentario...




Contáctenos - Terminos de uso y cookies